Género

Suspendieron a Dante Palma en la UBA ante una denuncia por violación

Suspendieron a Dante Palma en la UBA ante una denuncia por violación

La facultad de Filosofía y Letras decidió que el ex panelista de 678 no podrá estar frente a un curso hasta que se investiguen los cargos en su contra. Un informe confidencial de una físcalía y las denuncias ante la oficina de la Corte Suprema fueron claves. Movilizaciones estudiantiles y las razones que llevaron al decanato a cambiar su resistencia inicial a tomar la medida.

Dante Palma, suspendido como profesor en la UBA

Dante Palma, suspendido como profesor en la UBA

 

Dante Palma, ex panelista de 678, fue suspendido de sus tareas como profesor en la facultad de Filosofía y Letras (UBA) debido a una resolución institucional originada en las denuncias por violación y violencia de género realizadas contra él. Las primeras denuncias se habían hecho en abril de este año y fueron difundidas por #BORDER pero en ese momento la decana de la facultad, Graciela Morgade, había desempatado una votación en el consejo directivo que evitó su apartamiento al frente de las aulas. En ese momento, el Centro de Estudiantes de la facultad donde Palma da clases –acompañado por las denunciantes– había solicitado que se lo suspendiera preventivamente con el fin de evitar una relación de poder que intimidara potenciales denuncias hasta que concluyera la investigación sobre las denuncias realizadas ante la Oficina de Violencia Doméstica (OVD) de la Corte Suprema, que había dictaminado una orden de restricción de acercamiento a Palma sobre Julieta Gauto, una de las posibles víctimas.

Las dos denunciantes habían sido dos exparejas del ex panelista K que sostenían no sólo que Palma había ejercido violencia de género contra sus personas sino que las había sometido sexualmente mediante la violencia. Silvina Camino, pareja hasta 2011 de Palma, realizó su denuncia a través de las redes sociales. Julieta Gauto, su pareja más reciente, había concurrido a la OVD, lugar en el que le recomendaron que, además de la denuncia por violencia de género, realizara la denuncia penal ante la justicia por “abuso sexual”. Gauto siguió el consejo y dejó radicada la denuncia en la fiscalía de instrucción penal número 14. La fiscal tomó su testimonio, que fue incorporado a un expediente confidencial que llegó a la oficina legal de la facultad de FFYLL donde Palma daba clases y que determinó el cambio de posición del decanato, que sentenció -con el apoyo mayoritario de los representantes de los claustros- que Palma debía ser “eximido de las funciones docentes a cargo de un curso”. La medida implica el apartamiento de su rol como profesor hasta que concluya la investigación por las denuncias realizadas, sin que esto implique que Palma deje de cobrar su sueldo.

Movilización dentro de la facultad de Filosofía y Letras contra la presencia de Palma. 

Una semana antes de conocerse el expediente confidencial, el decanato mantenía la posición de defensa de Palma y había tenido que enfrentar la movilización estudiantil protagonizada por más de un centenar de alumnos que se había dirigido hacia el aula en el que Palma iba a dar clases para protestar por su presencia, aunque finalmente el ex panelista no acudió a su trabajo. Luego, los estudiantes se habían movilizado hacia el decanato, que había sostenido su posición en contra de suspender a Palma. Los activistas estudiantiles habían decidido que regresarían al aula en la que Palma debía dar clases hasta que se oyera su reclamo. “ El centro de estudiantes había decidido que no se podía minimizar las denuncias concretadas y que no se podía permitir que se extendiera una relación de poder del acusado frente a sus alumnos y alumnas que posibilitara una situación de intimidación –cuenta Nicolás Rubinstein, consejero estudiantil–. A pesar de que en abril nuestra posición fue rechazada, el tiempo nos dio la razón”.

IMG_20160405_153724121

Una de las denunciantes, Julieta Gauto.

El expediente había incorporado el testimonio de Julieta Gauto ante la fiscalía en el que relataba una situación de abuso sexual, y determinó que la dirección académica de la facultad reorientara su posición hacia la suspensión de Palma al frente de las aulas. “A las denuncias que realicé en la OVD de la Corte Suprema, también agregué la denuncia por abuso sexual que hice frente a la justicia penal –explica Julieta Gauto, ex novia de Palma–. Al principio yo no entendía que ser extorsionada para que no lo dejara con la amenaza de difundir fotos que Palma me había sacado o que me obligara a tener sexo bajo amenazas fuera parte de lo que se conoce como violencia de género o implicara un abuso sexual. No entendía que la manipulación dentro de una pareja no es natural, y pensaba que eso que me sucedía formaba parte de una relación íntima, de pareja. Pero luego supe que dentro de una pareja puede haber violencia psicológica, extorsión y que lo que yo había sufrido era abuso sexual”.

 

-¿Qué piensa acerca de la resolución que aparta a Palma al frente de las aulas? -pregunta #BORDER.

-La verdad, satisfacción. Aunque también tengo decepción con Morgade, la decana, que tiene un nivel de hipocresía altísimo. No creo que hayan llegado a esta resolución por una cuestión de solidaridad, sino que no querían verse vistos en este revuelo. Un hecho clave fue lo que pasó el miércoles pasado, cuando los estudiantes se movilizaron contra la presencia de Palma en la facultad. No es la única que me decepcionó. Me decepcionó Gabriela Cerruti que celebra que Belén quede en libertad cuando se saca fotos con Dante Palma en su espacio cultural o cuando Cynthia García me llamó para decirme que había hablado con Palma, que consideraba que teníamos una relación enfermiza entre los dos pero que le creía a su compañero y que no existía sumario contra Palma, cuando existían en la facultad de FFYLL o en la Universidad de San Martín. De todos modos, creo que este es un avance que puede ser bueno no sólo para mi caso, sino para evitar que esto pase con otras chicas en el futuro.  

Dante Palma junto a Gabriela Cerruti y Cynthia García el 10/8.

Dante Palma junto a Gabriela Cerruti, Florencia Saintout y Cynthia García el 10 de agosto pasado.

“Yo quise hacer la denuncia sobre violación a raíz de que Julieta Gauto la estaba tramitando, pero en la OVD me dijeron que como los hechos habían sucedido en 2011 ya era demasiado tarde para la denuncia”, cuenta Silvina Camino, otra ex pareja de Palma denunciante de abuso sexual y violencia de género. “Como conté públicamente en las redes sociales, hubo un episodio de violación que provocó mi huida de la relación, que no lo viera más como la novia que era hasta entonces, y que fue una violación, me obligó a tener sexo por la fuerza del modo que yo no quería, mientras manifestaba mi negativa y hacía como si no me escuchara. En ese momento no denuncié nada, sólo me fui, porque no era consciente de que una violación podía suceder dentro de una relación de pareja. Me costó mucho tiempo asumir que eso había sucedido”.

–Hay quienes dicen que usted y Gauto actúan por despecho. ¿Qué piensa acerca de esas opiniones?

–Es una respuesta común, pero creo que es propia de gente que no sabe de lo que habla. ¿Qué podría ganar perdiendo el tiempo en tratar de destruir la imagen de una persona mientras a la vez expongo la mía propia de manera pública? Yo quisiera alertar a otras mujeres por situaciones similares que podrían ser vividas por ellas. Y también a posibles víctimas de Palma, alumnas suyas que sean seducidas por él que abusa de su condición de docente y personaje de los medios y lo hace con gente joven y vulnerable. Me tiene sin cuidado que opinen que una actúa por despecho. Yo preferiría no contar lo que sucedió, que me genera gran pudor. Por eso me gratifica que haya estudiantes hombres y mujeres que acompañaron nuestra denuncia y que lograron una empatía hacia nosotras y se movilizaron por esta causa.

–Usted vivía en el mismo edificio que Palma.

–Ya no. Palma se mudó en noviembre de 2015, hice las denuncias en abril, me sentía muy mal y con temor por cruzármelo en el ascensor, en la puerta. En mayo me mudé con mi hijo a lo de mi madre. Antes él incluso me había pedido que le pasara la clave de mi wifi apenas mudado a mi edificio. Era una situación muy poco feliz.

 

La consejera estudiantil Luna Palma explica las razones de la suspensión de Dante Palma.

A partir de la decisión tomada en la comisión que se ocupa de los asuntos legales en la facultad de Puán al 400, Palma no podrá dar más clases a partir del miércoles 17 de agosto y hasta que la investigación resuelva las denuncias. Curiosamente, una agrupación de izquierda llamada “Pan y Rosas” y orientada por el partido PTS –miembro del FIT y que en ocasiones coincide con posturas kirchneristas– votó en contra de la separación de Palma en minoría. Sin embargo, el Centro de Estudiantes se congratuló por el resultado de su acción y por el modo en que se realizó, que no implica la pérdida de ingresos como docente para Palma, pero que sí da importancia a las denuncias realizadas en su contra. #BORDER intentó comunicarse con el ex panelista apenas se supo de la medida, para consignar su posición, pero no hubo respuesta. Su celular dio constantemente apagado y tampoco contestó los mensajes directos que se le enviaron vía Twitter.

El hecho marca un antecedente que excede al caso en cuestión, ya que permitirá que frente a denuncias de abuso de poder de docentes contra alumnos o alumnas se recurra a este caso como precursor. La Argentina vive un proceso de resignificación de los derechos de la mujer y de repudio contra la violencia ejercida contra ellas. La academia universitaria parece haberse plegado, entonces, a un positivo clima de época.

Dante Palma. La justicia determinó que no puede acercarse a su ex pareja.

Dante Palma. No puede dar clases hasta que se aclaren las denuncias en contra suyo.

Ver comentarios (1)

1 Comentario

  1. carlos

    17 ago 2016 at 11:40 pm

    otro impresentable k . y van

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Género
Diego Rojas @zonarojas
@@zonarojas

Periodista, porque peor es trabajar. Ateísta y trotskista posrevolucionario. Dice no a la cerveza y a los progres. Cree que un Negroni no se le niega a nadie.

Más de Género

SPB (5)

Las mujeres presas en la provincia estudian y trabajan más que los hombres

Laura Capriata @lcapriata05 jul 2017
Limpiar

Amas de casa: el trabajo silenciado e impago

Natalia Gelós @nataliagelos26 jun 2017
foto de charla sin sponsors

Un espacio de contención para personas en búsqueda de un hijo que no llega

Luciana Mantero21 jun 2017
ungs

Habla la estudiante que denunció por abuso a cuatro militares

Jazmin Bronstein @JazBronstein06 may 2017
Chicas desaparecidas

Son 3.228 las niñas y mujeres desaparecidas en Argentina

Natalia Gelós @nataliagelos04 may 2017
micaela portada

Femicidios en el mundo: ¿cómo evitar un nuevo caso Micaela?

Juan Agustín de Stefani @JuanDeStefani2211 abr 2017
Madres en la marcha de barbijos

Mujeres invisibles, mujeres invencibles: Madres que luchan por el medio ambiente

Fernanda Sández @siwisi30 mar 2017
endometriosis portada

Endometriosis: cuando el malestar menstrual puede ser enfermedad

Luciana Mantero28 mar 2017
duflot

WTF??? Insólito debate en Francia por un vestido que usó una ministra

Connie Rudi @JosefaBohemia21 mar 2017
FOTO MUJER A OSCURAS

#8M: el calvario de las mujeres que trabajan de noche

Jazmin Bronstein @JazBronstein08 mar 2017

Compartir con un amigo