Cultura Pop

Viky Xipolitakis y su libro de “canibalismo animal”

Viky Xipolitakis y su libro de “canibalismo animal”

El grito de la victoria, su comentada biografía, no es ni un buen o un mal libro: es un libro innecesario y para nada pet friendly. Su increíble anecdotario de maltrato infantil de mascotas y la omisión ¿temerosa? de su relación con Ottavis.

 

Un libro no pet-friendly

Un libro no pet-friendly

“¿Te animás a reseñar el libro de Viky Xipolitakis? ¡Tiene escenas de maltrato animal infantil! Te mando una versión on line. ¡Dale!”. La propuesta de uno de los editores de #BORDER me sorprendió. Hay pocas personas más alejadas del mundillo de la farándula argentina en el staff de este sitio que este humilde servidor, pero el desafío y la curiosidad pudieron más que todo. Y acá estoy, frente a la computadora, en un intento de comentario sobre un fenómeno del que sólo sabía que costaba $900 en todas las librerías del país.

El grito de la victoria surgió de una idea que tuvo el periodista brasileño Lissandro Kaell un año atrás, y que contó con una respuesta positiva de Xipolitakis, “Porque el libro te inmortala (sic)”. A partir de ahí, y a través de diez capítulos, se presenta un recorrido por la vida y la “obra” de esta mujer más conocida por su centimetraje mediático que por sus cualidades artísticas.

viki

Un perro la salvó un verano. Ella fue impiadosa con mascotas.

Un perro la salvó un verano. Ella fue impiadosa con mascotas.

Lo primero que sorprende es que lo que pensé que era una hipérbole ganchera por parte de mi editor para convencerme de la nota (“¡Hay maltrato animal infantil!”) es ciento por ciento verdad. En la parte dedicada a su infancia se describe, en tono que intenta ser jocoso, varias “travesuras” de la protagonista con animales como personajes secundarios: Viky que confunde a una tortuga con un alfajor y le pega un mordiscón. Viky que quiere sorprender a su hermana con un dálmata de regalo y decora con témpera a un perrito blanco. Viky que le come la oreja a un conejo. Viky que da vuelta una pecera con resultados espantosos para sus habitantes… Anécdotas que bien pudieron haber sido obviadas en el momento de la escritura para bien de todos y más que nada por el de la actriz principal de la historia.

Lo único serio: su adolescencia y la anorexia.

Lo único serio: su adolescencia y la anorexia.

Acto seguido, el único momento verdaderamente serio del libro: la anorexia que sufrió Viky en su adolescencia. “Fue el único momento de mi vida en el que se me borró la sonrisa de mi cara. Cada vez que iba al doctor me ponía piedras en los bolsillos para pesar más, no tenía ni fuerzas para levantarme de la cama, tomaba todos los días 9 litros de agua y 2 pavas de mate enteras, me barrió todos los nutrientes, era un cadáver caminando, por verme más linda casi pierdo la vida, dice Xipolitakis, y las fotos que acompañan este texto dan fe que no exagera ni un ápice. Un punto a favor ahí.

A partir de ahí, el libro naufraga entre experiencias religiosas, una aclaración sobre el episodio que la tuvo como improvisada conductora de un vuelo aéreo de línea (“En ese momento no sentí el peligro ni había tomado conciencia del hecho”), frases que dan cuenta de su personalidad como “No me hagan bowling” o “No estoy embergada, estoy procesada”, aclaraciones sobre sus operaciones estéticas (reconoce sólo dos), una omisión adrede a su relación con José Ottavis y fotos, muchas fotos, la mayoría con ella ligerísima de ropa.

El grito de la victoria no es ni un buen o un mal libro: es un libro innecesario. Un libro con un solo destino posible: las mesas de saldos de las librerías de la Avenida Corrientes, donde muchas veces volúmenes como éste son redescubiertos y pasan a ser objetos de culto gracias al innecesario consumo irónico, tan en boga en estos días. Pero la pregunta que se impone es obvia: si hoy el libro cuesta $ 900, ¿cuál será el precio de saldo? Tendremos esa respuesta, si este pronóstico se cumple, en unos meses. Mientras tanto el mundo continúa girando y Victoria Jesús Xipolitakis facturando. Así. Con una sonrisa.

Ver comentarios (2)

2 Comments

  1. carlos

    13 sep 2016 at 7:24 pm

    a mi realmente no me gusta

  2. carlos

    13 sep 2016 at 7:22 pm

    realmente a mi no me gusta

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Más de Cultura Pop

tuqui portada serpiente

Por qué, según Tuqui, somos la serpiente que se come la cola

Tuqui @TuquiSoy06 abr 2018
the-good-place

#TopTen de las mejores series cortas para ver en el bondi

Alejandra Casal @alitacasal03 abr 2018
WhatsApp Image 2018-03-14 at 19.21.19

Hawking por Hawking: 10 definiciones del último genio contemporáneo

Javier Smaldone @mis2centavos14 mar 2018
Group of batteries

Tuqui intenta mirar la realidad desde un lado positivo… y aborta

Tuqui @TuquiSoy09 mar 2018
Agus111

Enferma 2.0: una influencer cuenta en primera persona cómo sufrió y lo escondió a sus seguidores

Agustina Rinaldi @agustirinaldi08 mar 2018
Foto8

Un emprendimiento argentino, clave para la ONU ante un flagelo: la falta de baños

Gonzalo Bañez Villar @gonzabanez06 mar 2018
La casa de papel

Tevé olé: El boom de las series españolas, más allá de La Casa de Papel

Alejandra Casal @alitacasal23 feb 2018
burnout portada

Burnout: Cuando el agotamiento es una señal de que debés dejar tu trabajo

Border Redacción Remota08 feb 2018
Trollhunters-season-2-netflix-guillermo-del-toro

Las mejores series infantiles para disfrutar en vacaciones

Alejandra Casal @alitacasal31 ene 2018
twitter Tuqui

Tuqui, atascado en la red

Tuqui @TuquiSoy26 ene 2018

Compartir con un amigo