Actualidad

#MiércolesNegro: crónica de la furia contenida

#MiércolesNegro: crónica de la furia contenida

Una nueva configuración del feminismo volvió a reclamar en las calles. Qué particularidades tuvo este nuevo encuentro en Buenos Aires y por qué la sudestada no hizo más que alimentar el fuego. La marcha desde adentro, en la mirada de #BORDER.

 

marcha

Obelisco. (Foto: Denise Murz).

Probablemente hablar de números ya no es necesario. Cuántas mujeres fueron a lo que algunos medios definieron como “una nueva edición del #NiUnaMenos”, como si se tratara del lanzamiento de un festival, no importa tanto. Cuántos hombres se vistieron de negro, ¿qué cambia? Probablemente sería mucho más significativo saber cuántos paraguas se rompieron con la furia de los vientos que soplaron en cada esquina de la marcha, cuántas personas volvieron chorreando y con lo pies helados a sus casas, cuántas pusieron en juego su salud combatiendo durante horas la sudestada sin perder energía para gritar consignas y arrastrar carteles. Cuántos se quedaron a pesar de lo verdaderamente hostil que fue marchar, en un mundo que prioriza el confort y la huída, reflejaría mejor el verdadero éxito de la convocatoria (cuya existencia, de todas formas, es ya un éxito de por sí).    

Como sea, en el mojadísimo trayecto que separa al Obelisco de la Plaza de Mayo, nadie hizo esas cuentas tampoco. Los  números que realmente pesaron fueron los que se leyeron frente a la Casa Rosada. Esos números hablaron de mujeres asesinadas, desaparecidas, abusadas y violadas y le pusieron cifras además, a aquellas tareas triviales que llegan a convertirse en una verdadera odisea para el sexo femenino. Desigualdad salarial, ausencias de políticas de maternidad, inequidad en la distribución de tareas familiares y por supuesto, la imposibilidad de elegir o no la maternidad como destino frente a embarazos no deseados. Todo fue traducido al contundente lenguaje estadístico.

El repaso de las consignas pendientes para el movimiento feminista echó pólvora a un fuego que había comenzado algunas horas antes en la base del Obelisco.  En ese lugar, grupos de activistas, de artivistas, feministas, militantes, políticas y “civiles”, unieron elementos que entraron inmediatamente en combustión: sensibilidad y furia. El encuentro de los recién llegados y debutantes en esto de marchar, con familiares de víctimas o sobrevivientes de violencia de género, puso cara a lo que suelen parecer historias lejanas del horror. Caminar codo a codo con humanos de vidas destrozadas volvió imparable la propagación del sentimiento. Y es que, la capacidad de empatizar es el regalo más intenso que suelen dejar las marchas y a la vez, su principal motor.

La plaza. (Foto: Denise Murz).

La plaza. (Foto: Denise Murz).

Esta movilización comenzó originalmente como un paro nacional de mujeres en protesta al brutal asesinato de Lucía Pérez. Y es cierto, la implementación de la idea fue desorganizada. El movimiento mismo, como todo lo joven y espontáneo, aún lo es.  Eso no afectó un ápice de su eficacia. “Estamos empezando compañeras, tengan paciencia, ya vamos a mejorar”, prometieron algunas de las voceras. Y brindaron otros consejos.

“Seamos astutas, no rompamos nada”, fue el pedido que más resonó. Difícil contener la pulsión destructiva en presencia de decenas de miles de mujeres rotas y vueltas a romper por un sistema judicial que deja libre a quienes les dañaron la vida. Difícil contener esa pulsión ahora que el género empezó a entender que mucho de lo que le incomoda es producto de un tipo de violencia que lejos de detenerse, crece día a día. La astucia, sin embargo, ganó.

marcha

Carteles. (Foto: Denise Murz)

En esto que está pasando, en este movimiento que comienza a configurarse con una fuerza especial, puede empezar a vislumbrarse que las nuevas feministas no son exclusivamente mujeres intelectuales o  artistas. La variedad de personas que asistieron a la marcha demuestra que pocos sectores femeninos (si no es que ninguno) quedaron sin sentirse interpelados y que las causas particulares que pueden tener cada uno, se retroalimentaron entre sí. Así estuvieron presentes los movimientos de mujeres trans, de trabajadoras sexuales, de pueblos originarios, de los sectores judiciales, murgueras, gastronómicas, empleadas administrativas y estudiantes.  También hombres que comprenden que nada tiene que ver esto con atacar el verdadero sentido de la masculinidad.

En la era en que el voto femenino está a punto de definir el destino del país más poderoso del planeta, tal vez la clase dirigente local, siempre tan bien dispuesta a importar modelos de estrategia del primer mundo, comience a considerar a las mujeres como un sector electoral de peso y actúe. Tal vez reconocerlas como “votos posibles” ayude a  hacerles la vida más fácil. Verlas como seres humanos, hasta ahora no alcanzó.

 

Ver comentarios (4)

4 Comments

  1. Monica

    26 oct 2016 at 2:53 pm

    La reseña es impecable. Los comentarios de los 2 caballeros, pobrísimos. Nada tiene que ver esto con la ropa ni las ideologías de izquierda o derecha. Es mucho más profundo y global que eso.

  2. omar

    20 oct 2016 at 4:57 pm

    Lo que buscan estas chifladas fanáticas de la izquierda es arrastrar al resto de las mujeres y subsumirlas bajo esta misma lógica de violencia, sectarismo e intolerancia, en estos casos la izquierda manipula a todos estos sectores ( gays, lesbianas, mujeres marginadas o victimas de violencia etc ) y les presentan a un enemigo único con el cual puedan descargar y canalizar frustraciones osea la denominada “sociedad patriarcal” estrechamente relacionada con el estado, el clero y el mundo capitalista, la izquierda se recicla con estas cosas para seguir teniendo vigencia dado que sus históricos postulados quedaron desfasados y fracasaron miserablemente.

  3. omar

    20 oct 2016 at 4:52 pm

    es un acto mas kirchnerista para seguir dividiendo a la sociedad ,todas las marchas que hicieron estas feminazis destruyeron todo odian a la iglesia catolica quieren destruir la organizacion la familia hablan desde el odio y el resentimiento quieren mantener a la sociedad en conflicto y desintegrar el nucleo familiar ,hablan de defender la vida pero son violentos y promueven el aborto que es asesinar un bebe ademas gritan contra macri es obvio que son kirchneristas

  4. carlos

    20 oct 2016 at 12:21 pm

    yo pienso que a la mujer no hay que condicionarla ni humillarla. si ella decide ponerse una minifalda, o una calza o botas bucaneras es una decision muy personal de ella y lo que veo utimamente que los hombres son muy celosos – aclaro que yo soy 0 celoso y con mu mujer nos llevamos muy bien. si ella decide vestirse de una forma no la condiciono para nada le doy la libertad de que se ponga lo que quiera

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Actualidad
Denise Murz @DeniseMurz
@@DeniseMurz

De día soy periodista y me apellido Tempone. Me gusta escribir sobre sexo, relaciones y culturas alternativas. Colaboro en Oh La La, Rolling Stone, LaNacion.com y La Agenda. De noche soy Murz. Tengo tres discos electro pop editados online y un show de neo burlesque algo picante. + en ohlamurz.com

Más de Actualidad

Santiago Maldonado

La familia de Santiago Maldonado denuncia indiferencia de Bullrich y el Gobierno

Diego Rojas @zonarojas07 ago 2017
smartarg

Smartmatic, la polémica empresa de cómputos electorales que vino de Venezuela a Argentina

Javier Smaldone @mis2centavos07 ago 2017
images

La violencia causa el 69% de las muertes de adolescentes varones en el país

Natalia Gelós @nataliagelos21 jul 2017
Massa Presley

Bizarro: Sergio Massa inspiró su campaña… ¿en Elvis Presley?

Pablo Strozza @pstrozza18 jul 2017
Federer portada

Por qué Roger Federer es un mito como un águila

Fernando Sommantico @ferlegend117 jul 2017
Menem llora

La estrategia de la impunidad: cómo y por qué avanza la candidatura de Carlos Menem

Gonzalo Bañez Villar @gonzabanez29 jun 2017
Castillo tapa

Mancha venenosa: carpetazos políticos para despegarse del escándalo de La Salada

Nicolás Geuna @nicogeuna23 jun 2017
Macri

Odebrecht deja el soterramiento del Sarmiento

María Julia Oliván @mjolivan14 jun 2017
fotodefernandoarechaga

Medios fallutos: en tiempos de #NiUnaMenos, sólo un tercio de mujeres son conductoras

María Julia Oliván @mjolivan07 jun 2017
crèditos

La trampa del dinero a sola firma supera en quejas a la telefonía celular

Natalia Gelós @nataliagelos01 jun 2017

Compartir con un amigo