Género

Es argentina, actriz porno militante y becada en biotecnología en Nueva York

Es argentina, actriz porno militante y becada en biotecnología en Nueva York

A los 25 años, María Riot ya vivió una vida más intensa que la mayoría de los terrícolas. Es pornstar y prostituta, música y estudiante, becaria y militante. Quiere libertad para el trabajo sexual, castigo para la trata y legalidad para el aborto. Y que los tabúes se corporicen, para que después desaparezcan.

 

En las redes sociales sube trailers de sus películas, pide por una pornografía ética, exige que el Código Contravencional deje de sancionar la oferta y demanda de servicios sexuales. María Riot pone blanco sobre negro: “No queremos coser ni limpiar baños ni atender locales de ropa. Queremos coger y cobrar por eso”.

La militancia digital había empezado mal. En 2008, cuando tenía 17, se abrió un perfil de Facebook para activar una campaña contra la censura de los pezones femeninos. Tuvo tantas denuncias que se lo cerraron para siempre. Después creó un grupo de veganismo; ya se lo desactivaron cuatro veces. Hasta que un día de 2011 incursionó en Tumblr y descubrió que le gustaba el porno.

María Riot.

María Riot.

Las primeras incursiones llegaron con una webcam: primero gratis, hasta que entendió que había personas dispuestas al pay per view. En marzo de 2014 dio el paso siguiente. Durante tres meses leyó textos feministas, no tan lejanos a los recortes mediáticos que asociaban la actividad a lo indigno y lo mafioso. Ese imaginario, dice María, “no sólo perpetúa el estigma sino que también pone a quienes se prostituyen, lo elijan o no, en una situación de marginalización y vulnerabilidad”. Ella prefería recordar que todos somos dueños de nuestro cuerpo. Pero el movimiento también escondía un debate. Había grupos de mujeres organizadas y exigiendo derechos. Había otras lecturas -como “Teoría King Kong” de Virginie Despentes- y posturas, como el “feminismo pro sex” de Tristan Taormino, Candida Royalle y Carol Leigh. Lejos de los moralismos, ella decidió que estaba del lado de las putas.

Entonces cambió de identidad: del Florencia que figura en su DNI a María (“fue algo random“) Riot (por el movimiento Riot grrrl, alternativo y de espíritu do it yourself). Dejaba atrás una seguidilla de trabajos en locales de ropa, call centers, restaurantes y supermercados. También los teclados en la banda pop punk de Sol Marianela. Disfrutaba y ganaba plata. Pero saber que la censura era dañina no era lo mismo que internalizarlo. La culpa y el miedo a que su familia se enterara le duraron dos años. Se liberó en la Asociación de Mujeres Meretrices de la Argentina (AMMAR), que peleaba por el reconocimiento de los derechos y el fin de los prejuicios. Se decidió a contar su historia y a dar otro salto grande.

Con la plata de los primeros encuentros compró un pasaje a Barcelona, donde cumplió el sueño de ver a Pixies en el Primavera Sound 2014. Empezó a viajar por Europa mientras mandaba mails a productoras. Con ellas grabó sus primeras escenas, hasta que la sueca Erika Lust la fichó para su serie XConfessions.

María encontró su lugar en el porno feminista, un subgénero de escenas explícitas y estéticas, que cuida el placer de la mujer y desprecia los contenidos sexistas o racistas. En esas producciones aprendió a ser estratégica, creativa y marketinera. Y que su deseo triple equis fluye en dos dimensiones paralelas. Cuando filma, disfruta tanto que olvida que la están mirando. Antes y después, sueña con un porno inclusivo, productora propia y películas con su firma.

En el DNI se llama Florencia y está becada por una universidad neoyorkina.

En el DNI se llama Florencia y está becada por una universidad neoyorkina.

Aunque desde hace dos años vive entre Buenos Aires y Barcelona, ahora responde a #BORDER desde Ithaca, Nueva York. La Universidad de Cornell le dio una beca para estudiar biotecnología y comunicación en el programa Alliance for Science. “La gané por mi activismo por los derechos animales”, explica. Está especialmente entusiasmada con la creación de alternativas para los productos alimenticios y los testeos cosméticos o medicinales. También busca respuestas a la crisis de muchos cultivadores, “aunque el Estado le preste más atención a Greenpeace o a activistas millonarios como [la ecofeminista india] Vandana Shiva”.

maria-riot-3Experta en trazar paralelismos, plantea que muchos de los que dicen querer un planeta mejor se oponen a las acciones que podrían concretarlo, y que muchos de los que dicen querer ayudar a las mujeres sólo las perjudican por acción u omisión. “Las muertes por aborto clandestino son demasiadas como para que sigamos discutiendo si aborto sí o no”, demanda. “Por más que no les guste, las mujeres abortan y hay que crear políticas que ayuden a esas realidades”. En otro frente de batalla pelea contra la “industria del rescate” (un término creado por la antropóloga Laura Agustín) del legislador Gustavo Vera, fundador de La Alameda y amigo del papa Francisco: “Hay personas que basan su vida en decir que trabajan para salvar a las prostitutas, pero ‘combatir’ la industria del sexo es tan ridículo e imposible como combatir la industria textil porque existen talleres clandestinos”.

maria-riot-4Además, María y sus colegas de AMMAR denuncian una dinámica policial: allanamientos, robo de pertenencias, cobro de coimas y amenazas. “Les dicen a las psicólogos que están trabajando por su propia voluntad y ellas escriben que son víctimas. Si queremos que la trata termine, seamos objetivos y legalicemos el trabajo sexual. Demos derechos a quienes queremos seguir siendo prostitutas y trabajemos en serio por las que no”.

– ¿Cómo es militar sobre el tabú?

– Es un trabajo difícil pero necesario. Aunque cueste, hay que escuchar a los demás para entender qué piensan y, sobre eso, ver cómo abordarlo y qué se puede cambiar. La mayoría de los tabúes son complejos, pero a la vez muy simples. Y podrían dejar de serlo si estuviéramos abiertos a las realidades y experiencias de otras personas, dejando de lado nuestra visión moral.

 

Más de Género

Transplante de utero 5

Trasplante de útero: Una revolucionaria innovación científica para quienes sueñan con ser madres

Agustina Rinaldi @agustirinaldi23 may 2018
Trata de personas 2

Los verdaderos métodos que utilizan las redes de trata para captar chicas

Agustina Rinaldi @agustirinaldi14 may 2018
vasectomia portada

Por cada 13 mil mujeres que se ligan las trompas, apenas 97 varones se hacen una vasectomía

Natalia Gelós @nataliagelos09 may 2018
THE HANDMAID'S TALE -- The drama series, based on the award-winning, best-selling novel by Margaret Atwood, is the story of life in the dystopia of Gilead, a totalitarian society in what was formerly part of the United States. Facing environmental disasters and a plunging birthrate, Gilead is ruled by a fundamentalist regime that treats women as property of the state. As one of the few remaining fertile women, Offred (Elisabeth Moss) is a Handmaid in the Commander’s household, one of the caste of women forced into sexual servitude as a last desperate attempt to repopulate a devastated world. In this terrifying society where one wrong word could end her life, Offred navigates between Commanders, their cruel Wives, domestic Marthas, and her fellow Handmaids – where anyone could be a spy for Gilead – all with one goal: to survive and find the daughter that was taken from her. (Photo by: Take Five/Hulu)

Por qué The Handmaid’s Tale es la serie feminista del momento

Alejandra Casal @alitacasal24 abr 2018
feminismo light

Feminismo light: Cuando el machismo invisible ataca entre nosotras

Agustina Rinaldi @agustirinaldi20 abr 2018
incubadora portada

¿Fetos en incubadoras? Cuán inviable es la polémica “alternativa” para evitar la legalización del aborto

Agustina Rinaldi @agustirinaldi09 abr 2018
impuesto rosa portada

Impuesto rosa: Por qué las mujeres pagan hasta el doble que los hombres por lo mismo

Agustina Rinaldi @agustirinaldi26 mar 2018
_DSC0786

Feminismo en bicicleta, la lucha en (y por) el espacio público

Laura Marajofsky @lu_watermelon19 mar 2018
Agus111

Enferma 2.0: una influencer cuenta en primera persona cómo sufrió y lo escondió a sus seguidores

Agustina Rinaldi @agustirinaldi08 mar 2018
8M portada

#8M: Qué reclaman las mujeres, alrededor del mundo

Natalia Gelós @nataliagelos08 mar 2018

Compartir con un amigo