Cultura Pop

El fabuloso -y redituable- boom de los chicos que enseñan a maquillarse en la web

El fabuloso -y redituable- boom de los chicos que enseñan a maquillarse en la web

Son instagrammers y youtubers que encontraron un nicho popular y rentable en las redes: los tutoriales de make-up. Acumulan millones de seguidores y las marcas de cosméticos pusieron el ojo en ellos. Un fenómeno de libertad y desprejuicio que ya llegó a las páginas de arte del New York Times y al primetime de la tv estadounidense. Conocé al chico que llegó, por primera vez, a ser la cara de CoverGirl.

 

Que las redes hoy están plagadas de tutoriales no es ninguna novedad. Lo que quizás no todos sepan es que este formato ha tenido un crecimiento fenomenal y es uno de los más demandados en materia contenidos web: sólo el año pasado concentró en YouTube más de 135 millones de videos, y una encuesta del 2015 Google reveló que las búsquedas de esta clase de clips se habían incrementado un 70% anual. La moda DIY (do it yourself) ha alumbrado numerosos nichos de interés: desde videos de cocina en menos de un minuto, pasando por los booktubers que reseñan libros, hasta llegar a cosas más bizarras como los llamados “pregnancy videos” (videos caseros en los que se anuncian embarazos de ignotos).

Sin embargo, un éxito que pocos imaginaban fue el de los tutoriales de automaquillaje realizados por hombres -vistosas drags, chicos y chicas trans, y en otros casos, simples mortales. Chicos que arrasan en Instagram y You Tube con miles de seguidores, y que suben videos paso a paso mostrando glamorosas transformaciones. El fenómeno es tal, conjugando tanto una demanda de how-to-videos así como una mayor apertura en una sociedad tradicionalmente conservadora como la norteamericana, que hasta el diario New York Times decidió darle un espacio en su sección de Arte recientemente. El hecho de haber aparecido en esta sección, y no en Fashion & Style u otras, encuentra su explicación en que lo que hacen muchas de estas estrellas del make up es, literalmente, una obra de arte.

Patrick Star, uno de los más populares de estos llamados “beauty boys” con más de 2.6 millones de seguidores en Instagram, postea elaboradísimos tutorials de maquillaje artístico desde su propio canal de YouTube, incluyendo incrustaciones de piedras, colores vibrantes y extensiones de pestañas. No apto para tímidos. Miralo prepararse para una boda hindú.

skelotimOtro exponente de gran pericia artística, menos en el estilo RuPaul y más del tipo “hombre corriente de día/diva de noche”, es Skelotim, un hombre de look totalmente terrenal que en un par de segundos puede mutar a un ser de otro planeta. El hombre detrás del rimmel se llama Tim Owen y sostiene su personaje con iguales dosis de autoconciencia y humor. Una de sus secciones más populares es el Fat Bitch Friday, día en el que combina su maquillaje con el del envase de una golosina de su elección (Oreo, Nerds o Cheetos por ejemplo). Así, su cara se tiñe de los colores flúo que muchos de estos empaques tienen en entretenidas combinaciones. Hay que reconocer algo, es realmente difícil apartar la mirada de estos chicos.

¿Más estrellas en el mundo del automaquillaje por la web? Angel Merino con 1.2 millones de seguidores en Instagram, y el británico Beauty Boy, que con un estilo y fanbase más discreta igual mueve multitudes en las redes. Mientras algunos prefieren posar y hasta bailar al ritmo de música pop, hacer chistes o sacarse fotos en locaciones exóticas, otros aprovechan para dar consejos sobre cómo cuidar la barba u ocultar imperfecciones en detallados paso a paso que muchas veces muestran el antes y el después.

james-charles-covergirlPero más allá de las diferencias idiosincrásicas todos parecen tener algo en común: haber podido desembarcar en un nicho usualmente copado por mujeres (el de los tutoriales del automaquillaje en las redes), y hacerlo a fuerza de estilo, frescura y talento -sin perder el orgullo. Será por eso que varios en la industria de la moda y en particular la de los cosméticos, atentos a las tendencias, y ni lentos ni perezosos, están dando vuelta sus cabezas y prestando atención a esta camada de chicos. Tanto firmas como CoverGirl o Maybelline tienen entre sus filas a alguno de estos referentes. James Charles, un chico de 17 años de look andrógino, es el primer hombre en ser cara de Cover Girl, y pasó de hacer composiciones de animales o calaveras en su cara a posar con Katy Perry y salir en la tapa de las revistas. Asimismo, todos ellos apelan al poder transformativo del maquillaje, pero más en un sentido de diversión, creación y hasta afirmación de sus identidades sexuales, que para intentar estar perfectos o ser alguien que no son. Charles estuvo en el living de Ellen, por donde toda celebrity debe pasar.

Otra arista interesante detrás del fenómeno es notar hasta qué punto los estándares sobre la belleza parecen relajarse cuando se trata de hombres maquillados, algo que quizás hace unos años hubiera sido imposible de concebir, y que hoy de la mano de una mayor visibilización de problemáticas de género y un alza de personajes de la cultura pop que responden a estos prototipos menos convencionales, es posible.

patrick-starrrEn relación a la cuestión del maquillaje como herramienta de auto-expresión, en los últimos años comenzaron a aparecer tanto clips como detrás de escenade producciones en los que se alecciona sobre los efectos del maquillaje, mostrando hasta qué punto se puede transformar la imagen de alguien, en una suerte de democratización de las herramientas estéticas. Este acto de cierta rebeldía, quizás a la par de aquellos memes malévolos que exponen a las estrellas en estado natural, es decir make-up free, sugiere una velada crítica a los estándares de belleza tradicionales y a las exigencias actuales para con las mujeres jóvenes. Ni que hablar, con las demandas para con las mujeres maduras, a quienes directamente parece habérseles prohibido envejecer en público. En este sentido, los tutorials de hombres que se maquillan le dan una vuelta de tuerca al tema, por un lado apelando a la idea de que el make up puede ser algo recreativo y sin tanta carga de expectativas detrás o pensado para conformar a otros, y por otro, señalando que éste no es un juego exclusivo de las chicas. Ahora, las pinturitas también se comparten con los chicos.

 

Cultura Pop
Laura Marajofsky @lu_watermelon

Analista de cultura y medios, redactora, productora y fotógrafa culinaria. Me gusta contar historias casi tanto como hacer fotos, pero mucho más comer. Escribo para La Nación, Brando, Crisis y La Agenda, entre otros. En mi tiempo libre curo el blog DrinkMe, donde se intersectan coctelería y cultura pop. Vivo en Buenos Aires, pero sueño con Japón.

Más de Cultura Pop

Destello03

Revival ochentoso: El regreso de los fichines… ¡al bar!

Pablo Strozza @pstrozza16 may 2018
fmi tuqui

Ávido de genuflexión, Tuqui se fue al Fondo

Tuqui @TuquiSoy11 may 2018
cobra-kai-3

100% nostalgia: Karate Kid revive en la nueva serie Cobra Kai

Alejandra Casal @alitacasal02 may 2018
television tuqui

Tuqui versus las sangrientas verdades mediatizadas

Tuqui @TuquiSoy27 abr 2018
la flor_1

La flor: cómo se ve una película que dura 14 horas (y se sobrevive para contarlo)

Pablo Strozza @pstrozza26 abr 2018
THE HANDMAID'S TALE -- The drama series, based on the award-winning, best-selling novel by Margaret Atwood, is the story of life in the dystopia of Gilead, a totalitarian society in what was formerly part of the United States. Facing environmental disasters and a plunging birthrate, Gilead is ruled by a fundamentalist regime that treats women as property of the state. As one of the few remaining fertile women, Offred (Elisabeth Moss) is a Handmaid in the Commander’s household, one of the caste of women forced into sexual servitude as a last desperate attempt to repopulate a devastated world. In this terrifying society where one wrong word could end her life, Offred navigates between Commanders, their cruel Wives, domestic Marthas, and her fellow Handmaids – where anyone could be a spy for Gilead – all with one goal: to survive and find the daughter that was taken from her. (Photo by: Take Five/Hulu)

Por qué The Handmaid’s Tale es la serie feminista del momento

Alejandra Casal @alitacasal24 abr 2018
tuqui portada serpiente

Por qué, según Tuqui, somos la serpiente que se come la cola

Tuqui @TuquiSoy06 abr 2018
the-good-place

#TopTen de las mejores series cortas para ver en el bondi

Alejandra Casal @alitacasal03 abr 2018
WhatsApp Image 2018-03-14 at 19.21.19

Hawking por Hawking: 10 definiciones del último genio contemporáneo

Javier Smaldone @mis2centavos14 mar 2018
Group of batteries

Tuqui intenta mirar la realidad desde un lado positivo… y aborta

Tuqui @TuquiSoy09 mar 2018

Compartir con un amigo