Cultura Pop

Elige tu propia forma de festejar la Navidad

Elige tu propia forma de festejar la Navidad
Natalia Gelós

La Navidad como la conocemos no es la única Navidad. Hay cientos de tradiciones, desde las más cándidas a las más extrañas, y hay tantas celebraciones como culturas en el mundo. Este es un paseo por algunas de ellas ¿Cuáles te animás a adoptar? 

 

La maratón gastronómica, el operativo reencuentro, la carrera por los regalos y el calor, no nos olvidemos del calor… ¿Quiénes no llegan a la cena de Navidad con la lengua afuera? ¿Quiénes no dicen alguna vez: “El año que viene me voy lejos a pasar las fiestas? Y muchas veces eso se dice hasta que pasan los doce meses y uno se encuentra corriendo la maratón gastronómica, gestando el operativo reencuentro, y así. Podríamos pensar que la Navidad es sólo eso: el tsunami de comida, el árbol sintético cubierto de adornos, Papá Noel y todo el jojojó que lo antecede y le sigue. Pero no todo es tan igual a nuestras calurosas festividades. Tampoco nada es tan similar a lo que muestran las películas en el norte, con villancicos y nieve. Hay otras formas de pasar Navidad.

Si nos subimos al Google Earth  y le damos la vuelta al mundo por estas fechas cual expedicionario 2.0, encontramos desde confiscación de escobas, como hacen en Noruega, donde las guardan para que no vuelen en ella los espíritus malignos, hasta mesas servidas para los muertos, como hacen en Portugal, donde preparan lugares extras con platos deliciosos para que los que ya no están puedan volver a la familia. Cada geografía tiene un destello que nos sorprende.

La tradición de la escoba noruega.

La tradición de la escoba noruega.

Hay tradiciones pequeñas y cándidas como luces del arbolito. En Venezuela intentan hacer sobrevivir una tradición simple y alegre como la de reunirse a andar en patines y bicicletas en las calles, mientras se comen platos típicos ese día. En Suecia, hay un protagonista inesperado: el pato Donald, Kalle Ankas en sueco. Sí, el Pato chillón de Disney. Desde 1959, es un ritual prender la televisión y ver capítulos que ya todos, grandes y niños, se saben de memoria.

Hay tradiciones con pinceladas más oscuras, como la de los Krampus que salen a la calle en Austria y otros países de los Alpes. Figura del folclore regional, esta especie de diablo es la que “castiga” a los niños malos.

Krampus. Foto: Wolfgang/Flickr, en creative commons

Krampus. Foto: Wolfgang/Flickr, en creative commons

En la actualidad, los hombres se cargan esos pesados disfraces y salen a asustar a los pequeños y a desfilar por las calles.

Otro desfile se da en Gales y es igual de inquietante: un cráneo de caballo con una túnica blanca representan a Mari Lewyd que en procesión va de casa en casa llevada por un grupo de personas para cantar villancicos y entablar algo parecido a un concurso de payadas con los dueños del hogar. Quienes reciben la visita de la extraña figura y el grupo de seguidores se prenden en el ritual porque dice la tradición que el arribo trae buena suerte para el año que comienza.

Acá tienen un video de la BBC de 1966:

Y vamos a dos costumbres un tanto más livianas. Por un lado, tenemos a cierto grupo de japoneses que han convertido en tradición la visita al local de comidas rápidas Kentucky Fried Chicken (KFC) y hacen largas colas para comer ese día un balde de aceitosas patas empanadas. Una movida de marketing que nació en 1974 y que le salió tan bien a la multinacional que hoy por hoy encargan comida con  hasta tres meses de anticipación.

Pollo frito en Japón: Hiro - Kokoro☆Photo / Flickr en creative commons

Pollo frito en Japón: Hiro – Kokoro/ Flickr en creative commons

En tanto, si miramos en Cataluña nos encontramos con el particular caganer. En esta zona del noreste de España, además de poner los regalos para los niños en un tronco, se suele tener entre los adornos a un pequeño muñeco en cuclillas haciendo caca. De ahí su sutil nombre… El muñeco original llevaba la ropa tradicional catalana, pero hoy en día los hacen con diferentes vestidos y hasta personifican figuras famosas de ficción y de la realidad. Existen caganers de Messi, del Papa Francisco y hasta de Nelson Mandela en cuclillas y con el culo al aire.

Caganer: Foto : Oriol Gascón i Cabestany / Flickr, en creative commons

Caganer: Foto : Oriol Gascón i Cabestany / Flickr, en creative commons

Pero vengamos a América Latina. En la zona del altiplano, en Bolivia, los aymaras festejaban en estas fechas los ciclos productivos de la agricultura y la ganadería y los pastores celebraban adornando a las llamas, a las vicuñas, y se lanzaban pétalos de flores. En el cruce con las religiones occidentales, fusionaron los festejos.  Entre la religión impuesta y las creencias de los pueblos originarios se han generado mixturas que muestran que ninguna raíz se pude arrancar por completo. Por estos días, se puede visitar la exposición “América Popular: Devociones en tiempo de Navidad” (abierta hasta el 15 de enero, en La Abadía, Gorostiaga 1908). Allí se pueden recorrer pesebres y otras imágenes relacionadas con la Navidad, obtenidas en distintos lugares de América Latina que nos muestran que esta celebración se adapta -impuesta o adoptada- y cuaja con el entorno que le toca. Porque siempre se habla de la idea de Navidad importada de Hollywood, pero hay una importación anterior, con más sangre, que fue la que trajo España desde el siglo XV para, como señaló la curadora de la muestra Teresa Pereda, “el adoctrinamiento de los pueblos originarios”.

A los alemanes les gusta darse un chapuzón de agua fría.

A los alemanes les gusta darse un chapuzón de agua fría.

Cada cultura pone su barniz. Podemos robar sus ideas, fundar quizá las propias tradiciones o, como plan B, agarrar la carpa, un sánguche, algo para tomar, y esperar las doce frente a un cielo estrellado en algún espacio verde. Esa sería también, de seguro, una Navidad diferente. Eso sí: no tan audaz como el gusto de los alemanes por un chapuzón de agua helada, con gorrito navideño.

Ver comentarios (1)

1 Comentario

  1. carlos

    22 dic 2016 at 6:22 pm

    maria julia que tengas una muy feliz navidad y un prospero año 2017. beso

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Cultura Pop
Natalia Gelós

Nací en Cabildo. Me gradué en La Plata. Vivo en Floresta. Soy periodista freelance. Escribí y escribo en varios lados: La Nación, Ñ, Crisis, Anfibia y acá. Ando en bicicleta. Hace un tiempo, escribí un libro: "Antonio Di Benedetto Periodista".

Más de Cultura Pop

libros-en-playa

Top5: los mejores libros del 2016 para ponerse al día en la playa

Pablo Strozza @pstrozza05 ene 2017
melingooo

#Top2016: Los mejores 5 discos de rock argentino del año que se va

Pablo Strozza @pstrozza29 dic 2016
Lisa y Lena en Musical.ly

¡Fuera, adultos! Conocé la red social (y musical) que aman los más chicos

Natalia Gelós29 dic 2016
img_0024

Navidad animada: llega Trollhunters

Alejandra Casal @alitacasal23 dic 2016
Got season 6

Anuario seriéfilo: las 5 mejores series del año (que si no viste, ¡es hora!)

Alejandra Casal @alitacasal13 dic 2016
brian-eno-portada

Brian Eno: la luz y el sonido de un “no músico” en Buenos Aires

Pablo Strozza @pstrozza01 dic 2016
unnamed-4

La leyenda de Gerald Bostock, amparo para los jóvenes duros en tiempos de dictadura

Fernando Sommantico @ferlegend125 nov 2016
james-charles-portada

El fabuloso -y redituable- boom de los chicos que enseñan a maquillarse en la web

Laura Marajofsky @lu_watermelon23 nov 2016
GILMORE GIRLS

“Gilmore Girls: Un nuevo año”, el cierre extra large y más esperado (¡9 años después!)

Alejandra Casal @alitacasal23 nov 2016
bruce-springsteen-getty

Springteen: La autobiografía rockera más triste de todas

Pablo Strozza @pstrozza21 nov 2016

Send this to friend