Cultura Pop

#Top2016: Los mejores 5 discos de rock argentino del año que se va

#Top2016: Los mejores 5 discos de rock argentino del año que se va

Otro recorrido caprichoso en forma de lista con lo más destacado de la producción local en el 2016. Los obvios  y los tapados en un ranking  tan antojadizo como imperdible.

 

Otra lista más de fin de año. En este caso, un ranking con los mejores discos nacionales de 2016. Hay de todo: regresos, consagrados, neo tango, heavy metal moderno y gemas del underground criollo. Como siempre, la aclaración sobre las ausencias: lo acotado del listado no permite satisfacer a los favoritos de todos. Por lo demás, 2016 se va, ¡viva 2017! Y feliz año nuevo para todos.

Daniel Melingo: Anda

El más rockero de los tangueros -o el más tanguero de los rockeros- volvió con un disco que es la continuación perfecta del aclamado Linyera (2014). Melingo, con base en el 2 x 4 orillero, va un paso más allá y amplía el horizonte con instrumentaciones que remiten a la Europa del Este, covers que exceden al género (Serge Gainsbourg, Erik Satie), una voz que supera la comparación con la de Tom Waits para manejar un registro propio e inimitable y una escena teatral y chaplinesca en vivo. Indispensable para establecer un diagnóstico sobre la calidad de la música argentina modelo 2016, en todos los ámbitos.

Los Fabulosos Cadillacs: La salvación de Solo y Juan

Los Cadillacs volvieron a grabar un álbum entero con material nuevo en forma de ópera rock. Las referencias obvias (Tommy y Quadrophenia de The Who) dejan en claro el costado mod del combo para esta historia que narra las desventuras de Averno Clementi, guardafaros costero, y sus hijos Solo y Juan. Un vínculo familiar que se refleja en la formación actual del combo, que incluye a Florián Fernández Capello en guitarra y a Astor Cianciarullo en batería y bajo, primogénitos de Vicentico y el Sr. Flavio respectivamente. Un disco que requiere de varias escuchas de corrido, atentando con la tendencia actual de escuchar canciones sueltas en listados digitales.

Sergio Ch.: Aurora

El segundo CD solista del ex guitarrista y cantante de Los Natas (el grupo de heavy metal argentino más importante por su sonido vanguardístico de la década pasada) se presenta casi como el reverso de 1974, su trabajo anterior. Si allí Sergio apuntaba sus flechas a un sonido acústico y orgánico que no perdía jamás su nervio rockero, Aurora arranca con el tema que le da título: una zapada de 19 a puro drone y distorsión guitarrera al mejor estilo de Sunn O))), sin batería ni bajo. “El laúd” le hace honor a su nombre con un sonido desenchufado, lo mismo que “El herrero”, mientras que “El llano” retoma la onda inicial, para confirmar que tanto en su labor como solista como en sus bandas Ararat y Soldati el nombre de Sergio Ch. es ineludible para hablar de metal hoy en la Argentina.

Andrés Calamaro: Volumen 11

Mientras que El Doctor Andrés mostró su lado reposado de cantante con sus Romaphonic Sessions y sus presentaciones acústicas y desnudas en el Teatro Gran Rex en diciembre de 2016, Mister Calamaro no pudo con su genio y publicó Volumen 11: una colección 18 canciones que muestran su costado más blusero y eléctrico. Entre covers (Babasónicos, Pescado Rabioso) y menciones a su amigo Pappo Napolitano, El Salmón saca a relucir toda su incorrección en “Cazador de ateos”: un temazo que quedó afuera de Bohemio y en el que asume su posición pro tauromaquía. “¡Cuantos conceptos se acomodan siendo vampiro! El valor de la sangre, y que también somos comida. Me rio a carcajadas de la compasión con animales. Tienen razón, la vida humana no vale ni un centavo. ¡Qué situación, preocuparse por ballenas! Si fuera Moby Dick, entiendo al Capitán sublimando a la presa como un Dios. Como el amor del torero por el toro”.

Compañero Asma: Templado / National Rock

Compañero Asma es el alias tras el cual se esconde Hernán Espejo, uno de los músicos más interesantes de la generación que hoy promedia los 40 años y que lamentablemente no tuvo el despegue masivo en la Argentina que sí tuvieron otros colegas de su edad. Templado es su último trabajo, en el que con una formación de power trío (su favorita) se mete a nadar en las aguas jazzeras por las que supo navegar Invisible. Y National Rock (2002) es un disco clave para entender a la Argentina post crisis, con temas cantados en inglés, francés y castellano; un sonido low fi deudor al Julian Cope de Fried (el galés se declaró fan del Compañero y lo incluyó en la radio on line de su página web) y versos tan letales como este: “Yo solo creo que soy el payaso de una triste familia, sentado alrededor de una mesa vacía. Y yo solo creo que soy el charlatán de una fiesta muy mala, un alumno fiel a la vieja escuela…”.

Más de Cultura Pop

operado

Tuqui amaga pero, por ahora, no se muere

Tuqui @TuquiSoy25 may 2018
luis miguel la serie

Bioseries: Del éxito de Luis Miguel a la llegada del Chavo y Maradona

Alejandra Casal @alitacasal25 may 2018
Destello03

Revival ochentoso: El regreso de los fichines… ¡al bar!

Pablo Strozza @pstrozza16 may 2018
fmi tuqui

Ávido de genuflexión, Tuqui se fue al Fondo

Tuqui @TuquiSoy11 may 2018
cobra-kai-3

100% nostalgia: Karate Kid revive en la nueva serie Cobra Kai

Alejandra Casal @alitacasal02 may 2018
television tuqui

Tuqui versus las sangrientas verdades mediatizadas

Tuqui @TuquiSoy27 abr 2018
la flor_1

La flor: cómo se ve una película que dura 14 horas (y se sobrevive para contarlo)

Pablo Strozza @pstrozza26 abr 2018
THE HANDMAID'S TALE -- The drama series, based on the award-winning, best-selling novel by Margaret Atwood, is the story of life in the dystopia of Gilead, a totalitarian society in what was formerly part of the United States. Facing environmental disasters and a plunging birthrate, Gilead is ruled by a fundamentalist regime that treats women as property of the state. As one of the few remaining fertile women, Offred (Elisabeth Moss) is a Handmaid in the Commander’s household, one of the caste of women forced into sexual servitude as a last desperate attempt to repopulate a devastated world. In this terrifying society where one wrong word could end her life, Offred navigates between Commanders, their cruel Wives, domestic Marthas, and her fellow Handmaids – where anyone could be a spy for Gilead – all with one goal: to survive and find the daughter that was taken from her. (Photo by: Take Five/Hulu)

Por qué The Handmaid’s Tale es la serie feminista del momento

Alejandra Casal @alitacasal24 abr 2018
tuqui portada serpiente

Por qué, según Tuqui, somos la serpiente que se come la cola

Tuqui @TuquiSoy06 abr 2018
the-good-place

#TopTen de las mejores series cortas para ver en el bondi

Alejandra Casal @alitacasal03 abr 2018

Compartir con un amigo