Actualidad

Los jóvenes ya no priorizan la propiedad como objetivo (ni pueden darse ese lujo)

Los jóvenes ya no priorizan la propiedad como objetivo (ni pueden darse ese lujo)

Ciudades como Buenos Aires se plagan de departamentos monoambientes. En el paìs hay al menos 2 millones de personas que viven solas. Los millennials se mudan liviano y en constante movimiento, con futuro de alquiladores eternos. El 18 por ciento de la gente en grandes ciudades habitan en menos de 50 metros cuadrados. De la sustentabilidad a la cultura, pasando por la economìa, las razones de un nuevo mundo que se balancea entro lo monoambiental y co-habitado o lo multigeneracional y heredado. 

 

La jerga millennial es más de un invento trasnochado de algún publicitario o modismo al que a los periodistas nos gusta recurrir. Es el grupo etario que representa, en muchos sentidos, el futuro del trabajo, el porvenir de la estructura demográfica mundial, y hoy, cada vez más, de la planificación urbana.

Dentro de 4 años se estima que serán el 50% de los trabajadores totales globales cuyas decisiones estarán definiendo la economía mundial, por eso es bueno empezar a conocerlos, explican desde el informe del proyecto urbanístico 1,2,3 Millennialsencarado por las arquitectas y diseñadoras Mónica Kucher y Gabi López. Una iniciativa apuntada a repensar los espacios y las nuevas viviendas a construirse en Buenos Aires en base a las necesidades de este público.

Panoràmica porteña.

Para los que no lo saben, Buenos Aires cada vez tiene más hogares unipersonales, con un porcentaje del 38,2% para hombres y el 61,8% para mujeres según la Dirección General de Estadística, y, como base, más de dos millones de personas viviendo solas en nuestro país según datos un poco desactualizados del último censo. Esto tiene que ver con la postergación del casamiento y el achicamiento de las familias en un proceso que ya data de hace unos años. Por este motivo, y si bien las cifras oficiales hablan, por un lado, de una caída en la construcción, y por otro, de un reactivamiento del rubro de alta gama de departamentos, lo sabe todo aquel que ha tenido que alquilar: la mayor parte de la oferta son monoambientes amplios (deptos de dos ambientes unificados) o unidades compactas en metraje con cocinas integradas y poco equipamiento.

buenos aires monoambiente“Los adultos jóvenes están viviendo solos durante más tiempo, la gente esta teniendo menos hijos, la esperanza de vida va en aumento y las tasas de divorcio también. Los nuevos hogares están reduciendo sus superficies, sobre todo en las grandes ciudades donde el 18% se van a vivir a casas de 30 a 50 m2”, continúa el mismo informe.

 

Es la cultura, estúpido!

Esta nueva relación con los bienes está signada por cuestiones de fuerza mayor (muchos jóvenes no pueden ni soñar con acceder a una casa o al crédito para la misma), pero también por aspectos fuertemente ideológicos. Un cambio de mentalidad opera de fondo y tiene que ver con la idea de reducción, concediendo menos valor a ciertos hitos culturales (matrimonio, familia, carreras y trabajos tradicionales), que ahora también incluyen a la propiedad.

vivir con los padres“Hoy estamos viviendo un momento de un cambio enorme en la forma de vivir y en los comportamientos gracias a lo que llamamos la era global digital. Por eso los diseñadores debemos pensar en las nuevas generaciones y cambiar la forma de proyectar las viviendas. Los jóvenes viven un mundo con la sensación de que se cayeron las fronteras, es fácil trabajar a distancia, comunicarse es algo instantáneo, éstas posibilidades han ido moldeando personas con hábitos diferentes, que necesitan espacios flexibles que se adapten a su vida. Lo más importante es poder vivir experiencias y para eso hay que estar libre e ir liviano: no comulgan con nuestro viejo modelo de trabajar, trabajar y acumular. También es una realidad la problemática de acceso a las viviendas, por eso los jóvenes tienden a quedarse más tiempo en la casa de sus padres por lo que estamos viendo que en las viviendas actuales conviven hijos, padres y abuelos”, explica Gabi López, responsable del proyecto y dueña de su propio estudio consultada por este nuevo paradigma.

 

Nuevas viviendas para nuevos estilos de vida

vivir con amigos¿Cómo son estos departamentos? “Como trabajan en grupo y prefieren cocinas integradas al área social, de estilo informal, y el equipamiento debe ser desarmable y transportable por si cambian de lugar o país”. Por otro lado, al paso que aumentan los solos y las unidades reducidas, ante la crisis, se generaliza otra modalidad, la de la vivienda compartida o también llamada co-housing. En Europa y Estados Unidos es una moda urbana que ya se impuso hace tiempo y que en la actualidad produce sus propios complejos inmobiliarios y servicios para abastecer los mismos. Mientras, en Argentina, vivir con amigos puede ser la estrategia perfecta para no achicarse y ganar metros cuadrados pero compartiendo, algo que los nuevos modelos de vida permiten. Pero no sólo los jóvenes están considerando la convivencia con amigos, en el caso de los mayores el co-living también es una relativa novedad en el país.

Finalmente, podemos hablar de una nueva conciencia verde entre los jóvenes adultos en relación al consumo y su huella ambiental que parece estar afectando la arquitectura y la cara de las ciudades del futuro. Movimientos como el Tiny House Movement son un perfecto reflejo de este nuevo tipo de preocupaciones.

Respecto de estas dos cuestiones, López explica que existen experimentos actuales de barrios nuevos que tienen áreas compartidas entre vecinos para abaratar los costos y resalta que otro tema esencial es la sustentabilidad. Hace falta modificar las leyes presentes para la construcción nueva con estrategias de diseño sustentables, aplicando muchas veces el sentido común como es tener en cuenta la orientación de los terrenos para usar menos energía, la recuperación de aguas de lluvia, el tratamiento de la basura, la aplicación de energía renovable, etc. Estamos frente a la uberización de todo, el que no entienda que debe cambiar de modelo probablemente sucumba por el camino.

 

Brecha generacional y pérdida del poder adquisitivo

Si nuestros abuelos heredaron sus propiedades (o las compraron a precios muy bajos en la década del 70), y nuestros padres pudieron con esfuerzo y crédito de por medio comprarlas, esta generación, apodada muy pertinentemente generation rent, tendrá que contentarse con heredar volviendo a repetir al ciclo de hace dos generaciones o alquilar por el resto de sus vidas. Aunque podría pensarse esto como algo a tono con los ciclos políticos y económicos que los argentinos parecemos tan afectos a repetir cada diez años o más, el fenómeno ya es global y tiene impacto en la planificación de las nuevas generaciones (principalmente Gen Y y Millennials), es decir todos aquellos que ya están en el mercado laboral o a punto de ingresar.

Los motivos son tan variados como sorprendentes, y van desde cuestiones netamente socioeconómicas, como la reacción generalizada a la crisis del 2008 que puso fin al idílico sueño de la casa propia en EE.UU. y otros lugares, a la brecha adquisitiva generacional entre boomers y… básicamente el resto; aquellos nacidos entre 1946 y 1965 que han podido acceder a una mejor calidad de vida que sus sucesores, y que hoy disfrutan de onerosos estados de bienestar que han desestabilizado la economía europea.

En este sentido decir que esta generación de jóvenes será la primera que hará menos dinero que sus padres -y que tendrá por ende una calidad de vida inferior-, parece algo significativo. A tal punto que The New York Times sacó hace poco una serie de infografías tituladas El Sueño Americano Cuantificado en dónde se ve un descenso marcado del poder adquisitivo de los jóvenes adultos desde la década del 40 en adelante. Para los nacidos en la década del 80 -mi generación- la estadística marca un 50% menos de chances de ganar menos respecto de nuestros padres y abuelos. Por su parte los menores de 35 que pueden comprar una propiedad están en su punto más bajo desde 1994. Ninguna sorpresa ahí, con la tremenda crisis de las hipotecas y la creciente deuda estudiantil en ese país.

libro martinSin embargo, los tiempos están cambiando y según Courtney Martin, autora del libro The New Better Off: Reinventing the American Dream, le gente parece estar despertándose de un largo sueño de aparente abundancia. Martin cita ejemplos de cómo los jóvenes y las clases con menos recursos están repensando las viviendas en formatos creativos post-crisis y replanteándose qué significa tener una propiedad (hogares multigeneracionales, propiedades compartidas, comunidades colaborativas). Tenemos que reconstruir la idea de la seguridad social y hacer que los bancos se hagan responsables, y repensar todas estas cuestiones sistémicas. Creo que la recesión motivó a un montón de gente a preguntarse “¿cuál es el sueño que quiero?.  Mientras aparecen las respuestas a las preguntas, mejor compartir.

 

 

Ver comentarios (3)

3 Comments

  1. Gustavo Remesvemstky

    14 feb 2017 at 5:58 pm

    Está muy bien, el joven que no saca un crédito hipotecario es porque no quiere. Y el que realmente no puede, tiene la facilidad de poder alquilar, sacando un crédito para pagar el depósito.
    El gobierno está resolviendo muy rápidamente el tema de la primera vivienda de los jóvenes, con precios y cuotas transparentes.

  2. INES

    06 feb 2017 at 12:46 pm

    LA CULPA DE TODO ESTO LA TIENE EL KIRCHENISMO QUE TRASTOCO LA CULTURA DEL TRABAJO, LOS JOVENES NO TRABAJAN PORQUE LA YEGUA LES PUSO LA ASIGNACION POR COPULAR Y MENOS AUN PIENSAN EN AHORRAR PARA COMPRARSE UNA CASA.

    POR SUERTE HACE UN AÑO ESTAMOS CAMBIANDO Y YA HAY CREDITOS HIPOTECARIOS MUY ACCESIBLES PARA QUE LOS JOVENES PUEDAN COMPRAR SU PRIMERA VIVIENDA,Y TAMBIEN SI NO LES ALCANZA PARA PAGAR LA CUOTA, HAY PRESTAMOS MUY BUENOS PARA QUE LOS JOVENES PUEDAN PAGAR LA GARANTIA Y EL DEPOSITO DE UNA VIVIENDA ALQUILADA.

  3. carlos

    04 feb 2017 at 10:46 pm

    y los alquileres son carisimos . que sucedera dentro de 10 o 20 años vaya uno a saber

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Actualidad
Laura Marajofsky @lu_watermelon

Analista de cultura y medios, redactora, productora y fotógrafa culinaria. Me gusta contar historias casi tanto como hacer fotos, pero mucho más comer. Escribo para La Nación, Brando, Crisis y La Agenda, entre otros. En mi tiempo libre curo el blog DrinkMe, donde se intersectan coctelería y cultura pop. Vivo en Buenos Aires, pero sueño con Japón.

Más de Actualidad

Castillo tapa

Mancha venenosa: carpetazos políticos para despegarse del escándalo de La Salada

Nicolás Geuna @nicogeuna23 jun 2017
Macri

Odebrecht deja el soterramiento del Sarmiento

María Julia Oliván @mjolivan14 jun 2017
fotodefernandoarechaga

Medios fallutos: en tiempos de #NiUnaMenos, sólo un tercio de mujeres son conductoras

María Julia Oliván @mjolivan07 jun 2017
crèditos

La trampa del dinero a sola firma supera en quejas a la telefonía celular

Natalia Gelós @nataliagelos01 jun 2017
calle (1)

La solidaridad, en una fotogalería que inspira a contagiar la acción

Border Redacción Remota24 may 2017
ungs

Habla la estudiante que denunció por abuso a cuatro militares

Jazmin Bronstein @JazBronstein06 may 2017
portada

#BORDER en Tucumán: Los Vázquez, el pueblo que crece entre un basural y el paco

Gonzalo Bañez Villar @gonzabanez03 may 2017
violencia futbol portada

Las muertes entre hinchas del mismo equipo de fútbol se duplicaron desde el 2000

Juan Agustín de Stefani @JuanDeStefani2221 abr 2017
paro docente

Hay 56 mil chicos menos en las primarias públicas bonaerenses que hace diez años

Gonzalo Bañez Villar @gonzabanez14 abr 2017
micaela portada

Femicidios en el mundo: ¿cómo evitar un nuevo caso Micaela?

Juan Agustín de Stefani @JuanDeStefani2211 abr 2017

Compartir con un amigo