Cultura Pop

Patti Smith: entre héroes y anónimos

Patti Smith: entre héroes y anónimos

En sus memorias tituladas “M Train” la cantante y escritora recuerda sus periplos en búsqueda de las huellas de sus ídolos y describe su vida cotidiana, donde se ven sus mejores riquezas. Lee a Bolaños y mira The Killing. Y viaja. Una historia oficial fallida de una artista sublime.

 

Bob Dylan marcó el camino desde el momento mismo de su irrupción en escena, a principios de los años 60: para una figura de la música pop era lícito cambiarse el nombre e inventarse un pasado legendario, previo a su desempeño como músico. David Bowie y Patti Smith fueron, en ese sentido, sus mejores discípulos. El primero hizo explícito el homenaje en Song For Bob Dylan (incluida en Hunky Dory, su disco de 1091) y fue hasta las últimas consecuencias al renegar de sus álbumes previos a Space Oddity. Patti Smith hizo algo parecido: no suele mencionar su affaire con el miembro de Blue Oyster Cult, Allen Larnier, y sólo narra sus relaciones amorosas con Sam Shepard, Tom Verlaine y, más que nada, el fotógrafo Robert Mapplethorpe.

patti smithPero cada situación oculta tiene el detective que se merece. En el caso de la Smith fue el escritor Victor Bockris, autor de sendas semblanzas en forma de libro de Lou Reed, John Cale, Andy Warhol y Keith Richards. Bockris publicó una biografía no autorizada de Patti en 1998 (cuya traducción en castellano supo estar en oferta en las librerías de saldos de la calle Corrientes) en donde no queda bien parada: la acusa de ventajera y arribista, de estar siempre en el lugar indicado y en el momento indicado, más allá de su inmenso e indiscutido talento. No es casual que poco después la propia cantante presentara, en Eramos unos niños, su versión de los hechos junto a Mapplethorpe, escritos de forma alucinante pero con un tono sospechoso de cuento de hadas.

Autobiografía, lejos de la revelación.

Autobiografía, lejos de la revelación.

M Train, sus memorias aparecidas al final del año pasado, continúa con el tono de su predecesor en cuanto a su prosa: leer a Patti es, como escucharla, caer enseguida presa de su encanto. Pero la búsqueda de las rutas que transitaron sus héroes (Jean Genet, Frida Kahlo, Sylvia Plath y Arthur Rimabud entre otros), que empieza siendo algo ritual, agota a medida que pasan las páginas, más allá que ella ya lo había advertido en 1972 y que Bockris supo reproducir: “Yo no me tiro a la fama, pero sí adoro a los héroes. Siempre he estado enamorada de ellos. Eso es lo que más me tentó del arte. Pero los poetas se han convertido en pánfilos, existe esa noción de que el poeta es un pánfilo, el joven sensible que siempre se esconde en la buhardilla lejos del mundo, pero no siempre ha sido así. En otros tiempos el poeta solía ser un artista, un actor, y creo que la energía de Frank O’Hara ha vuelto a inspirar eso”.

Y por el contrario, cuando Patti describe su día a día, que transcurre entre hectolitros de café en un bar neoyorquino que lamentablemente cerró, lecturas de contemporáneos (Mankell, Bolaño, Aira, Murakami), series (The Killing a la cabeza, donde supo tener un cameo), viajes, descripciones de su ropa y añoranzas a Fred “Sonic” Smith, su fallecido marido, la lectura gana y uno desea que ese sea el tono contante, algo que no sucederá. Tremenda escritora y performer musical, cuando Patti Smith nos abre la puerta a su mundo privada y escapa de su Olimpo mítico al mundo de los mortales muestra su alma desnuda y se permite el error, tal como ocurrió cuando olvidó la letra de A Hard Rain A-Gonna Fall de Dylan en la ceremonia donde le otorgaron el Nobel de Literatura a His Bobness. Esa es la Patricia que nos encanta y que nos conviene.

 

Más de Cultura Pop

operado

Tuqui amaga pero, por ahora, no se muere

Tuqui @TuquiSoy25 may 2018
luis miguel la serie

Bioseries: Del éxito de Luis Miguel a la llegada del Chavo y Maradona

Alejandra Casal @alitacasal25 may 2018
Destello03

Revival ochentoso: El regreso de los fichines… ¡al bar!

Pablo Strozza @pstrozza16 may 2018
fmi tuqui

Ávido de genuflexión, Tuqui se fue al Fondo

Tuqui @TuquiSoy11 may 2018
cobra-kai-3

100% nostalgia: Karate Kid revive en la nueva serie Cobra Kai

Alejandra Casal @alitacasal02 may 2018
television tuqui

Tuqui versus las sangrientas verdades mediatizadas

Tuqui @TuquiSoy27 abr 2018
la flor_1

La flor: cómo se ve una película que dura 14 horas (y se sobrevive para contarlo)

Pablo Strozza @pstrozza26 abr 2018
THE HANDMAID'S TALE -- The drama series, based on the award-winning, best-selling novel by Margaret Atwood, is the story of life in the dystopia of Gilead, a totalitarian society in what was formerly part of the United States. Facing environmental disasters and a plunging birthrate, Gilead is ruled by a fundamentalist regime that treats women as property of the state. As one of the few remaining fertile women, Offred (Elisabeth Moss) is a Handmaid in the Commander’s household, one of the caste of women forced into sexual servitude as a last desperate attempt to repopulate a devastated world. In this terrifying society where one wrong word could end her life, Offred navigates between Commanders, their cruel Wives, domestic Marthas, and her fellow Handmaids – where anyone could be a spy for Gilead – all with one goal: to survive and find the daughter that was taken from her. (Photo by: Take Five/Hulu)

Por qué The Handmaid’s Tale es la serie feminista del momento

Alejandra Casal @alitacasal24 abr 2018
tuqui portada serpiente

Por qué, según Tuqui, somos la serpiente que se come la cola

Tuqui @TuquiSoy06 abr 2018
the-good-place

#TopTen de las mejores series cortas para ver en el bondi

Alejandra Casal @alitacasal03 abr 2018

Compartir con un amigo