Género

WTF??? Insólito debate en Francia por un vestido que usó una ministra

WTF??? Insólito debate en Francia por un vestido que usó una ministra

¿Es posible imaginar cómo logró un vestido estampado con flores, sembrar el escándalo en Francia? Una reciente exposición en la ciudad de París tomó esta prenda gracias a la cual silbaron a la ministra Cécile Duflot y analiza cómo la moral y lo políticamente correcto influyen en la sociedad en cuestión de vestimenta. El mes de la mujer nos hace reflexionar sobre muchas cosas. Situaciones de la vida cotidiana que vivimos todas, todos los días.

 

La ex ministra francesa Cecile Duflot, en 2012-

La ex ministra francesa Cecile Duflot, en 2012-

Un vestido de flores.

Un simple vestido blanco de verano con estampado de flores azules, que la ex-ministra socialista francesa de Vivienda, Cécile Duflot, llevó en 2012 durante una intervención en la Asamblea Nacional de Francia provocó las risas y los silbidos de los diputados de la derecha. Hasta el presidente de la Cámara Baja tuvo que pedir silencio.  Como pueden ver en las fotos, el vestido en cuestión no tenía nada de especial. No era ni siquiera provocativo. Era un simple vestido estampado en tonos blancos y azules. Si bien de corte sencillo, era una prenda con la que no estaban acostumbrados verla.

El vestido, símbolo del machismo.

El vestido, símbolo del machismo.

Cuando a finales de 2016, el Museo de Artes Decorativas parisino pidió a Duflot su vestido para esta exposición, la ex-ministra declaró a la cadena France 3 que la prenda pasaba ya a representar “el sexismo en política”. La exposición : “Tenue correcte exigée, quand le vetement fait scandale”, que se podrá ver en París hasta el 23 de abril, pretende aportar una “óptica nueva” a esos “grandes escándalos que han marcado los cambios en la historia de la moda desde el siglo XVIII hasta nuestros días”. Para ello explora cerca de 300 prendas, accesorios, pequeños objetos, retratos, caricaturas, muestras de libertad… hasta las infracciones de los códigos de vestimentas y de los valores morales tienen cabida.

Se pueden ver en la exposición esas prendas demasiado cortas o demasiado largas, demasiado ajustadas o demasiado amplias, demasiado impúdicas o que cubren demasiado, demasiado femeninas para el hombre o demasiado masculinas para la mujer, que por exceso o por defecto, han transgredido el orden establecido. ¿Demasiado? ¿Según quién? Ese es el quid de la cuestión. Lo cierto es que cada una de esas prendas que conocemos tal como la minifalda al momento de su auge, causaron un enorme revuelo en la sociedad, simplemente, por eludir lo socialmente correcto o bien visto.

Lady Di.

Lady Di.

En una de las salas de la exposición, se puede ver el mítico vestido negro que Lady Di utilizó en su primera aparición pública en 1981, criticado por tener “demasiado escote. El vestido, de tafetán negro y gran escote, fue creado por los diseñadores David y Elizabeth Emanuel, quienes en 1981 fueron responsables de transformar a Lady Di en referente de la moda, hasta ese momento sus miradas no estaban puestas en ella como it girl. En otras de las salas de exposición se ven las míticas minifaldas “demasiado cortas” de Pierre Cardin o Paco Rabanne, pasando por tacones y peinados “demasiado altos” del siglo XVIII, o la evolución de los pantalones masculinos de 1600 a los baggys de los años 90 del siglo XX. Sea como fuere, el exceso o lo diferente, ha molestado y sigue molestando.

Se trata de invertir los roles de género y causar el infarto en la sociedad. Para la cultura judeo-cristiana los códigos de vestimenta se encuentran íntimamente ligados a la idea del pecado original. Sin ir más lejos, Adán y Eva se encontraban desnudos viviendo en el paraíso y al momento de ser expulsados del mismo, recurren a una hoja de parra (usada como prenda), para taparse. A partir de ese momento, los códigos de vestimenta se han ido construyendo en función de diferentes parámetros sociales y contextos políticos diversos.

Si bien el concepto de “travestismo” -una mujer que se viste de hombre, o un hombre que se viste de mujer- nace, como tal, con Juana de Arco; recién en los años 60, aparece, de la mano de Yves Saint Laurent “Le Smoking” y con él, el concepto de la moda unisex (es cuando la mujer se apropia del vestidor masculino y comienza a usar chalecos, pantalones y sombreros). Pero no es sino hace ¡cuatro años! -Sí, recién en 2013-, que Francia derogó a través de un decreto una ley del año 1800 que prohibía a las mujeres vestir pantalones en determinadas ocasiones.

La presentación en sociedad de Lady Di.

La presentación en sociedad de Lady Di.

¿Cómo debemos vestirnos? La exhibición intenta responder a dicha pregunta. En fin, entre pasado y presente, los pasajes poco conocidos de la historia de la moda prueban de nuevo su actualidad bajo el impulso de personalidades y de creadores de moda actuales.

La pregunta que yo me planteo es la siguiente: ¿tenemos las mujeres que llevar un smoking para ser tomadas en serio? Es decir, ¿debemos vestirnos como hombres para que nos tengan respeto? Sin duda, desde que el smoking apareció en el guardarropas femenino (obra de Yves Saint Laurent) en el año 1966, hubo un cambio. Pero no fue suficiente. Estamos en el siglo XXI y siento que aún queda mucho por recorrer y por construir en todas aquellas sociedades que se dicen ser de vanguardia. En muchos círculos sociales las mujeres seguimos siendo observadas y juzgadas por aquellos que llevamos puesto, que por supuesto dice mucho de nosotras.

(Si te gustó este artículo, hay más en www.josefabohemia.com)

Género
Connie Rudi @JosefaBohemia

Mamá, diseñadora de accesorios, asesora de imagen, abogada especialista en Fashion Law y Mercado de Capitales, Lifestyle & Fashion Blogger. Creadora de la marca Josefa Bohemia.

Más de Género

juani portada

Chicos trans: Cuánto sale y cómo son las cirugías para convertirse en varón

Agustina Rinaldi @agustirinaldi06 jul 2018
mozas portada 2

Efecto propina: Mozas, entre el acoso del cliente y el abuso del empleador

Laura Marajofsky @lu_watermelon29 jun 2018
eliana 6

Es modelo, pesa 115 kilos y posa desnuda para dibujantes y fotógrafos contra los cuerpos hegemónicos

Agustina Rinaldi @agustirinaldi19 jun 2018
niunamenos adolescentes portada

Hay esperanza: Adolescentes que marcharon y trabajan desde el cole contra el machismo

Agustina Rinaldi @agustirinaldi05 jun 2018
penitenciario portada

Los penitenciarios dejarán sus armas en el trabajo para disminuir la violencia familiar

Mauro Fulco @maurofulco31 may 2018
Transplante de utero 5

Trasplante de útero: Una revolucionaria innovación científica para quienes sueñan con ser madres

Agustina Rinaldi @agustirinaldi23 may 2018
Trata de personas 2

Los verdaderos métodos que utilizan las redes de trata para captar chicas

Agustina Rinaldi @agustirinaldi14 may 2018
vasectomia portada

Por cada 13 mil mujeres que se ligan las trompas, apenas 97 varones se hacen una vasectomía

Natalia Gelós @nataliagelos09 may 2018
THE HANDMAID'S TALE -- The drama series, based on the award-winning, best-selling novel by Margaret Atwood, is the story of life in the dystopia of Gilead, a totalitarian society in what was formerly part of the United States. Facing environmental disasters and a plunging birthrate, Gilead is ruled by a fundamentalist regime that treats women as property of the state. As one of the few remaining fertile women, Offred (Elisabeth Moss) is a Handmaid in the Commander’s household, one of the caste of women forced into sexual servitude as a last desperate attempt to repopulate a devastated world. In this terrifying society where one wrong word could end her life, Offred navigates between Commanders, their cruel Wives, domestic Marthas, and her fellow Handmaids – where anyone could be a spy for Gilead – all with one goal: to survive and find the daughter that was taken from her. (Photo by: Take Five/Hulu)

Por qué The Handmaid’s Tale es la serie feminista del momento

Alejandra Casal @alitacasal24 abr 2018
feminismo light

Feminismo light: Cuando el machismo invisible ataca entre nosotras

Agustina Rinaldi @agustirinaldi20 abr 2018

Compartir con un amigo