Política y Economía

Página/12 “informó” la dirección de un represor pero logró que escrachen a un jubilado homónimo

Página/12 “informó” la dirección de un represor pero logró que escrachen a un jubilado homónimo

En el pirulo de tapa del domingo publicaron la dirección de Luis Muiña, pero no se trataba del represor beneficiado por el 2×1 sino de un vecino con el mismo nombre, que recibió amenazas. Fuegos artificiales y la organización de un escrache equivocado producto de la irresponsabilidad de no chequear la información.

 

El jueves 4, por la noche, los cielos de Caballito norte se vieron iluminados por fuegos de artificio. Era la jornada en la que los jueces de la Corte Suprema habían fallado a favor de la libertad del represor de la dictadura Luis Muiña basándose en la extinta ley del 2×1, beneficio que podría ser extensible a muchos otros criminales del gobierno militar actualmente presos. Algunas personas pensaron que los estruendos se trataban de festejos por el repudiado fallo de la Corte. Si cualquier persona googlea sin demasiado esfuerzo información sobre Luis Muiña, aparece que vive en Caballito, en la calle Bertrés al 500. Listo, la teoría cierra: se trataba de los festejos por la libertad del criminal. El domingo, el clásico pirulo de tapa del diario Página/12 daba como veraz la especulación y, no sólo eso, publicaba la supuesta dirección desde donde se habrían lanzado los fuegos artificiales. Una invitación a escrachar al represor.

muiña bueno 1

Luis Muiña, el jubilado confundido con un represor por la irresponsabilidad de Página/12

 

La especulación de los fuegos artificiales para festejar el 2x1 se reprodujo en las redes sociales.

La especulación de los fuegos artificiales para festejar el 2×1 se reprodujo en las redes sociales.

La indignación cundió en las redes. Muchos vecinos de Caballito se acongojaron por tener que compartir el vecindario con un delincuente que integró un grupo de tareas en el hospital Posadas bajo la dictadura y formó parte del equipo de torturadores y asesinos comandados por el dictador Reynaldo Bignone. La información de Página/12 confirmaba que el represor podría cruzarse con cualquier vecino, de cualquier sexo, de cualquier edad, liberado de manera arbitraria por un fallo vergonzoso de la Corte. Un mensaje comenzó a circular por whatsapp: “Bertrés 558. Caballito. Domicilio donde vive el genocida Luis Muiña, recientemente liberado. ¡Si no hay justicia debe haber escrache! Viralizar!. Y se viralizó, con la referencia de autoridad de haber sido publicado en un diario de tirada nacional.

El pirulo de tapa de la discordia.

El pirulo de tapa de la discordia.

Este cronista vive a la vuelta de Bertrés al 500 y, a pesar de no haber escuchado el jueves por la noche los estruendos de los fuegos de artificio, se indignó ante la posibilidad de cruzarse con un torturador en cualquier momento del día. Cerca de la noche, se acercó a la dirección citada por la cadena de whatsapp. Un hombre salió a la puerta.

-¿Estás buscando a alguien? -preguntó el hombre canoso.

-¿Acá se mudó Luis Muiña, el represor? -respondió este cronista.

-No, Luis Muiña soy yo, pero no tengo nada que ver con esa persona.

El hombre contó que había sido hostigado esa tarde por personas que lo insultaron al verlo en la puerta de su casa. Que otras desde un auto le gritaron y lo amenazaron diciendo que se cuide, que iban a volver: “Me gritaron desde la esquina, después el auto dio la vuelta y se paró en la otra esquina, yo quise explicarles, pero no los alcancé y se fueron entre puteadas”. Una mujer sale de la casa, atemorizada: “Tienen que decir que mi esposo no es ese Muiña, no tenemos nada que ver con la dictadura, dice, angustiada. Su nieto permanece dentro, y le piden que no salga. “Yo tenía una imprenta, soy jubilado, tengo 71 años y no tengo nada que ver con el otro, que leo que es diez años más joven -dice Luis Muiña, el falso represor señalado así por Página/12-. No entiendo por qué pasa esto”. El jubilado desconocía que su dirección había sido publicada en el diario kirchnerista y cuando el cronista le explica la mujer se alarma: “Ay, no. ¿Y ahora qué puede pasar?”. “¿Te parece que llamemos a la comisaría? Pero por ahí si ven un custodia van a pensar que confirmaron que acá está el tipo ese, pregunta Muiña, el jubilado.

Muestra su documento. La mujer cuenta que una vez la llamaron y preguntaron si su marido había trabajado en el hospital Posadas durante la dictadura. “Es que mi número figura en guía, cualquiera puede llegar a mí”. Hasta un diario, en un ejercicio de extrema liviandad periodística, como se puede apreciar. Una irresponsabilidad producida en medio de la indignación generalizada por la posibilidad de que Astiz, “El Tigre” Acosta, Ricardo Cavallo y 278 represores más caminen libres por la calle en un acto de impunidad.

Los datos del padrón de Luis Muiña, jubilado.

Los datos del padrón de Luis Muiña, jubilado.

Los datos del represor liberado por el fallo del 2x1 de la Corte.

Los datos del represor liberado por el fallo del 2×1 de la Corte.

Un simple chequeo hubiera bastado para deshacer esa conjetura, que periodistas de ese mismo diario habían convalidado en las redes sociales días antes de la publicación en el pirulo de tapa. En la causa, de acceso público, figura el número de documento, la edad y el domicilio declarado del represor, en el partido de Merlo. En los registros públicos, como el padrón, resulta evidente que el Luis Muiña de Caballito es mayor y con un número documento diferente. Luego, cualquier periodista antes de publicar una dirección de un supuesto represor liberado por un fallo polémico y rechazado por la mayor parte de la sociedad debería haber chequeado sencillamente su hipótesis. Un llamado de teléfono o el acercarse hasta el lugar de los hechos habrían bastado.


Todavía tienen temor. Aún circula el llamado al escrache en el tranquilo pasaje Bertrés, en Caballito.Ayudame en lo que puedas para que esto no pase a mayores. Te paso fotos de los años que supuestamente debería haber estado en cana, lo que quieras, esto se puede descontrolar”, dice Luis Muiña, el hombre escrachado por llamarse igual a un represor. Y por los fuegos artificiales que algunos medios se apuran en publicar como ciertos

En 2011, cuando el represor estaba tras las rejas.

En 2011, cuando el represor estaba tras las rejas.

 

En 2012, en Córdoba.

En 2012, en Córdoba.

 

Junto al dictador Bignone, el verdadero represor Luis Muiña.

Junto al dictador Bignone, el verdadero represor Luis Muiña.

Click to add a comment

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Política y Economía
Diego Rojas @zonarojas
@@zonarojas

Periodista, porque peor es trabajar. Ateísta y trotskista posrevolucionario. Dice no a la cerveza y a los progres. Cree que un Negroni no se le niega a nadie.

Más de Política y Economía

pichetto portada

El toma y daca del peronismo, en manos de Pichetto, para negociar las reformas

Border Redacción Remota23 nov 2017
abad portada

Todos contra Abad: lo tildan de “viejo” (como a Lemus) y auguran su salida de la AFIP para el verano

Emiliano Russo @emilianorusso7721 nov 2017
nisman portada 2

Caso Nisman: las sospechas contra sus custodios, imputados y llamados a indagatoria

Karina Poritzker @karipori117 nov 2017
Vandenbroele

La ruta del dinero F: por qué Vandenbroele apuntará primero contra Insfrán

Border Redacción Remota14 nov 2017
diputados k

Diputados sin condenas: avanza un proyecto para prohibir candidaturas de corruptos

Laura Capriata @lcapriata09 nov 2017
Macri gabinete portada

Denuncias, cambios y mucho ruido en el Gabinete de Macri

Emiliano Russo @emilianorusso7708 nov 2017
kampfer portada

Las pruebas que involucran a Kampfer en la causa por la que Boudou está preso

Karina Poritzker @karipori103 nov 2017
Macri portada cck

Macri quiere avanzar con las reformas fiscales antes del recambio legislativo

Laura Capriata @lcapriata02 nov 2017
Baratta portada

Una caja chica que no era Baratta: la otra causa que apunta a la ex mano derecha de De Vido

Karina Poritzker @karipori131 oct 2017
FPV ausente

Divididos, recelosos y “enojados” con De Vido: así quedaron los diputados K post desafuero

Gonzalo Bañez Villar @gonzabanez26 oct 2017

Compartir con un amigo