Política y Economía

Alerta Bullrich: Cómo afectan sus frases polémicas a la campaña oficialista

Alerta Bullrich: Cómo afectan sus frases polémicas a la campaña oficialista

El candidato ya cosechaba el recelo docente por su paso como ex ministro. En el tramo final previo a las PASO no paró de lanzar definiciones, desde inconvenientes a insólitas, y se convirtió en foco de las críticas de la oposición. Sus compañeros de lista (por ahora) lo justifican y comprenden, pero algunos ya admiten que fue un error convocarlo para una elección tan difícil. Sus falencias, según especialistas. Todos lo quieren, pero nadie sabe qué hacer con él. ¿Coaching urgente para octubre?

 

Parecía que el asesor indiscreto Jaime Durán Barba había aprendido a no incendiar la opinión pública con sus provocaciones, Y que el presidente Mauricio Macri había conquistado un nivel de coaching óptimo. Pero entonces apareció un nuevo factor comunicacional de riesgo para el oficialismo: llegó el candidato a senador Esteban Bullrich para darle argumentos a los detractores de Cambiemos, hacer estallar las críticas y ser carne de memes y burlas contra el oficialismo.

El corolario de sus patinadas se dio justo al lado de María Eugenia Vidal, la pieza más importante de la campaña oficialista. En una entrevista televisiva, Bullrich se enredó y aseguró la provincia avanza porque todos los días tiene un metro más de asfalto, una sala (de jardín) más, un pibe más que está preso. La cara de incredulidad de la gobernadora, en el mismo plano, lo dijo todo y se volvió una imagen viral instantánea.

No era la primera, pero sí tal vez la más ruidosa. Bullrich ya se había metido en el espinoso tema del aborto haciendo una referencia innecesaria a #NiUnaMenos, había invitado al “Polaquito” a jugar a “la casita robada” , sugerido la cervecería artesanal como salida laboral para desempleados y su “Tu-tum”, la onomatopeya del corazón que late diciendo “Sí, se puede” había sido un hit de la redes. Acá, su resumen de campaña:

Consultados por #BORDER y bajo condición estricta de anonimato, sus compañeros de Cambiemos en las listas bonaerenses se mostraron más comprensivos de lo esperado.

“Esteban es de buena madera, se equivocó nomás. Quiso hacer una referencia al Mono Minnicelli (el cuñado de De Vido prófugo y recientemente apresado) y en vez de decir ‘este pibe’ dijo “los pibes”, lo justificó un postulante muy cercano a él. “No está acostumbrado a hacer campañas duras, pero va a aprender. El error fue ponerlo ahora de candidato… era un gran ministro, sostuvo otro de ellos, más preocupado. “Todos cometen errores, quizás yo no hubiera dicho algunas cosas, se despegó un tercero.

Para un integrante del equipo que maneja el día a día de la campaña su problema es que “lo afecta el miedo escénico”. El especialista quiso justificarlo por el cansancio y las exigencias que les impusieron a los postulantes en las últimas semanas. “Los hicimos viajar cientos de kilómetros por tierra, atender a todos los medios del interior, a la noche, que vayan a C5N para que los insulten hasta la medianoche, y que al otro día a las 7 de la mañana estén atendiendo radios… Los candidatos están exhaustos y pasan estas cosas, contempló, casi como una autocrítica. El propio Bullrich se disculpó con esa excusa.

Bien en el fondo, sin embargo, para los que lo conocen, el problema no es el cansancio. Y las limitaciones comunicativas de Bullrich no son nuevas.

Como ministro tuvo sus momentos que generaron incomodidad oficial. En Holanda, se refirió a Ana Frank, como víctima de “una dirigencia que no fue capaz de unir”, una elíptica y poco feliz referencia al nazismo. Hablar del “compromiso del cerdo en la educación” también generó repercusiones, tanto como referencias erradas a la Campaña del Desierto o comparar el sistema educativo con hacer chorizos. Sus hits preelectorales, en tiempos de ministro, están condensados acá:

Según los asesores de imagen consultados para esta nota, Bullrich muestra falencias como candidato que se originan en su forma de ser: “parco, tímido, poco expresivo”, son los adjetivos que le adjudican. El paradigma de lo que los analistas llaman “alguien que no atraviesa la pantalla”, en el sentido de que no llega a las emociones del televidente.

Esa falta de empatía fue detectada desde el principio por Durán Barba, quien habría pedido, sin éxito, que el candidato bajara el perfil.

El Presidente, sin embargo, es quien más lo respalda. “No tengo claro todo lo que ha dicho Esteban pero lo conozco y hay pocos dirigentes con su nivel de vocación, sobre todo por la educación”, lo defendió el sábado pasado en una entrevista con #BORDER, en la primera entrevista que dio Macri a Radio Nacional.

Un meme por las frases de Bullrich.

Un meme por las frases de Bullrich.

Un asesor de imagen que trabajó con la oposición en la campaña se anima a enumerar las falencias discursivas de Bullrich: “el uso de ejemplos inadecuados, pensamientos políticamente incorrectos o comparaciones que no encajan en el contexto que las usa, y cierta imposibilidad casi naif de ocultar sus verdaderos pensamientos, detalla, con precisión quirúrgica.

Pero a esto se suma su falta de práctica. Hace casi una década que Bullrich no hace campaña como candidato activo, y nunca antes las miradas habían recaído sobre él como ahora. Su última participación había sido en 2009, una elección legislativa donde secundó a Gabriela Michetti en la Ciudad.

Candidato de López Murphy. Otros tiempos.

Candidato de López Murphy. Otros tiempos.

Y antes de eso fue compañero de fórmula a la presidencia de su socio en Recrear, Ricardo López Murphy. No superaron el 2 por ciento de los votos. Si Bullrich había dicho barbaridades en esa elección, nadie le prestó atención. Como comentario al margen, López Murphy lo enfrentó en 2008 con acusaciones gravísimas, pero Bullrich se quedó con Recrear, imponiendo la postura de aliarse a Macri. Lo demás es historia conocida

Macri cree que el ex ministro es de sus mejores cuadros.

Macri cree que el ex ministro es de sus mejores cuadros.

La pregunta del millón es por qué lo eligieron como cabeza de la lista más importante en el territorio más adverso. La respuesta, sencillamente, es que cuenta con el apoyo y la confianza de Macri, que lo considera uno de sus mejores cuadros, al punto que no quería que fuera candidato. Por si fuera poco, fuentes del Gobierno juraron a #BORDER que hasta el día antes de que Cristina Kirchner anunciara su postulación, Cambiemos tenía la información -¿una operación?- de que ella no se presentaría. Y en esa seguridad eligieron a Bullrich.

Como sea, no hay mucho para hacer más que esperar a que pase octubre. ¿O sí? “Ya probaron con coaching, pero no funciona, cuentan en Cambiemos. La opción que se analiza es sacarlo de los medios, como ya hizo el kirchnerismo de Unidad Ciudadana con su candidata, la economista Fernanda Vallejos o con el ex gobernador Daniel Scioli, perdido en las bondades de la lista sábana.

En Cambiemos, a nadie escapa el detalle de que en las boletas no pudieron poner la foto de Vidal para compensar la falta de conocimiento del ex ministro. Por ahora descansan en que las encuestas no le atribuyen a Bullrich una influencia en el votante que nunca tuvo.

“En esta campaña el rol individual de cada candidato fue muy acotado, entonces cualquier error individual también tiene un efecto acotado, indicó a #BORDER el analista político Sergio Berensztein. Según sus encuestas, Cambiemos se fue acercando a Unidad Ciudadana a razón de un punto por semana, hasta casi alcanzarlo. Y ese promedio no se modificó después de las intervenciones más polémicas de Bullrich. “Yo vi mucho impacto en las redes sociales, pero no en los números, concluye el consultor.

Mientras tanto, la duda sigue siendo si incluirlo no será un precio que se pagará caro en las PASO, y sobre todo, de cara octubre. Bullrich tendrá tiempo para hacer la tarea.

Click to add a comment

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Más de Política y Economía

pichetto portada

El toma y daca del peronismo, en manos de Pichetto, para negociar las reformas

Border Redacción Remota23 nov 2017
abad portada

Todos contra Abad: lo tildan de “viejo” (como a Lemus) y auguran su salida de la AFIP para el verano

Emiliano Russo @emilianorusso7721 nov 2017
nisman portada 2

Caso Nisman: las sospechas contra sus custodios, imputados y llamados a indagatoria

Karina Poritzker @karipori117 nov 2017
Vandenbroele

La ruta del dinero F: por qué Vandenbroele apuntará primero contra Insfrán

Border Redacción Remota14 nov 2017
diputados k

Diputados sin condenas: avanza un proyecto para prohibir candidaturas de corruptos

Laura Capriata @lcapriata09 nov 2017
Macri gabinete portada

Denuncias, cambios y mucho ruido en el Gabinete de Macri

Emiliano Russo @emilianorusso7708 nov 2017
kampfer portada

Las pruebas que involucran a Kampfer en la causa por la que Boudou está preso

Karina Poritzker @karipori103 nov 2017
Macri portada cck

Macri quiere avanzar con las reformas fiscales antes del recambio legislativo

Laura Capriata @lcapriata02 nov 2017
Baratta portada

Una caja chica que no era Baratta: la otra causa que apunta a la ex mano derecha de De Vido

Karina Poritzker @karipori131 oct 2017
FPV ausente

Divididos, recelosos y “enojados” con De Vido: así quedaron los diputados K post desafuero

Gonzalo Bañez Villar @gonzabanez26 oct 2017

Compartir con un amigo