Política y Economía

Vidal va por todo: cómo pretende ajustar el gasto político en los tres poderes provinciales

Vidal va por todo: cómo pretende ajustar el gasto político en los tres poderes provinciales

Su obsesión por recortar las cuentas de las cajas políticas y demostrar que la provincia hace los deberes fiscales. El pánico y las confabulaciones del peronismo, un perjudicado seguro. La mirada puesta en los contratos y las jubilaciones. La caja negra de la legislatura provincial.

 


Si alguien piensa que la gobernadora María Eugenia Vidal va solamente por el recorte ejemplificador de la caja negra que es la Legislatura provincial, se equivoca.

Fuentes muy cercanas a la mandataria confiaron a #BORDER que lo que la gobernadora llama “el recorte de la política” incluirá a los tres poderes del Estado, y se encamina, lento pero seguro, a abalanzarse sobre propios y extraños antes de que termine el año.

Se podrá decir cualquier cosa, menos que no lo avisó. “Para reducir el déficit fiscal tiene que haber un violento ajuste de la política en cargos y asesores, había dicho antes de las PASO.

Claro que lo dicho en campaña tiene un peso relativo. Todos creyeron que era para darse un baño de populismo. Y nadie la tomó en serio. Hicieron mal.

Hoy en el equipo de Vidal y en las filas de Cambiemos en la provincia todos saben que sus palabras van en serio, y aunque el tema “está verde” según lo definieron, el recorte o “el ajuste”, como lo llama ella, será inexorable.
“Es un gesto político, pero sobre todo una necesidad financiera, que nos va a ayudar a bajar el déficit de la provincia”, explicó a este medio un colaborador de trato cotidiano con la gobernadora.

El discurso de Vidal entre los suyos es que no pueden seguir pidiendo ayuda permanente a las arcas de la Nación si no demuestran que están dispuestos a ajustarse el cinturón ellos mismos primero.

Sin demasiada pompa, Vidal ya aplicó esa receta cuando llegó a la Gobernación. En su entorno confiaron que en total, recortó un 20 por ciento de los cargos políticos de la estructura bonaerense, agigantada hasta límites impensados por el kirchenrismo y el sciolismo, en particular.

Ahora viene la segunda etapa. “El ajuste se lo va a pedir a la Legislatura, se lo va a pedir a la Justicia, y nos va a pedir lo mismo a nosotros, los del Ejecutivo,  se sinceró alguien de su equipo, que no sabe por dónde vendrá la tijera.

Pero si sus deseos de achicar gastos políticos traen ciertas reservas entre los suyos, en el peronismo despiertan una mezcla de desconfianza, repulsión y pánico. “¿Qué se cree, que va a poder con nosotros?”, se envalentonó ante #BORDER un peronista que supo pasar varios períodos en la Legislatura platense.

En el PJ cae muy mal la intención oficial de terminar con el mecanismo llamado “doble firma”, un invento que hace años armaron entre peronistas y radicales para asegurarse que si el Presidente del cuerpo (siempre oficialista) gastaba plata, la vicepresidencia (ocupada por la segunda fuerza) se llevaba otro tanto como moneda de cambio.  

“Que se necesite una ‘doble firma’ para autorizar las erogaciones no fue garantía de mayor control, sino el modo de que si hoy gastás vos y yo te pongo el gancho, mañana vos me lo ponés a mí”, explican en la Legislatura bonaerense.

Ese tema ya tiene sus días contados, y es un secreto a voces que Vidal repasa con su hombre fuerte, el presidente de la Cámara de Diputados Manuel Mosca -esposo de la candidata oficialista Gladys González-  qué otros cambios llevarán adelante. El recorte de contratos, asesores, viajes y viáticos son las opciones principales.

La gobernadora y Manuel Mosca, esposo de la candidata González y hombre fuerte de la Legislatura.

La gobernadora y Mosca, hombre fuerte de la Legislatura bonaerense.

El tema llega en un momento complicado. Con un peronismo que se avizora dividido entre K y no K, el massismo pensó que había llegado su momento de recibir (en plata) los favores que le hizo al gobierno bonaerense en el primer año de Gobierno.  Pero no le resultará fácil.

Otro punto fundamental de una eventual reforma son las jubilaciones de privilegio, un agujero negro en las arcas provinciales.

Hoy para jubilarse los legisladores deben tener 55 años y 30 de servicio, pero se computan los de cualquier caja estatal o privada, y sólo dos años como legisladores. Esto hace que alguien que sólo fue legislador un período y trabajó de cualquier otra cosa, a los 55 años se jubile con un haber envidiable.

El plan de Vidal es equiparar las jubilaciones de la Legislatura con las del resto de los empleados públicos bonaerenses (salvo los docentes que tienen un régimen especial porque aportan más durante toda su carrera), con un mínimo etario de 60 años y un haber que sea el 70 o bien el 80 por ciento del salario.

Por donde se lo mire, el tema será resistido por la corporación política. En el entorno de Vidal, sin embargo, confían en que la resistencia será tan mal vista por la opinión pública que no tendrán más remedio que callarse la boca.

Sin embargo, las facturas podrán venir a la hora de votar. Después de todo, aunque Cambiemos crezca en votos en relación a las PASO como señalan algunas encuestas, nunca será suficiente para dejar de necesitar los votos legislativo del eterno peronismo, ese socio siempre sediento de más poder y recursos.

Más de Política y Economía

macri avion 2

¿Vuelve el Tango 01? El Gobierno lo mandó a arreglar y se dilata su remate

Emiliano Russo @emilianorusso7716 nov 2018
macri impuestos

La carga impositiva en tiempos de Macri: Pagaremos más que en 2015

Santiago Cámpora @santiagocampora06 nov 2018
macri curia

El Presupuesto le baja $4 millones a los sueldos de obispos, que debaten financiarse de otro modo

Emiliano Russo @emilianorusso7705 nov 2018
Canonero portada

El vice del Banco Central tiene 230 millones de pesos en el exterior

Leonardo Nicosia @leonicosia01 nov 2018
Macri Vidal

Macri y Vidal, de la tensión a los gestos de cara a diciembre

Emiliano Russo @emilianorusso7731 oct 2018
sandleris

Cuál es el verdadero costo de planchar el dólar

Santiago Cámpora @santiagocampora22 oct 2018
hugo moyano y huguito moyano

Huguito, el otro hijo de Moyano, tiene un puesto en el Congreso desde hace 12 años

Daniel Seifert @SeifertDaniel16 oct 2018
Macri Cabrera

Qué hacen los exministros “asesores” de Macri

Emiliano Russo @emilianorusso7711 oct 2018
de vido condena

De Vido condenado: La lista de kirchneristas inhabilitados para volver a ser funcionarios

Karina Poritzker @karipori110 oct 2018
Menem zafa

Menem absuelto: La impunidad al palo

Alejandro Drucaroff Aguiar @alejandrodruc05 oct 2018

Compartir con un amigo