Género

Polémico auge de la defensa personal para mujeres: ¿Sirve o es responder violencia con violencia?

Polémico auge de la defensa personal para mujeres: ¿Sirve o es responder violencia con violencia?

Según datos de la organización Mujeres de la Matria Latinoamericana (MuMaLá) , el 80 % de las mujeres se siente insegura al andar por la calle en Argentina. El 93 % aseguró que al menos una vez en su vida sufrió de algún tipo de acoso callejero. En paralelo, crece la oferta de clases de defensa personal y la venta de artículos como gas pimienta y otros objetos de “protección” pero…  ¿Dan resultados? ¿Conllevan más riesgo? ¿O es la respuesta que repite el problema?

 

Fernando Pascual es instructor en defensa personal. A las víctimas de violencia de género les da clases gratis, a través de la ONG Las Mirabal, de La Plata. Él dice que todavía hay mucho prejuicio y si bien aumentan las consultas, luego hay una demora hasta que las mujeres se deciden a tomar la primera clase. Cuando empiezan, dividen a los grupos entre aquellas que nunca sufrieron violencia física (ellas practican con grupos mixtos, para defenderse) y quienes sí fueron golpeadas y sufrieron abuso (ellas trabajan sólo entre mujeres, con asistencia psicológica porque las primeras clases son muy movilizantes).

Quienes dan las clases dicen que la defensa personal enseña a sobrevivir. Que quien las toma tiene más chances de salvarse de un ataque que quien nunca entrenó. ¿Qué enseñan? “No, solo técnicas -dice Pascual-. También a respirar, a resistir, a caer sin lastimarse y hasta Reanimación Cardio Pulmonar”. Las mujeres que toman clases por lo general tienen entre 17 y 35 años y trabajan fuera de sus casas, por lo que muchas veces se sienten inseguras si vuelven de noche. Pascual dice que conoce muchas historias de mujeres que pudieron defenderse. “Y cientos de historias donde las seguían y acosaban en ambientes públicos o privados, y han obrado de manera muy táctica y preventiva, dejando expuesto al agresor, o han hecho uso del gas de pimienta”, agrega. Para él, “sucede un cambio mental en las mujeres que entrenan con regularidad, se empiezan a dar cuenta que el tamaño o fuerza no son requisitos, que todos los seres humanos tenemos básicamente las mismas debilidades: ojos, genitales, rodillas y cuello.

Si nos fijamos en sitios de venta online, como Mercado Libre, hay toda una batería de objetos destinados a la defensa personal. Miremos el gas pimienta, por ejemplo. Vienen con forma de llavero, de lápiz labial, de perfumero. Los venden entre $100 y $500. En los comentarios al producto hay de todo, desde palabras de elogio por “lo discreto”, hasta quejas porque “no tiene suficiente alcance”. Lo cierto es que son muchas las consultas, de todo el país, para saber las características del producto. Un solo aviso informa que tiene más de 1.300 vendidos. Hasta se ofrecen picanas eléctricas promocionándolas como “ideal para mujeres para defensa personal”.

Gas pimienta, para la cartera de la dama (Foto: Mercadolibre)

Gas pimienta, para la cartera de la dama (Foto: Mercadolibre)

También hay libros y hasta un paraguas con manopla pensado para la misma tarea ¿Dónde buscar el límite? ¿Cuándo empezar a preguntarse por el negocio?

El año pasado, en Polonia, donde el 85% de las mujeres sufrió acoso alguna vez, el Estado dio clases gratuitas para todas las mayores de 18. En países como Bélgica, Francia, donde los índices de violencia doméstica también son altos, los cursos son regulados por el Estado. El año pasado también, el diario El País, anunciaba el auge de las clases de defensa personal entre las mujeres en España. Destacaban algo en particular, eran muchas madres que decidían llevar a sus hijas a esos cursos.

Margaret Mbatia, de Kenia.

Margaret Mbatia, de Kenia.

En el mundo hay otros nombres que han trascendido en esta tarea de dar herramientas de defensa: Margaret Mbatia, una keniata que se dedica a enseñar en Korogocho, Nairobi.

En Argentina, varias ONGs y diferentes instituciones lo ofrecen. En la Casa Abierta María Pueblo, también en La Plata, abordan la problemática de la violencia familiar y entre otras tareas dan clases de defensa personal. Dario Witt es el creador de la fundación.

Por su parte, Mabel Bianco, presidenta de Fundación para Estudio e Investigación de la Mujer (FEIM), dice: “que las mujeres se preparen por si reciben violencia de un extraño creo es algo que no todas eligen pero no es malo; especialmente si junto a esto aprenden a valorarse y mejoran su autoestima frente a los otros”.

Mabel Bianco, de FEIM.

Mabel Bianco, de FEIM.

Pero aclara: “En los casos en que son mujeres que viven violencia y por parte de sus parejas o ex parejas, me parece que no es con violencia que se combate la violencia.  Si bien estas son técnicas defensivas, implican violencia física. En general, las mujeres si quieren responder con violencia a la violencia del compañero, llevan en la mayoría de los casos las de perder porque ellos suelen ser físicamente más fuertes y hábiles que ellas, y además como ellas están vinculadas afectivamente con ellos, muchas veces no llegan a defenderse, porque los sentimientos les impiden. Me parece que las mujeres que viven violencia deben ser ayudadas a entender esas relaciones, a tomar distancia y a cuidarse en el manejo frente a esa pareja y sus reacciones, pero psicológicamente, y también con conductas no de agresión, a través de la distancia y separación, algo que les cuesta mucho y es lógico y entendible. Por eso, en estos casos no considero lo mejor enseñar estas técnicas. Quizá, el mejor subproducto es que ellas así puedan reflexionar sobre esta pareja, pero no sé si llegan a tomar la distancia que es lo que necesitan. En resumen, para Bianco, no debería ser una cuestión de política pública la enseñanza de defensa personal.

Este tipo de situaciones se dan en un contexto en el que organizaciones feministas y de derechos humanos presentaron en estos días una carta a dos domisiones de la Cámara de Diputados manifestando su preocupación por la disminución del presupuesto destinado al Instituto Nacional de las Mujeres: mientras que en 2017 se asignó $163.500.000, para el 2018 el monto es de $161.548.292.

Género
Natalia Gelós @nataliagelos

Nací en Cabildo. Me gradué en La Plata. Vivo en Floresta. Soy periodista freelance. Escribí y escribo en varios lados: La Nación, Ñ, Crisis, Anfibia y acá. Ando en bicicleta. Hace un tiempo, escribí un libro: "Antonio Di Benedetto Periodista".

Más de Género

Transplante de utero 5

Trasplante de útero: Una revolucionaria innovación científica para quienes sueñan con ser madres

Agustina Rinaldi @agustirinaldi23 may 2018
Trata de personas 2

Los verdaderos métodos que utilizan las redes de trata para captar chicas

Agustina Rinaldi @agustirinaldi14 may 2018
vasectomia portada

Por cada 13 mil mujeres que se ligan las trompas, apenas 97 varones se hacen una vasectomía

Natalia Gelós @nataliagelos09 may 2018
THE HANDMAID'S TALE -- The drama series, based on the award-winning, best-selling novel by Margaret Atwood, is the story of life in the dystopia of Gilead, a totalitarian society in what was formerly part of the United States. Facing environmental disasters and a plunging birthrate, Gilead is ruled by a fundamentalist regime that treats women as property of the state. As one of the few remaining fertile women, Offred (Elisabeth Moss) is a Handmaid in the Commander’s household, one of the caste of women forced into sexual servitude as a last desperate attempt to repopulate a devastated world. In this terrifying society where one wrong word could end her life, Offred navigates between Commanders, their cruel Wives, domestic Marthas, and her fellow Handmaids – where anyone could be a spy for Gilead – all with one goal: to survive and find the daughter that was taken from her. (Photo by: Take Five/Hulu)

Por qué The Handmaid’s Tale es la serie feminista del momento

Alejandra Casal @alitacasal24 abr 2018
feminismo light

Feminismo light: Cuando el machismo invisible ataca entre nosotras

Agustina Rinaldi @agustirinaldi20 abr 2018
incubadora portada

¿Fetos en incubadoras? Cuán inviable es la polémica “alternativa” para evitar la legalización del aborto

Agustina Rinaldi @agustirinaldi09 abr 2018
impuesto rosa portada

Impuesto rosa: Por qué las mujeres pagan hasta el doble que los hombres por lo mismo

Agustina Rinaldi @agustirinaldi26 mar 2018
_DSC0786

Feminismo en bicicleta, la lucha en (y por) el espacio público

Laura Marajofsky @lu_watermelon19 mar 2018
Agus111

Enferma 2.0: una influencer cuenta en primera persona cómo sufrió y lo escondió a sus seguidores

Agustina Rinaldi @agustirinaldi08 mar 2018
8M portada

#8M: Qué reclaman las mujeres, alrededor del mundo

Natalia Gelós @nataliagelos08 mar 2018

Compartir con un amigo