Los casos de acoso que invaden a Hollywood hicieron resurgir las acusaciones por conductas sexuales inapropiadas del ahora presidente estadounidense.  Su gobierno confirmó una postura esperable, aunque no por ello menos polémica: acusar de mentirosas a las denunciantes. La guerra con la tevé “demócrata”.
Fue la secretaria de prensa estadounidense Sarah Huckable Sanders la encargada de confirmar en una conferencia de prensa, la postura polémica de la Casa Blanca. Luego de que la reportera de CBS, Jaqueline Alemany, planteó una pregunta, la funcionaria contestó que eran todas mentiras. El presidente estadounidense había tildado las acusaciones en su contra con su ya trillado latiguillo negador de fake news.

“Claramente el acoso sexual ha estado en las noticias. Al menos 16 mujeres acusaron al presidente de haberlas acosado sexualmente durante el trayecto de la campaña. La semana pasada durante una conferencia de prensa en Rose Garden el presidente desmintió estas acusaciones. Entonces, ¿es genuina la postura de la Casa Blanca acerca de que todas estas mujeres mienten?”, fue la consulta de la cronista a la vocera en la rueda de prensa del pasado viernes por la tarde, de acuerdo a lo publicado por The Huffington Post.

https://www.youtube.com/watch?v=beEh3DpS9TQ

Sí, fuimos claros desde el principio y el presidente ya ha hablado sobre esto”, aclaró Sanders de una manera cortante. La declaración de la funcionaria, según el Huffington Post, procede a causa de las varias denuncias recientes de conducta sexual inapropiada, las cuales han motivado a varias personas de diferentes industrias a hablar del tema. En especial, en Hollywood, una usina mayoritariamente demócrata. La problemática del acoso no encuentra límites ideológicos en Estados Unidos.

Un artículo publicado por The New York Times sobre el productor de cine Harvey Weinstein, presunto culpable de acoso sexual, encendió esta movida. Trump dijo que no estaba sorprendido en lo absoluto acerca de lo de Weinstein pero no hizo ningún comentario acerca de las víctimas.

La televisión norteamericana, inclemente con Weinstein como con sus defensores pero también duramente enfrentada a la gestión Trump, tomó el guante y las comparaciones ante el caso. El conductor nocturno Seth Meyers, por caso, fue durísimo ante ambos casos.

https://www.youtube.com/watch?v=oKzFGhlFqqE

Además, Trump ha sido grabado con anterioridad, ya en 2005, haciendo comentarios fuera de lugar en un audio del programa Access Hollywood, el mismo salió a la luz el año pasado y dio pie a una gran cantidad de mujeres a seguir adelante con dichas alegaciones, acalladas con la vorágine del triunfo presidencial de Trump.

Con el tema acoso en la agenda más sensible de los medios norteamericanos, con las nuevas acusaciones contra los actores Kevin Spacey y Dustin Hoffman, el rebrote de la historia de Trump era apenas cuestión de tiempo. La duda es si podrá hacerle mella a una presidencia ya desde el inicio muy desprestigiada.

Traducción: María de los Ángeles González, para #BORDER.