Cultura Pop

Tuqui reescribe un cuento de Poe y lo hace de escalofriante actualidad

Tuqui reescribe un cuento de Poe y lo hace de escalofriante actualidad
Tuqui @TuquiSoy

Nuestro incansable columnista de humor se nos pone tétrico. Esta vez nos balancea tanto como la actualidad y nos lleva de un tirón desde el ajuste a los jubilados a las privilegiadas jubilaciones de los políticos. Como para dejarnos listos… para descomponernos.

 

El Pozo y El Péndulo es, aún hoy, cuando hay menos lectores que millonarios –lo que es mucho decir-, uno de los relatos más conocidos de Edgar Allan Poe. El título es un buen punto de referencia para intentar una respuesta a la pregunta más difícil de estos tiempos: ¿por qué todo está como está?

libro tuquiLa realidad se explica a partir de elementos antagónicos (blanco y negro, bueno y malo, vivo y muerto, noche y día, cero y uno, etc.) ya sea que observemos la naturaleza, las artes, las ciencias, el universo todo o incluso las supersticiones del estilo cielo e infierno, o dios y el diablo, si bien estas últimas, antes que explicar las sociedades que infectan, tienden a confundirlas y retrasarlas, como lo prueba el hecho de que los países más religiosos sean los más atrasados, y los más creyentes los más castigados.

La política, especialmente en los últimos tiempos, sigue esta norma. No ha habido gobierno que se ocupara de mejorar la calidad de vida de los jubilados (es razonable: muchos desvarían, no suman votos, no hacen lobby, no pueden ir al paro, mueren de a puñados, mayormente no influyen). A los políticos les importan poco y nada. El poder trae asociada la sensación de eternidad y omnipotencia y, como decía Quevedo, todos deseamos llegar a viejos y todos negamos que hemos llegado.

bullrich tuquiLa ley que el gobierno actual está a punto de perpetrar (perdón, quise decir sancionar) con la complicidad del -cuándo no- sector ventajero del PJ no es muy distinta de vilezas anteriores. Sólo a modo de ejemplo, recordemos que la anterior -permítaseme el eufemismo- administración vetó el 82% móvil y desoyó la resolución de la Corte Suprema que ordenaba pagar los juicios. Y que durante el descalabro de De la Rúa recortaron sus ingresos en un 13%. Es curioso que la artífice de aquel recorte, a cargo de un ministerio de la Alianza, sea hoy ministra de Seguridad. Pasando por sobre lo anecdótico, se ha de reconocer que cualquier parte de la política ES la política.

Tonelli tuquiUn episodio delicioso es la temeraria afirmación del conocido mentirosillo oficialista Pablo Tonelli: los jubilados ganarán menos, pero no perderán poder adquisitivo. Si esto es cierto, ¿por qué no repetir el esquema una y otra vez hasta eliminar el déficit, pagar la deuda externa multimillonaria y convertir a la Argentina en un país desarrollado y pujante?

Del otro lado, la maniobra de los legisladores del Frente Para la Vergüenza (1), franqueando la entrada a la patota habitual, no hizo más que refrescarnos su cristinizado delirio, la alegoría de Harry Potter contra lady Voldemort, beneficiando al gobierno antes que perjudicarlo.

He ahí el péndulo:

Alternamos populistas mentirosos, autoritarios y corruptos con liberales mentirosos, crueles e insensibles. Cada uno necesita que el otro llegue al extremo y toma de ahí el ímpetu para volver. Así, nos llenan de billetes que valen cada vez menos mientras ellos y sus socios alimentan las propias alforjas, o nos endeudan en miles de millones de dólares mientras ellos y sus socios… en fin, lo mismo.

Hoy pareciera, o más bien nos dicen, que no queda más remedio que defecar (estoy fino, no lo nieguen) sobre los jubilados para rascar algunos mangos (¿100.000.000.000 pesos?) del fondo del pantano.

macri tuquiY uno se pregunta ¿con cuánto contribuyen los bancos, los supermercados, los amos de la bicicleta financiera, en síntesis: los que tienen -cada vez más- dinero? ¿Qué aportan los burócratas sindicales multimillonarios atornillados en sus respectivos tronos? ¿Qué sacrifican los jueces, los ministros, los legisladores? ¿Cuántos billetes repatriaron los beneficiarios del blanqueo, incluyendo a los parientes y amigos que el presidente habilitó por decreto para hacer lo que la ley les prohibía?

¿No se hubiera juntado una buena torta manteniendo las retenciones a las mineras y evitando el perdón de deudas a las compañías eléctricas? ¿Cómo se reduce el gasto público sumando al Estado cada vez más ministerios, más secretarías, más subsecretarías? Leer los nombramientos en boletines oficiales provoca en cualquier persona honrada una sensación de vergüenza ajena.

Un solo ejemplo, por carencia de espacio: En el Ministerio de Trabajo hay 3 secretarías, 9 subsecretarías y ¡78 direcciones! Eso sí, trabajo no hay.

Y parece difícil que vaya a haberlo: en un mundo cada vez más tecnificado, ¿qué empleo conseguirán los millones de personas que no estudian, no trabajan y viven de la limosna estatal desde hace décadas? ¿Puede imaginarse una economía que necesite seis millones de cadetes?

He ahí el pozo:

Es donde estamos el resto, todos nosotros, y se hace cada vez más profundo. La movilidad social ha desaparecido, salvo hacia abajo. Para ascender se requiere no sólo trabajo, sino también estudio y especialización. Y en eso el plan ha sido común: los populismos necesitan destruir la educación pública y gratuita –la educación para pobres– porque sólo la ignorancia les garantiza más clientes (más indigentes, más votos) para perpetuarse. Los neoliberales no corrigen esta iniquidad: sus hijos no van a escuelas públicas, y un pueblo ignorante es más fácil de manejar y seducir con palabras lindas y discursos vacíos.

rossi tuquiTodo esto puede discutirse, y sé que me caerá un misil del lado cambiemita. Del lado kirchnerista no, pero sólo porque lo perdió Rossi.

En cualquier caso, recordemos: Adolfo Rodríguez Saá reclamó y percibe una beca vitalicia de 158.334 por haber sido presidente UNA SEMANA. Carlos Saúl Menem, condenado por tráfico de armas en primera y segunda instancia, cobra su salario como senador y también se lo premia por el desastre que hizo al frente del ejecutivo con $ 177.949 mensuales.rodriguez saa presidente tuqui

El ex juez Eugenio Zaffaroni cobra en concepto de jubilación (no os desmayéis) ¡$ 384.953 por mes!. Un poco más que 53 (cincuenta y tres) jubilaciones mínimas. La pícara Cristina Elisabeth ha de devolver $ 1.479.566 que cobró de más, sumando la pensión por el finado y la que ¿le corresponde? como ex capitana del barco que fondeó en la Isla del Desastre. Tengo entendido que sigue silbando y mirando para otro lado, pero no mete la mano en el grilo. Agradezcamos que al menos no presenta escritos antes de dar, a través de las redes sociales, todas las explicaciones que no da en los tribunales.

zaffaroni tuquiMientras tanto, al día de hoy, la canasta básica de los jubilados -es decir, lo mínimo que necesitan para sobrevivir- cuesta 17.546 pesos. La jubilación mínima es de 7.246. Y están por sustraerles un trimestre de inflación.

¿Quién legitima este desatino, y el anterior, y el anterior? Ustedes, lectores, cada vez que votan a uno y otro alternativamente, con una ingenuidad que enternece, creyendo que harán lo que sea más justo en vez de lo que resulte más redituable a los verdaderos dueños del país: los que manejan la guita.

Como dijo Massot, háganse cargo por una vez.

Tuqui

 

1) María Cristina Britez,  Carlos Castagneto, Juan Manuel Huss, Mayra Mendoza, José Amaldo Ruiz Aragón, Luana Volnovich…
Cultura Pop
Tuqui @TuquiSoy
@TuquiSoy

Casi actor, casi músico, casi periodista, casi escritor, casi humorista, casi anarquista, casi ateo. Hago de todo, pero nada bien. La evidencia cambia mi opinión.

Más de Cultura Pop

Destello03

Revival ochentoso: El regreso de los fichines… ¡al bar!

Pablo Strozza @pstrozza16 may 2018
fmi tuqui

Ávido de genuflexión, Tuqui se fue al Fondo

Tuqui @TuquiSoy11 may 2018
cobra-kai-3

100% nostalgia: Karate Kid revive en la nueva serie Cobra Kai

Alejandra Casal @alitacasal02 may 2018
television tuqui

Tuqui versus las sangrientas verdades mediatizadas

Tuqui @TuquiSoy27 abr 2018
la flor_1

La flor: cómo se ve una película que dura 14 horas (y se sobrevive para contarlo)

Pablo Strozza @pstrozza26 abr 2018
THE HANDMAID'S TALE -- The drama series, based on the award-winning, best-selling novel by Margaret Atwood, is the story of life in the dystopia of Gilead, a totalitarian society in what was formerly part of the United States. Facing environmental disasters and a plunging birthrate, Gilead is ruled by a fundamentalist regime that treats women as property of the state. As one of the few remaining fertile women, Offred (Elisabeth Moss) is a Handmaid in the Commander’s household, one of the caste of women forced into sexual servitude as a last desperate attempt to repopulate a devastated world. In this terrifying society where one wrong word could end her life, Offred navigates between Commanders, their cruel Wives, domestic Marthas, and her fellow Handmaids – where anyone could be a spy for Gilead – all with one goal: to survive and find the daughter that was taken from her. (Photo by: Take Five/Hulu)

Por qué The Handmaid’s Tale es la serie feminista del momento

Alejandra Casal @alitacasal24 abr 2018
tuqui portada serpiente

Por qué, según Tuqui, somos la serpiente que se come la cola

Tuqui @TuquiSoy06 abr 2018
the-good-place

#TopTen de las mejores series cortas para ver en el bondi

Alejandra Casal @alitacasal03 abr 2018
WhatsApp Image 2018-03-14 at 19.21.19

Hawking por Hawking: 10 definiciones del último genio contemporáneo

Javier Smaldone @mis2centavos14 mar 2018
Group of batteries

Tuqui intenta mirar la realidad desde un lado positivo… y aborta

Tuqui @TuquiSoy09 mar 2018

Compartir con un amigo