Cultura Pop

Ávido de genuflexión, Tuqui se fue al Fondo

Ávido de genuflexión, Tuqui se fue al Fondo
Tuqui @TuquiSoy

Nuestro intrépido humorista de actualidad decreta un nuevo fracaso en un país ávido de arrodillarse ante el FMI, despotrica contra nuestros clichés de democracia y se alegra del nuevo peronismo septuagenario. Léanlo antes de que se le venzan las rodillas.

 

Digámoslo con todas las letras, que son 22: Hemos fracasado de nuevo.

Pasados más de dos años, los objetivos no se han cumplido: La pobreza sigue ahí, acechando a los que todavía no devoró, la grieta se ha solidificado antes que cerrarse y en el país se mueven más kilos de falopa que de ladrillos.

Todo estaba atado a la lluvia de inversiones, pero el tío rico que pagaba la fiesta se borró y el alquiler del salón hay que pagarlo igual.

La —para mí— saludable decisión de eliminar el fútbol para algunos (los que aman el fútbol) pagado con la plata de todos no deja, aun siendo acertada, de ser otra mentira de campaña. Al eliminar el cepo hubo inflación. Las inversiones no vinieron. La oficina anticorrupción la maneja el partido de gobierno. Hay nuevos chanchullos y negociados (parece que la palabra robo sólo debe utilizarse para diferenciar la gestión anterior) donde suelen aparecer nombres cercanos al Ejecutivo. Los ministros que claman por inversiones tienen el botín… perdón, sus ahorros en el exterior. El dólar es la tortuga que se le escapó a Sturzenegger, las tasas convierten la especulación en la única opción viable para zafar de poner un negocio y quedar arruinado por impuestos y tarifas, aún con salarios que valen cada vez menos, y cada día estamos un poquitín peor… los que todavía podemos empeorar. La lista es extensa, pero para qué abundar en desgracias que casi todos (ellos no, claro) padecemos.

macri 2 tuqui

También insisten casi todos (nosotros no, claro) en los beneficios de la democracia, beneficios indudables cuando la palabra se ajusta a su etimología: gobierno del pueblo. Ahora bien, basta recordar la opinión de la inmensa mayoría sobre la exacción a los jubilados, o la reacción general ante el crecimiento exponencial de las tarifas. Si alguien fue consultado al respecto háganmelo saber.

Y ahora que ese dólar barato del que hablábamos hace quince días agoniza, nos llega la mayor atrocidad inconsulta de esta gestión: volvemos al arte de la genuflexión nada menos que con el Fondo Monetario Internacional, que se volvió bueno, como si alguien le hubiese puesto una cuota de moral al poder del dinero. Los dólares —es decir, la plata de verdad— que se obtengan servirán para pagar intereses y deudas ya contraídas durante lo que queda de esta gestión. Sigo preguntándome, desde hace décadas, cuando y en qué gasté todos esos millones de dólares que debo.

No hay trabajo, lo cual es una ventaja si consideramos cuánta gente matan o golpean para robarle cuando va a trabajar. Se importa cada vez más, se exporta cada vez menos, y de seguir por este camino el ingeniero —ay, cada vez que lo llamo así me acuerdo de Alsogaray— no será reelecto.

Y si eso ocurre…

¡Democracia, democracia, vamos a cambiar las cosas con el poder del voto!

Dos reflexiones sobre esta loable e ingenua exclamación: primero, en nuestra experiencia, votar, en general, no cambia las cosas sino las caras, y no todas: el que fue presidente será senador, el que era intendente será quien gobierne; pero a 40.000.000 de argentinos nos perserguirá con mayor o menor tenacidad la misma suerte: Cuanto más rico más prosperarás, cuanto más pobre peor te irá. Segundo, si no siguen estos, ya sabemos, vuelven los otros. Con otro nombre pero con el mismo discurso sanatero de la soberanía política, la independencia económica y la justicia social.

Ooooooootra vez. Y unos años después (cuatro, u ocho si roban moderadamente en el primer gobierno) se irán, ricos si no lo eran y más aún si lo fuesen, y el que tenga mucho dinero tendrá más y el pobre será más pobre.

Pero el cambio de nombre ya no engaña a nadie. Cuando ponen la foto de los muertitos ilustres detrás, ya sabemos de qué va.

Y vean si no. El peronismo se está “normalizando”, llega un peronismo transparente, honesto, sensible y todo lo que dicen de cada partido sus dirigentes. Un nuevo peronismo. Y a la cabeza de esta nueva visión están Julio Bárbaro (76), Héctor Campolongo (71) y ¡Luis Barrionuevo (76)!. De qué manera un sindicalista septuagenario famoso por quemar urnas y por ser afecto al champán Pommery (entre 2 y 5 lucas una botella) con jugo de naranja (ojalá fuese ése su único pecado) va a contribuir con las nuevas ideas, la honestidad y la transparencia es un misterio elusivo.

peronismo tuqui

De todos modos no importa. Cuando Leibnitz inventó (dedujo, prefieren algunos) los números binarios escribió la historia política argentina más corta que se conoce: si no sirven los peronistas que vengan los liberales, y si no sirven los liberales… que vengan los peronistas. Somos como el niño estúpido que sólo conoce dos maneras de tratar sus juguetes: romperlos con un martillo o cortarlos con un serrucho.

Por añadidura, permitimos que la política funcione como una especie de escudo protector: ellos viven en su mundo, que se alimenta del tuyo. Mantenemos una gran cantidad de larvas, rosqueros, inoperantes, imputables en busca de cobijo, inútiles que no saben más que levantar la mano cuando se les indica. Les pagamos los asesores, los choferes, los asistentes, los pasajes. Eso por derecha. El resto podemos sospecharlo.

Hay algunos que parecen ser honestos. Hasta ahora. No los nombro porque el día de mañana se destapa una olla y resulta que uno es una basura porque apoyaba a un corrupto. Pero el 95 por ciento de los políticos que conozco son como los bebés: egoístas, caprichosos, y hay que esperar a que los cambien para ver de qué tamaño es la cagada que hicieron.

Tuqui

Ver comentarios (1)

1 Comentario

  1. Leon Top

    14 may 2018 at 10:40 am

    Un profesor dijo «no hay jerarquía en la bosta». Pero yo creo que hay, y me atrevo a decir que desde el excremento llamado Proceso, a pesar de que el olor a inflación y desesperación no cambie de fragancia, le doy el premio de caca mayor al peronismo y de tufo gold al kirchnerismo, porque aunque el resultado sea el mismo, en cagarse como lo hicieron ellos en los pobres, roban por afano

    La mejor prueba? En doce años no hicieron una cloaca, miren si les gustará que se cague la otra gente!

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Cultura Pop
Tuqui @TuquiSoy
@TuquiSoy

Casi actor, casi músico, casi periodista, casi escritor, casi humorista, casi anarquista, casi ateo. Hago de todo, pero nada bien. La evidencia cambia mi opinión.

Más de Cultura Pop

Destello03

Revival ochentoso: El regreso de los fichines… ¡al bar!

Pablo Strozza @pstrozza16 may 2018
cobra-kai-3

100% nostalgia: Karate Kid revive en la nueva serie Cobra Kai

Alejandra Casal @alitacasal02 may 2018
television tuqui

Tuqui versus las sangrientas verdades mediatizadas

Tuqui @TuquiSoy27 abr 2018
la flor_1

La flor: cómo se ve una película que dura 14 horas (y se sobrevive para contarlo)

Pablo Strozza @pstrozza26 abr 2018
THE HANDMAID'S TALE -- The drama series, based on the award-winning, best-selling novel by Margaret Atwood, is the story of life in the dystopia of Gilead, a totalitarian society in what was formerly part of the United States. Facing environmental disasters and a plunging birthrate, Gilead is ruled by a fundamentalist regime that treats women as property of the state. As one of the few remaining fertile women, Offred (Elisabeth Moss) is a Handmaid in the Commander’s household, one of the caste of women forced into sexual servitude as a last desperate attempt to repopulate a devastated world. In this terrifying society where one wrong word could end her life, Offred navigates between Commanders, their cruel Wives, domestic Marthas, and her fellow Handmaids – where anyone could be a spy for Gilead – all with one goal: to survive and find the daughter that was taken from her. (Photo by: Take Five/Hulu)

Por qué The Handmaid’s Tale es la serie feminista del momento

Alejandra Casal @alitacasal24 abr 2018
tuqui portada serpiente

Por qué, según Tuqui, somos la serpiente que se come la cola

Tuqui @TuquiSoy06 abr 2018
the-good-place

#TopTen de las mejores series cortas para ver en el bondi

Alejandra Casal @alitacasal03 abr 2018
WhatsApp Image 2018-03-14 at 19.21.19

Hawking por Hawking: 10 definiciones del último genio contemporáneo

Javier Smaldone @mis2centavos14 mar 2018
Group of batteries

Tuqui intenta mirar la realidad desde un lado positivo… y aborta

Tuqui @TuquiSoy09 mar 2018
Agus111

Enferma 2.0: una influencer cuenta en primera persona cómo sufrió y lo escondió a sus seguidores

Agustina Rinaldi @agustirinaldi08 mar 2018

Compartir con un amigo