Cultura Pop

Revival ochentoso: El regreso de los fichines… ¡al bar!

Revival ochentoso: El regreso de los fichines… ¡al bar!

Con máquinas arcade originales de los años 80 y una cuidada oferta gastronómica, en El Destello, pleno Palermo Viejo, se pueden combinar videojuegos con la buena comida en un ambiente retro-futurista.  Guiño a la preadolescencia de los de 30 y largos.

Cuando era niño, allá por los años 80, los veranos de Santiago Idelson solían transcurrir en las playas de Miramar. Y al encanto del mar, el pequeño Santiago le sumó otra pasión: la de jugar a los viejos arcades tras la playa o en los días de lluvia. Una afición que jamás dejó de lado. “Recuerdo haber empezado con la computadora de mi papá en el año 81. La compu era una Osborne/1, una laptop de avanzada, y uno de los pocos juegos que tenía cargados era el Space Invaders. Viví en tiempo real toda la historia de los videojuegos, más que nada la de los arcades, y les tengo un cariño especial a los gráficos píxel, a la narrativa y a los sonidos de esos viejos juegos, recuerda Santiago, con la ternura de quien evoca una época dorada de su infancia.

Destello01Tras viajar mucho y descubrir que tanto en Japón como en los Estados Unidos existían bares temáticos con el Tetris, el Pac Man, el Wonder Boy o el Street Fighter, por poner algunos ejemplos, originales, Santiago y un par de socios más decidieron monetizar su pasión. Así nació el Bar El Destello, una propuesta diferente en ese rincón de Palermo que aún conserva la denominación original de Viejo, rodeado de esos tradicionales talleres mecánicos que todavía resisten ante la avanzada de lugares para comer, tiendas de diseño y demás manifestaciones de la vida moderna y canchera en el Siglo XXI.

Para la ambientación del bar era fundamental dar con arcades originales. Así fue como se hicieron de varias máquinas en perfecto estado, y cranearon un lugar en el que los arcades y la buena mesa estilo fast food van de la mano. “No hay flippers, ya que es difícil encontrarlos en buen estado. Y también es difícil mantenerlos en el caso de que se rompan, ya que no abundan los repuestos o si se consiguen con carísimos”, responde Santiago ante la pregunta por la ausencia en El Destello de las otras estrellas de locales costeros ochentosos de fichines como Sacoa. Las fichas para jugar se regalan tras comprar una cerveza o un sándwich, y no se venden por separado. La decoración de El Destello va en sintonía con la onda: hay un mural de personajes de cine fantástico de los 80 con la estética del costado de los flippers, una nave de Space Invaders de neón de cuatro metros, un condensador de flujo del Delorean de Volver al futuro y un ET que acompaña a todos desde la barra.

Destello10En cuanto a la comida, hay varias opciones de cerveza artesanal y, para diferenciarse de la moda imperante, no hay hamburguesas. “Pero nuestro sándwich de cuadril bien puede pasar por una hamburguesa, y es más rico, dice Santiago. “Quisimos darle el mismo cuidado al costado gamer y al gastronómico, que la bebida y comida fueran también un punto fuerte del bar. En el armado de la carta de platos nos dio una mano Lelé Cristóbal, dueño y alma máter del Café San Juan, de quien tenemos su vermú tirado de la casa. Y también hay sidra tirada”. La música va en sintonía, con David Bowie y el brit pop de Oasis, Blur y Pulp como banda de sonido estable del lugar.

La sensación en el Bar El Destello es más de revival que retro, pero al mismo tiempo contemporánea. Ver como gente que se crió con la Play Station le toma el gusto al Street Fighter no deja de ser curioso y lindo al mismo tiempo. Y saber que la diversión estará acompañada de un buen trago y o un rico sándwich, hace que el combo sea casi irresistible para cualquiera que haya pasado horas de su vida ante un arcade. “No me parece que el bar sea retro, ya que tiene un costado minimalista y moderno. Tiene una cosa de cómo imaginábamos el futuro hace treinta años, dice Santiago, y no se puede más que darle la razón. A visittar El Destello, entonces, y a recordar, a emocionarse, pero por sobre todas las cosas, ¡a jugar!

Click to add a comment

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Más de Cultura Pop

fmi tuqui

Ávido de genuflexión, Tuqui se fue al Fondo

Tuqui @TuquiSoy11 may 2018
cobra-kai-3

100% nostalgia: Karate Kid revive en la nueva serie Cobra Kai

Alejandra Casal @alitacasal02 may 2018
television tuqui

Tuqui versus las sangrientas verdades mediatizadas

Tuqui @TuquiSoy27 abr 2018
la flor_1

La flor: cómo se ve una película que dura 14 horas (y se sobrevive para contarlo)

Pablo Strozza @pstrozza26 abr 2018
THE HANDMAID'S TALE -- The drama series, based on the award-winning, best-selling novel by Margaret Atwood, is the story of life in the dystopia of Gilead, a totalitarian society in what was formerly part of the United States. Facing environmental disasters and a plunging birthrate, Gilead is ruled by a fundamentalist regime that treats women as property of the state. As one of the few remaining fertile women, Offred (Elisabeth Moss) is a Handmaid in the Commander’s household, one of the caste of women forced into sexual servitude as a last desperate attempt to repopulate a devastated world. In this terrifying society where one wrong word could end her life, Offred navigates between Commanders, their cruel Wives, domestic Marthas, and her fellow Handmaids – where anyone could be a spy for Gilead – all with one goal: to survive and find the daughter that was taken from her. (Photo by: Take Five/Hulu)

Por qué The Handmaid’s Tale es la serie feminista del momento

Alejandra Casal @alitacasal24 abr 2018
tuqui portada serpiente

Por qué, según Tuqui, somos la serpiente que se come la cola

Tuqui @TuquiSoy06 abr 2018
the-good-place

#TopTen de las mejores series cortas para ver en el bondi

Alejandra Casal @alitacasal03 abr 2018
WhatsApp Image 2018-03-14 at 19.21.19

Hawking por Hawking: 10 definiciones del último genio contemporáneo

Javier Smaldone @mis2centavos14 mar 2018
Group of batteries

Tuqui intenta mirar la realidad desde un lado positivo… y aborta

Tuqui @TuquiSoy09 mar 2018
Agus111

Enferma 2.0: una influencer cuenta en primera persona cómo sufrió y lo escondió a sus seguidores

Agustina Rinaldi @agustirinaldi08 mar 2018

Compartir con un amigo