Su ingreso al Ministerio de Desarrollo Social de la Nación no había resultado tan sencillo como parecía. Licenciada en Economía y además, en Psicología de la Universidad de Belgrano y con un marcado interés por el trabajo social, en febrero de 2016 Inés Zorreguieta quiso evitar el escándalo y -dicen- no ejerció el cargo que le había sido otorgado. “Directora de Despacho y Mesa de Entradas de la Dirección General de Administración de la Secretaría Ejecutiva del Consejo Nacional de Coordinación de Políticas Sociales de la Presidencia de la Nación”, decía su nombramiento por el Decreto 331/2016, firmado por el presidente Mauricio Macri para que entrara a trabajar en la cartera de  Carolina Stanley.

Las reuniones entre Máxima y Macri generaron ruido por el nombramiento de Inés.

Las reuniones entre Máxima y Macri generaron ruido por el nombramiento de Inés.

Fue contratada por 18 meses y de hecho presentó dos declaraciones juradas en la Oficina Anticorrupción -y en algún momento, su nombre había integrado la lista de incumplidores de esa norma, que publica la OA-, pero después de ser cuestionada por ciertos sectores del kirchnerismo y de que la Casa Real holandesa saliera a aclarar que su nombramiento nada tenía que ver con la buena relación entre la reina Máxima y Macri, Inés dejó el cargo y quedó a la espera de una segunda oportunidad.

De hecho, en su segunda presentación ante la OA, Zorreguieta declaraba que había suspendido la actividad en su cargo en junio de 2016. Su patrimonio era austero: apenas declaraba poseer la mitad de un terreno en Villa La Angostura, tasado en 357.279,50 pesos y que, según su DDJJ, había sido un “regalo”, sin más aclaraciones.

La DDJJ de Zorreguieta y el anuncio de su salida del primer cargo.

La DDJJ de Zorreguieta y, destacado, el anuncio de su salida del primer cargo.

La propuesta para regresar a la actividad pública le llegó un tiempo después. En febrero de este año Inés Zorreguieta entró a la SISU, Secretaría de Integración Socio Urbana del mismo ministerio, con sede en la planta baja de Huergo 131, Capital Federal. La nueva secretaría –que anteriormente pertenecía al Ministerio de Planificación, pero había pasado a Desarrollo Social– se había armado bajo el mando del licenciado Sebastián Welisiejko, economista de un nutrido currículum internacional. Inés –bilingüe y egresada del Colegio Palermo Chico– entró al Área de Planificación de la SISU, bajo el mando de Sofía Torroba, directora nacional de Desarrollo Humano y una de las funcionarias del riñón más cercano a la ministra Stanley, además de su amiga personal.

Sofía Torroba, la jefa de Zorreguieta, en un timbreo.

Sofía Torroba, la jefa de Zorreguieta, en un timbreo.

“Inés estaba en la secretaría con más proyección y empuje del sector. Macri tiene muchas fichas en el SISU. Muchos la llaman ‘la estrellita del Ministerio’. Es un área integrada por profesionales súper capacitados y bien elegidos, que replica el trabajo social de la gobernadora Vidal en la Provincia”, aseguran desde lo más alto del Ministerio, sobre la secretaría que trabaja en la integración sociourbana de barrios humildes en quince provincias del país. La sorpresiva muerte de Zorreguieta -cuya hipótesis principal es un suicidio– dejó truncos los planes.

Vidal y Stanley trajaron con Zorreguieta.

Vidal y Stanley trajaron con Zorreguieta.

Además, según dejaron trascender, la hermana menor de Máxima integraba un equipo de cuatro personas y estaban a cargo de la organización y comunicación de las actividades del sector. “Ine, como se hacía llamar por sus compañeros, era súper trabajadora y estaba muy comprometida con el área. Tenía un rol activo y por momentos protagónico, ya que su trabajo atravesaba muchas áreas”, apuntan sus compañeros y agregan que era frontal para transmitir sus ideas, muy sagaz al proponer soluciones y querida por todos nosotros. Llegaba primera, se iba última. E incluso trabajaba los fines de semana, aunque no le correspondiera. Estaba haciendo un postgrado en Sistemas para aplicar sus conocimientos en el área y era proactiva”.

Inés Zorreguieta y su hermana, la reina de Holanda.

Inés Zorreguieta y su hermana, la reina de Holanda.

¿Hablaba de su hermana Máxima? “Jamás. En cuatro meses no la escuchamos hacer una referencia a la Reina de Holanda”, agregan todavía conmovidos porque el martes había ido a trabajar, como cualquier otro día. Voceros de Stanley fueron escuetísimos en sus respuestas ante la consutla de #BORDER: evitaron dar precisiones sobre los cargos que la hermana de la reina de Holanda había -o no- ejercido y revelaron que no harían ninguna declaración, por pedido expreso de la familia.