Dice que se enteró del caso por una radio y que no es “provida”, aunque los respeta. “No nos van a imponer conductas inmorales así nomás”, advierte. Sus libros y su admiración por el carapintada Seineldín. Su recelo con los medios. Y su insólita conspiranoia internacional, con tinte xenófobo: “Si controlan la natalidad de un país controlan sus recursos naturales”.

 

El caso trascendió cuando un grupo comandado por el periodista Mariano Obarrio publicó en redes sociales una foto. En ella se ve al cronista del diario La Nación acompañado de seis mujeres, todos sonrientes en la puerta del Hospital Rivadavia. Tenían como intención detener la práctica de un aborto contemplado dentro de la ley.

Obarrio y militantes celestes. El comunicador borró el tuit en el que decía que intentarían impedir un procedimiento legal.

Obarrio y militantes celestes. El comunicador borró el tuit en el que decía que intentarían impedir un procedimiento legal.

Hicieron vigilias y pintadas amenazantes para los médicos. Pero, más allá de lo mediático, el hecho tiene consecuencias jurídicas porque el abogado Marcelo Luis Breide Obeid presentó una denuncia penal en la Comisaría 17° que luego pasó a la fiscalía 53° y fue elevada al Juzgado Criminal y Correccional N° 62.

“Me enteré de que se estaba por efectuar la posible comisión de un delito e hice la correspondiente denuncia penal”, informa Breide Obeid, vía telefónica con #BORDER. El hombre declina la participación televisiva y asegura que no busca trascendencia. “No me interesa la tele porque te ponen con diez tipos que piensan negro y yo pienso blanco; no me interesa el debate”, dice.

Se define como “un ciudadano de a pie” y  niega cualquier vinculación con grupos autoproclamados “ProVida”, a quienes asegura respetar por la pelea que vienen manteniendo. A la vez, desconoce cualquier tipo de liderazgo respecto de esta pelea.

El hecho de que se hubiera filtrado la petición de una mujer a su legítimo derecho de practicarse un aborto constituye una violación a la privacidad y al secreto profesional que todo médico debe tener. Breide Obeid tiene una curiosa explicación respecto de cómo se enteró.

Lo que dejó asentado en la denuncia es que supo del aborto cuando venía a bordo de un colectivo de la línea 60. Según este relato el chofer sintonizó una radio y allí anunciaron que el 2 de octubre se practicaría un aborto en el Rivadavia. Y ahí decidió actuar.

Cuando se le refiere que la ILE está contemplada dentro del Código Penal, el hombre es tajante. “Según el Código Penal, desde 1921, en los únicos casos en los que se puede cumplir con eso es en el caso de violación de mujer idiota o en el de peligro inminente de la madre, pero lo que era un peligro en 1921 no es tal ahora, con las ecografías y todos los estudios que existen”.

#BORDER: -Pero en este caso en particular se trataba de un caso de violación, y eso está dentro de la ley.

Breide Obeid: –No me consta que así sea, por eso hice la denuncia penal. Aparte ningún protocolo está por encima del Código Penal, por más que los medios digan que sí. Nada justifica matar a un ser humano.

#BORDER: -Lo suyo es un planteo de fondo más que de coyuntura.

Breide Obeid: –Absolutamente de fondo. No somos Hollywood, esto no es el cine, es Argentina.

Breide Obeid, el abogado de la polémica.

Breide Obeid, el abogado de la polémica.

Cuando la identidad del denunciante comenzó a circular en algunos medios de comunicación se lo asoció a su libro Vocación del militar cristiano: consideraciones de la doctrina católica en el derecho de guerra moderno”. Pero. para Breide Obeid, no es suficiente sólo presentarlo y nombrarlo como autor de dicha obra. Sostiene que también escribió “El trabajo del médico y la mala praxis”, de Ediciones Tribunales, que –explica- es su tesis doctoral y está prologado por prestigiosos profesionales de la salud, a los que fue conociendo a lo largo de su trabajo en la Comisión de Ética en la Universidad Maimónides.

Considera algo tendencioso que se lo vincule a su ópera prima, que tiene 152 páginas. El libro está recomendado en youtube por la booktuber católica Marcela Herenú, quien elogia la tapa, a la que describe: “Ilustrada con un vitreaux existente en la parroquia Patrocinio de la Virgen ubicada en el complejo policial Churruca obra del pintor comisario (R) Jorge Aníbal Muñoz, que representa al Gral. Manuel Joaquín del Corazón de Jesús Belgrano cumpliendo una promesa que le hiciera a la Virgen Santísima”. Breide Obeid explica aquel primer trabajo: “En ‘Vocación del militar cristiano’ hablo de las consideraciones jurídicas y del respeto en la guerra. ¿Y eso resulta que es un crimen?, se pregunta, y agrega: “Lo escribí hace 20 años, y el de mala praxis hace 5. Sería bueno que hablen de todo.

El abogado tiene 61 años, y recuerda sus años de formación educativa, su infancia. “Cuando yo era chico nos enseñaban que teníamos que tener más población. Ahora inventaron la ingeniería de las migraciones.Traigo poblaciones de otros lugares, poblaciones con menos fuerza a que trabajen acá. El problema de fondo es llamar bien al mal.

Y profundiza sobre este concepto. “El crimen pasa a ser una virtud, pero el argentino es inteligente, puede ser desorganizado como sociedad, pero Argentina no es Europa, no es Asia ni es África. Acá vamos a actuar firme.

#BORDER: ¿Piensa denunciar otro intento de ILE?

Breide Obeid: –Depende de las circunstancias de tiempo, forma y lugar.

Considera que los medios “ejercen un lobby a favor de la legalización del aborto” y opina que el periodismo es el poder más influyente de todos, por encima de los otros tres poderes. No nos van a imponer conductas inmorales así nomás; no somos empanadas que se comen de un bocado, como decía San Martín. No aceptamos la inmoralidad, por más que nos lo digan los medios. Tienen intereses económicos. Nos quieren borrar del mapa a los que no entramos en sus clasificaciones”.

#BORDER: ¿A quiénes?

Breide Obeid: –A las personas normales con sentido común. ¿Cómo puede ser posible que lo que antes se consagraba como un crimen ahora sea una virtud? ¿O su mamá es dueña de usted?

#BORDER: -Ya no.

Breide Obeid: –Desde la concepción ya no. En la bellota del roble está todo el roble; en el corazón del huevo está el huevo. Ahora la consigna es: “Les doy un puñado de dólares a cambio de que nos entreguen la vida de sus hijos”.

#BORDER: ¿Quién?

Breide Obeid: –Hay una intención internacional. Si controlo la natalidad de un país controlo sus recursos naturales. Si controlo la moralidad controlo su fuerza. Los países más poderosos son los más poblados. El control de la natalidad viene desde 1970. Está todo impuesto. Nosotros creíamos que estábamos al margen de todo esto, pero es querer justificar el matar. No es mi cuerpo, es el cuerpo de mi hijo, del bebé. Nadie tiene derecho a quitarle la vida a nadie.

El otro elemento que lo molestó de su descripción mediática es que lo consideraran como hombre afín al militar carapintada Mohamed Alí Seineldín. “Dicen que soy pro Seineldín, pero se murió hace 10 años.

#BORDER: -Se lo pregunto yo. ¿Qué opina de Seineldín?

Breide Obeid: –El coronel Seineldín fue un héroe de la guerra de Malvinas. Una persona honestísima. Aparte, ¿qué es el seineldinismo? Quiero a las personas que quieren a mi patria. Me parece una persona muy respetable.

#BORDER: -Quizás lo vinculan a Seineldín por su apellido.

Breide Obeid: Gustavo Breide Obeid es mi hermano. Es una persona excelente. Todo lo que hizo lo hizo por patriotismo. La Argentina etiqueta todo. Tato Bores decía que la culpa siempre la tiene el otro. El último alzamiento fue hace 30 años.

#BORDER: -¿Usted participó?

Breide Obeid: –No, yo estaba en el Litoral. Soy militar retirado.

Gustavo, su hermano, fue uno de los líderes de los alzamientos carapintadas de 1987 y 1990 y es fundador del Partido de la Reconstrucción. Marcelo Breide Obeid termina la conversación con una recomendación. “Si quiere anotar lo que estoy diciendo hágalo, pero ponga todo. Ustedes los periodistas manipulan para que la gente me odie”.

#BORDER: ¿Y lo odian?

Breide Obeid: –No, al contrario, me felicitan. Actúe de buena fe como yo lo estoy haciendo.

#BORDER: Voy a reflejar lo que usted me dice.

Breide Obeid: –Me importa un pito porque no digo nada malo. Ahora quizás tengo que corregirme. En esta nueva moral que quieren imponer a lo mejor lo que digo está mal.

Pintadas amenazantes en el hospital Rivadavia.

Pintadas amenazantes en el hospital Rivadavia.