Cultura Pop

Las palpitaciones superclásicas de Tuqui previas al Boca-River histórico

Las palpitaciones superclásicas de Tuqui previas al Boca-River histórico
Tuqui @TuquiSoy

Nuestro analista de gracias y desgracias se disfraza de comentarista deportivo y repasa todo lo importante que de ahora hasta la revancha nos va a dejar de importar. La necesidad de una alegría y la grieta que puede abrazar a macristas y kirchnerista en un sólo grito.

Para Carlos J.

Nos despertaremos como siempre, con las alarmantes y monótonas sorpresas cotidianas: subió el dólar y aumentó la nafta, o bajó el dólar y aumentó la nafta, o hay que esperar Juego de Tronos hasta el año que viene y aumentó la nafta. Pero no será lo más relevante del día, ni eso ni que estén un poquito más caros el aceite, los fideos, el tomate y… en fin, elegí tu artículo preferido. Tampoco que haya caído la producción ni que la timba financiera siga drenando. Ni los delitos cotidianos ni los cortes de calles ni los enfrentamientos entre Gobierno y sindicatos tendrán la misma importancia. Ni los programas de noticias mayormente encargados de mostrar la pérdida de tiempo de hacerle zancadillas a un presidente que al parecer se tropieza solo.

Ni siquiera el tiempo transcurrirá del modo habitual. A medida que avance el día el corazón irá latiendo más lento, el aire se irá cargando de magnetismo y casi todo el universo irá desapareciendo, hasta que entremos en una especie de singularidad deportiva: no habrá espacio, ni tiempo, ni gravedad. Solamente un enfrentamiento nunca producido y a la vez irrepetible (1) entre equipos de fútbol.

Nuestros padres, nuestros abuelos, nuestros bisabuelos, nosotros mismos, hemos considerado casi una utopía que una final de copa Libertadores entre Boca y River se produjera durante nuestro tiempo de vida.

Hasta el menos futbolero sabe lo que eso significa. Se alterará el pulso del país, y tal vez se paralice como en El Día Que la Tierra se Detuvo.

Ya que estamos, les recuerdo que se triplicará el riesgo de infarto entre los más apasionados. Así que háganse ver, muchachos, y si se cruzan con el tano Pasman intérnenlo.

La desagradable grieta que nos divide desaparecerá por un rato, reemplazada por otra grieta, más festiva. Podría hasta ser emocionante ver a macristas y kirchneristas abrazados y gritando el mismo gol.

La contracara de ese latido único que llegará hasta los confines del país será la diversidad doméstica. Las cábalas más insólitas (además de los rezos y cadenas de oración que le demostrarán a alguno de los dos equipos que dios no existe) se multiplicarán de casa en casa. Desde quien por misteriosas razones no quiere enterarse antes del partido de la formación del rival hasta las más complejas modificaciones ambientales y escenográficas (ese sillón va ahí, vos te sentás acá, ponete la camiseta con el agujero en la espalda, traigan el mate del abuelo).

Uno sospecha que todos saben que ni ponerse una careta con la imagen del director técnico, ni prender velas negras ni colgarse un collar de dientes de tiburón afectará el resultado del partido. Seguramente es otro pequeño juego, parte del juego mayor.

Esperemos que sea un encuentro para disfrutar, aunque lamentablemente luego de ambos partidos muchos corazones estallen de alegría mientras otros se estrujan de tristeza.

Pero todavía queda un rato para que el tiempo se siga estirando, hasta llegar al primer latido de noventa minutos, y luego el corazón haga lo que pueda hasta el partido definitivo.

Dos latidos en 180 minutos.

Desde la razón, serán dos partidos de fútbol sumamente importantes y que serán comentados durante meses. Pero el fútbol, para el hincha, tiene poco de razón y mucho de pasión.

Para el que lleva los colores de su equipo corriendo por las venas éste no es un simple enfrentamiento: es un acontecimiento que empalidece la llegada del hombre a la Luna, el descubrimiento de América y hasta la invención de la rueda.

Ojalá ambos pudieran ganar, porque no hay en este país sufrido y pisoteado ninguna persona honesta que no merezca esa alegría.

Suerte para todos.

 

Tuqui

 

  1. Me dicen que a partir de la próxima edición la final se resolverá en un solo partido, en cancha neutral; de ser así, ésta será la única vez que jueguen cada uno en su propia cancha para lograr el título.

 

Click to add a comment

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Cultura Pop
Tuqui @TuquiSoy
@TuquiSoy

Casi actor, casi músico, casi periodista, casi escritor, casi humorista, casi anarquista, casi ateo. Hago de todo, pero nada bien. La evidencia cambia mi opinión.

Más de Cultura Pop

foodies netflix

Netflix se puso porno… de comida: Realities y documentales para comer mirando

Candela Martín @candimartin_02 nov 2018
tuqui trolls

Tuqui, un arrepentido de las redes

Tuqui @TuquiSoy19 oct 2018
collette

El primer orgasmo de Toni Collette, una carta segura para las series

Candela Martín @candimartin_19 oct 2018
Big-Bang-Theory

El fin de la era geek: Arranca la última temporada de The Big Bang Theory

Candela Martín @candimartin_08 oct 2018
POSE 1

Ryan Murphy: El rey de la TV queer estrena la serie más trans de la historia

Candela Martín @candimartin_05 oct 2018
portada

La belleza real no está en la balanza

María Julia Oliván @mjolivan29 sep 2018
dady brieva tuqui

Nos gusta hablar de poliamor pero somos adictos al poliodio

Tuqui @TuquiSoy28 sep 2018
sisters australia 2

Del otro lado del mundo: El estreno de Sisters y otras 4 series imperdibles de Australia

Candela Martín @candimartin_21 sep 2018
LA CASA DE LAS FLORES

¡Viva México, cabrones! Las 6 series aztecas que generan adicción

Candela Martín @candimartin_06 sep 2018
brancatelli tuqui

La fábrica de teorías conspirativas a la carta de Tuqui

Tuqui @TuquiSoy31 ago 2018

Compartir con un amigo