Ricardo Barreiro ingresó al sinceramiento fiscal por casi 7 millones de pesos, mientras que Raúl Copetti lo hizo por 10 millones y su mujer, Daniela Cian, aportó 2 millones más. Bonadio pidió los informes a la AFIP antes de que se declararan insolventes en los embargos multimillonarios que les impuso. Copetti insólito: declaró que no puede ser “valijero” porque tiene operado un hombro. Documentos exclusivos.

 

El ex recaudador del Frente para la Victoria en Santa Cruz, Raúl Copetti, adhirió al sistema de declaración voluntaria de bienes -el sinceramiento fiscal– el 17 de abril de 2017 y blanqueó “varios inmuebles y una embarcación por una suma aproximada a los diez millones de pesos. Su esposa, Daniela Cian, hizo lo mismo por unos dos millones de pesos en bienes.

Todo consta en informes que el 18 de octubre pasado la AFIP entregó a Claudio Bonadio, con detalles que se guardan en legajos reservados, y cuya información general fue incluida por el juez en los procesamientos que les dictó el 22 de ese mismo mes.

El blanqueo de Copetti y su esposa, informado por la AFIP a Bonadio.

El blanqueo de Copetti y su esposa, informado por la AFIP a Bonadio.

Copetti está ahora detenido con prisión preventiva y procesado como miembro de una asociación ilícita que recaudó sobornos entre las principales empresas de obra pública del país entre 2003 y 2015, según la acusación. La causa por los cuadernos de la corrupción del kirchnerismo.

“Sí poseo dinero, pero no por el monto estipulado lo cual es totalmente excesivo. A lo sumo puedo afrontar un 1% del monto solicitado. De puño y letra reaccionó así ante el embargo de tres mil millones de pesos ($3.000.000.000,00)) que le impuso Bonadio.

Copetti admitió poder afrontar un 1% del embargo: unos 30 millones de pesos.

Copetti admitió poder afrontar un 1% del embargo: unos 30 millones de pesos.

Con esa declaración Copetti admitió tener al menos, 30 millones de pesos disponibles. Lo hizo el 22 de octubre, cuando firmó la notificación de su procesamiento, estampó su huella digital y mandó su mensaje manuscrito desde la cárcel de Marcos Paz. No hizo mención al blanqueo.

En el esquema del juez y del fiscal Carlos Stornelli, se lo ubica dentro del grupo de allegados a los Kirchner que habría participado del traslado de bolsos con dinero cuando llegaban en avión a Santa Cruz desde Buenos Aires.

En su declaración indagatoria dijo que vive en Calamuchita, Córdoba y que su último trabajo fue en el directorio del Banco de Santa Cruz nombrado por el ex gobernador Daniel Peralta, hasta el 2009 cuando renunció “en desacuerdo con el manejo de la provincia, en general con el manejo económico”.

Y explicó que a Néstor Kirchner sí lo esperaba en el aeropuerto pero “no como valijero sino más bien como amigo personal de él, es más, lo esperaba en la escalera del avión”. Además mencionó estar operado del hombro derecho desde el 2004 por “la pesca con mosca, algo que le impide hacer fuerza.

También invocó pobreza el ex jardinero Ricardo Barreiro. “No poseo bienes ni dinero”, escribió y estampó su huella digital al notificarse en el mismo penal del procesamiento con preventiva.

Barreiro dijo no poseer "bienes ni dinero". Había entrado en el blanqueo.

Barreiro dijo no poseer “bienes ni dinero”. Había entrado en el blanqueo.

“Con fecha 31 de marzo de 2017 se acogió al sistema de declaración voluntaria de bienes, declarando inmuebles, automotores y embarcaciones por la suma de seis millones novecientos ochenta y un mil cien de pesos ($6.981.100)”, según los informes que el organismo recaudador entregó sobre Barreiro, a pedido del juez, en el marco de la causa por los cuadernos de la corrupción K. 

Bonadio detalla el blanqueo del jardinero Barreiro.

Bonadio detalla el blanqueo del jardinero Barreiro.

Barreiro fue casero de los Kirchner en Santa Cruz pero también tuvo un cargo en Orsna en el aeropuerto de Calafate y la concesión de jet paq, además de ser embajador cultural en Clorinda, Formosa, y coordinador del Ministerio de Cultura de Entre Ríos.

Otros dos ex secretarios de los Kirchner, Roberto Sosa y Julio Álvarez, argumentaron cuestiones similares contra el embargo. “No poseo bienes para cubrir esa suma del embargo y tampoco dinero”, informó Álvarez, ex secretario de Presidencia en el kirchnerismo. Sosa, quien tuvo el mismo cargo que Álvarez, también declaró pobreza. “No poseo dinero para embargar ni bienes”.

El ex secretario presidencial Sosa responde al embargo.

El ex secretario presidencial Sosa responde al embargo.

Todos forman parte de una segunda tanda de procesados vinculados a lo que ocurría en Santa Cruz cuando los Kirchner llegaban en avión desde Buenos Aires y se activaba el circuito de bajada de bolsos y su traslado a la residencia familiar, según la acusación que incluyó a Fabián Gutiérrez, excarcelado luego de acordar ser imputado colaborador.

Al igual que el procesamiento de la ex presidenta Cristina Kirchner como supuesta jefa de la asociación ilícita junto a su ex ministro de Planificación Julio De Vido y otros 40 acusados en una primera tanda, la situación de estos ex colaboradores y ex secretarios está a estudio de la sala I de la Cámara Federal porteña.