Así lo consideró el presidente de la Comisión de Asuntos Constitucionales del Senado, Marcelo Fuentes, quien encabezó hoy el debate por la ley que propone la extensión del derecho al voto a partir de los 16 años de manera optativa.
«Yo nací en el año 48, mi madre no votaba. La discusión que se generó en torno a si las mujeres podían o no votar, hoy uno lo mira en perspectiva histórica y es absurdo. Antes de la Ley Saenz Peña votaban los hombres con propiedad. Toda extensión de derechos generan núcleos de resistencia de los sectores más conservadores de la sociedad, pero son cambios que tienden a extender los derechos de los ciudadanos», agregó.
Cojoso y risuaeño el neuquino Fuentes argumentó en favor de la ley que amplia los derechos de los adolescentes. «Cada uno puede hacer lo que quiere. Si le interesa la política, vota. Si no, no. Por prepotencia de su presencia, los jovenes hoy dominan el mundo, ahora para consumir está todo bien, para votar no».
Y atacó a la diputada Patricia Bullrich, quien está en contra de la inciativa que generó Anñibal Fernández.
Oliván: ¿Qué opina de lo que dijo Patricia Bullrich sobre que cuando era chica se mandó muchas «cagadas»?
Fuentes: Yo lo que digo es que la Bullrich mete miedo y que al lado de las cagadas que se mandó de grande, las que se mandó de adolescente no son nada.