El Diario El País de España cometió hoy un error. Publicó una foto falsa del presidente de Venezuela Hugo Chavez entubado, agonizando. Y eso que el diario tiene un divino Manual de Estilo. Pero la reacción fue rápida. Media hora después de esa publicación levantó la edición online y pidió perdón en su propia página.

¿Hubo alguna reacción de los periodistas vernáculos movilizados el año pasado por las cuestiones vinculadas tanto a la libertad de prensa como a los vicios propios de los medios de comunicación?.

¿Podremos los periodistas tomar una postura unánime frente a las siempre canallas fotos de los personajes públicos agonizando o muertos?

 ¿Los «Queremos preguntar» boys ya expresaron su malestar?

¿Coincidirán esta vez con la presidenta que calificó el asunto como «una canallada«?

Nosotros en Argentina tenemos nuestra propia historia de fotos canallas. ¿Se acuerdan de Balbín muriendo? María Kodama, me contó (y lo hizo públicamente en infinidad de oportunidades) cómo el propio Jorge Luis Borges, se fue a morir a Suiza para que no le pase lo mismo que a Balbín. Para que su dignidad no quede a merced de un fotógrafo.

Los periodistas queremos preguntar. Pero está bueno que la conferencia de prensa empiece por casa.

Que sepamos tener pudor de ciertas cosas y que cuando estamos cerca del dolor de los demás reaccionemos con más humanidad.

Por nuestra propia consciencia. Interpelarnos a nosotros para interpelar a los demás.

No es una mala idea, digo.