Por Gossip girl

Ella, la presidenta Cristina Fernández, lo maneja todo: desde las decisiones más importantes del gobierno hasta las declaraciones on u off the record que pueda dar cualquiera de los funcionarios de su gobierno; no digo a los archienemigos de los periodistas de la corpo, sino tambien a los medios aliados, como 678, Telam o todos los de los multimedios amigos.

El personal de la Rosada sabe muy bien que no toda la energía se va en la gestión, la doctora está encima hasta del más mínimo detalle de la decoración de la Rosada: desde el color con que se pinta un pasillo, el diseño de las telas para retapizar muebles hasta el preciso lugar adonde colocar un jarrón con un ramo de flores.

Todas las mañanas, luego de leer los diarios de papel llama uno por uno a sus colaboradores para indicar cómo, cuándo y a través de quién contestar. Una especie de productor general de las radios del día. Además ella twittea y usa el Facebook para contestar a quien quiere, pero la navegación libre por los medios electrónicos le está vedada.

«No le mostramos nada de lo que sale en portales, ¿te imaginás si se pone así con los medios de papel lo que sería de nosotros si además estuviese al tanto de lo que sucede en el ciberespacio?, ahí sí que sería insostenible seguirla», confiesa a esta cronista un colaborador cercano.

En realidad no sueleno suele leerlos porque no le gusta usar tablets u ordenadores para informarse y porque hay un guiño implícito en su entorno: se confiesa a esta cronista un hombre que todos los días pasa horas a pocos metros de la mandataria.