Finalmente, la declinación de Hermes Binner a su candidatura terminó de sellar una muerte que, como en la crónica, estaba ya anunciada. La alianza que se postulaba como alternativa progresista UNEN acabó con su existencia, que sufría luchas intestinas y una agonía desde que Elisa Carrió -la referente de la Coalición Cívica- sellara su alianza con Mauricio Macri para competir juntos en las PASO. Binner se despidió de sus aspiraciones presidenciales frente a un grupo de cinco decenas de referentes socialistas reunidos en la Ciudad de Buenos Aires y la atribuyó a “la discrepancia y el desentendimiento han generado un escenario en el que quieren cobrar protagonismo las fuerzas conservadoras y una neodirigencia que reniega de la política y pretende gestionar el país como si se tratara de una empresa y no una nación poblada de ciudadanos que se rigen por la Constitución y la democracia”. Acto seguido, propuso como candidata a la bonaerense Margarita Stolbizer.

Por Diego Rojas (@zonarojas)

“Tenemos que hablar claro: UNEN no existe más -dijo a Border el dirigente de Libres del Sur y candidato a intendente porteño Humberto Tumini-. Desde que Carrió se unió a Macri y ahora los radicales siguen sus pasos, no existe más. Binner es un gran militante, un excelente cuadro que muestra su generosidad en un momento difícil para nuestra coalición dando lugar a una candidata joven como Stolbizer. No podemos mantener una fuerza progresista con personajes que se inclinan hacia el neoliberalismo, por eso apostamos a la reconstrucción de un espacio realmente progresista».

-¿Conformarán una nueva alianza con otros sectores?

-No hemos abandonado la personería del Frente Amplio Progresista, nombre con el que intervinimos en 2011.

Viki Donda, diputada del mismo espacio, señaló que espera que el radicalismo se quede en alianza “y no sea un furgón de cola de la derecha”.

El Frente UNEN había obtenido en las elecciones legislativas de 2013 el segundo puesto con el 32 por ciento de los votos. Un panorama que no parece ser replicable en las elecciones de este año, luego de la sucesión de crisis que atravesó la alianza centro-izquierdista.

Una parte de los votos de UNEN se canalizará hacia donde lo dirijan los referentes radicales (fuerza que debe definir en su convención su política de alianzas: la mayoría debate si ir con Mauricio Macri o Sergio Massa, y una minoría conducida por Ricardo Alfonsín y Julio Cobos impulsa la alianza centroizquierdista -aunque la UCR fue aliada con el PRO en las últimas elecciones mendocinas-). Sin embargo, los votantes progresistas probablemente buscarían otras alternativas para depositar su sobre en las urnas. Una situación que entusiasma al Frente de Izquierda (FIT).

La candidatura de Stolbizer es una candidatura por descarte y reafirma una vez más el fracaso del centroizquierda, como sucedió con la Alianza y sus posteriores intentos -afirma el diputado bonaerense del FIT Néstor Pitrola-..Son un supuesto progresismo pero que en Santa Fe gobierna con los sojeros, con el capital financiero, con la mafia del juego de Cristóbal López. El Frente de Izquierda aspira a atraer no sólo a los votantes progresistas del kirchenrismo que no votarán por Scioli, sino que nuestra meta es superar la candiadatura de Stolbizer y consolidar el ascenso que ya venimos experimentando.

La ruptura de UNEN no sólo es un síntoma de la crisis del espacio centroizquierdista, sino que permite visualizar que su implosión provocará movimientos en el mapa político que surja de las próximas elecciones presidenciales.