Más de dos mil millones de personas en el mundo no tienen acceso  a un baño. Eso se suma al déficit habitacional que hay, también, en la Argentina. “Núcleos Húmedos” es un proyecto que busca ir contra estos dos problemas: tener un baño que pueda transformarse en una casa. El emprendimiento es el primer finalista argentino en una feria de innovación en París. Cómo funciona y las negociaciones para su colocación en el país.

 

La falta de acceso a la vivienda y las deficiencias en el saneamiento urbano no es un problema que aqueja solo a la Argentina, sino que se extiende a lo largo del mundo. Países de África u Oriente Medio padecen también a diario este mal que, indiscutidamente, genera una peor calidad de vida. Y las condiciones parecen no mejorar.

Los planes y proyectos que buscaron revertir esta situación no han logrado los resultados esperados hasta el momento. Millones de familias continúan viviendo bajo una situación extrema de precariedad habitacional. Increíble pero real: según la ONU, por ejemplo, al menos 2.400 millones de personas en el mundo carecen de acceso a un baño. Esto generó que el órgano internacional pidiera especialmente a los países que en 2030 todos los habitantes tengan acceso a uno. Un objetivo que se presume complicado.

El déficit habitacional, preocupación de la ONU.

El déficit habitacional, preocupación de la ONU.

En este contexto, un microemprendimiento argentino presentado en noviembre del año pasado emergió como una de las opciones que buscará darle una solución a nivel mundial a este problema. Su composición es extraña y hasta difícil de entender. Pero allí está, buscando insertarse como alternativa. Todavía no fue implementado en el país, pero hay negociaciones avanzadas para que eso suceda.

Cómo son los núcleos duros.

Un prototipo de los núcleos duros.

Se trata de un módulo casi rectangular, construido íntegramente con materiales compuestos, donde conviven baño, cocina, lavadero y posee bases para la construcción de paredes. Se llaman Núcleos Húmedos y lograron adherir el patrocinio de instituciones como la ONU y CONIN.

Nos preguntamos: ‘¿cuáles son las partes más complejas de una obra, lo más caro del metro cuadrado?’. El baño, cocina y lavadero, los lugares donde se requiere mano de obra más especializada. Entonces allí apuntamos”, explicó ante #BORDER Sebastián Kennel, el presidente de Materiales Compuestos SA, la empresa que comenzó a desarrollar el proyecto.

Como él mismo detalla, el concepto básico es: construir un baño que se pueda transformar en casa. ¿Cómo podría colocarse?, es una pregunta que viene rápidamente a la cabeza. El módulo llega de fábrica con las instalaciones sanitarias y eléctricas ya listas para ser conectadas. Una vez establecidas las conexiones cloacales, se pueden montar las paredes y techos con la base que el mismo módulo posee. “De esta manera se ganan varios meses a la construcción de una casa convencional”, asegura Kennel.

En la actualidad, las enfermedades generadas por la falta de acceso a un baño implican el mayor índice de mortalidad más que el HIV, la tuberculosis y la malaria juntos. No hay ejemplos de otros “Núcleos Húmedos” en el mundo. Esto obligó a los desarrolladores a buscar entre laboratorios franceses y brasileños tecnología y expertos que colaboraran en la confección. Les demandó un año de desarrollo e inversión hasta que en noviembre presentaron el primer módulo.

Según aseguraron directivos de la empresa ya hubo contactos con el Gobierno nacional para analizar la posibilidad de comenzar a colocar los módulos en algunas zonas del país. Desde el Poder Ejecutivo estiman que el déficit habitacional es de unas 1.300.000 viviendas, por lo que, coinciden desde ambos lugares, la implementación de este mecanismo podría servir para satisfacer las necesidad básicas en ciertas regiones.

Lo importante sería poder bajar el costo de construcción. Tenemos que buscar la forma de que construir una casa en base a los módulos sea más económico que una construcción tradicional, como se hacen hasta ahora”, explicó a #BORDER el presidente de la compañía sobre las metas propuestas en el ámbito público. La fabricación del módulo sería industrial y el resto de la casa con mano de obra.

Asentamiento lindero a la autopista Illia. La aplicación en el país dependerá de las redes cloacales.

Asentamiento lindero a la autopista Illia. La aplicación en el país dependerá de las redes cloacales.

Pero, lamentablemente, no todo es un camino de rosas. Consultados por este proyecto, en distintas provincias coincidieron en que en muchos lugares no poseen un factor fundamental para la construcción de hogares, sean módulos o casas de ladrillo: faltan redes cloacales. Esto provoca que no haya conexión de tuberías y, por lo tanto, un desagote para los desechos. Los conocidos “pozos ciegos” serían una solución muy rudimentaria, que el Estado no estaría dispuesto a avalar.

En los primeros días de marzo el proyecto tuvo una prueba de fuego internacional que logró superar con éxito. Ganó el premio en su categoría en el JEC Innovation Awards 2018 de París, uno de los concurso con mayor prestigio a nivel mundial en materia de innovación. “Es un orgullo ser parte de una revolución socio-ambiental positiva en la mejora de una situación que hoy afecta la salud de millones de personas”, aseguró emocionado Kennel.

Núcleos Húmedos, desarrollo argentino finalista.

Núcleos Húmedos, desarrollo argentino finalista.

Era la primera vez que una empresa argentina era nominada en dicho certamen en la capital francesa. El proyecto logró llevarse el galardón en la categoría “Smart Cities” (Ciudades Inteligentes). En esta edición, donde participaron 130 países y hubo más de 800 expositores, «Núcleos Húmedos» logró alzarse por encima de todos. Desde la empresa aseguran que esto significa un gran impulso para una implementación a gran escala.