¡Hola gente! ¿Como están? Espero que bien. Aquí estamos de nuevo y con ganas de cocinar.

Esta semana les voy a compartir una receta que puede servir tanto como menú para una ocasión especial como para cualquier dia de la semana en que quieras darle al pollo una vueltita de rosca, ya que es bastante sencilla de hacer.

En realidad es fácil mi forma de hacerlo. Y esto es así porque. les cuento, que me lo enseñó a preparar un chef que trabajaba en el restaurante de mi papá. Lo aprendí un día en que estaba antojada y el servicio había terminado.

Enseguida se puso a hacérmelo tipo minuta. En unos 15 minutos estaba disfrutándolo. Un genio. Gualberto. Bien vale la pena que lo recuerde. Una forma de hacerlo rápida y fácil como me gusta a mí. Obvio que la adopté y es una de las comidas que más me piden en mi casa.

Más allá de la anécdota, les debo aclarar que es rico, bien rico pero picante. Muy. Y esta salsa tradicional española puede ser usada también en diferentes tipos de pescados si queremos darles un toque picante y especial. ¿Quién no ha disfrutado o escuchado alguna vez hablar de unas buenas gambas al ajillo?

Bueno, hecha esta pequeña pero importante aclaración, si sos de los que disfrutan de los  sabores picantones, empezamos.

INGREDIENTES PARA 4 PORCIONES:

-4 presas de pollo (tienen que ser preferiblemente deshuesadas).

-4 dientes de ajo medianos.

-1 cucharada grande de ají molido.

-1 cucharadita de pimentón picante.

-Aceite c/n (si es de oliva mejor).

-150 cc de vino blanco seco.

-3 tazas de caldo de pollo o verduras.

-1 cucharada de harina.

PREPARACIÓN:

1.- Salar las presas de pollo.

2.- Colocar aceite en una sartén u olla grande y a fuego fuerte dorarlas de un lado y luego del otro. Retirarlas y reservar.

3.- Mientras se dora el pollo, picar el ajo bien chiquito.

4.- Agregar a la sartén donde doramos el pollo un poco más de aceite y dorar el ajo picado allí también.

TIP: Cuidado al dorar el ajo. Cuando esté amarillito, está listo. Si se pasa, queda amargo.

5.- Enseguida que lo veas dorado, agregar el vino y desglasar el fondo de cocción revolviéndolo bien.

6.- Dejar que evapore el alcohol un minuto más o menos y agregar 2 tazas de caldo.

7.- Lo que sigue es agregar el pimentón y el ají molido.

8.- Volver a incorporar las presas de pollo para terminarlo de cocinar allí en la salsa.

9.- Revolver de tanto en tanto y manejar el calor del fuego. Te conviene un fuego medio.

10.- Tenés que agregar más caldo de a poco si lo creés necesario.

TIP: Confiá en tu ojo y tené en cuenta que el pollo debe cocerse hirviendo en ese jugo.

11.- Cuando esté cocido al punto que te guste, mezclar la cucharada de harina con 5 cucharadas de agua y formar una cremita.

12.- Agregarla a la preparación y revolver rápido. Esto le dará consistencia a la salsa.

¡Listo! ¡¡A comeeerrr!!

Te sugiero acompañarlo con una guarnición de papas españolas o puré. Lo más importante de un plato como éste es la carne y la salsa así que no es necesario que te compliques con el acompañante.

Servilo bien cargadito de salsita y después contame.

Bueno amigos, esto es todo por hoy. Espero que les haya gustado y que lo disfruten.

Les dejo como siempre mis cariños. Un abrazo grande.

Gricel.

Seguime en Instagram!

y si querés cocinar sencillo, conseguí mi libro