Otro #8M, el tercero en la historia reciente argentina, volcó a las mujeres en masa a la calle para marchar por el centro porteño.

Muchísimas chicas jóvenes, mayoría de pañuelos verdes, símbolo del reclamo pendiente por la legalización del aborto, madres con hijas chicas, actrices agrupadas, trabajadoras sindicalizadas y en lucha, amigas, compañeras de colegio. Todas juntas.

Con todas las consignas: contra los números aterradores de los femicidios y la violencia de género, por mayor financiación de los planes destinados a proteger a las mujeres, por la ampliación de derechos civiles y contra la inequidad de género en los sueldos. Por todo eso y más, juntas.

El trabajo fotográfico de Mariano Espinosa, en la marcha, para #BORDER

“Soy Jimena, tengo 39 años y trabajo en un organismo público. Hoy adherí al paro internacional de las trabajadoras porque es un día de lucha y reinvidcaciones populares. Nos tenemos que encontrar todas en la calle”.

“Me llamo Gabriela y trabajo en el PAMI. Creo que la mujer tiene que participar en el mundo sindical más activamente”.

Por el día de internacional de mujer, hasta las marcas quisieron hacer su aporte. Las gaseosas fueron las más originales. Coca-Cola hizo una infografía con datos relevados sobre las mujeres en el mundo laboral, bajo la consigna #LasMujeresTransforman

Mientras que Sprite apostó a un spot institucional que convocó a mujeres famosas que le pusieron voz y un sentido especial a la canción Se dice de mí, de Tita Merello