A contramano de los tiempos electorales que se avecinan, el gobierno viene sufriendo una salida de funcionarios de las denominadas segundas y terceras líneas que, o bien seducidos por mejores sueldos o cansados de las presiones de la administración pública en tiempos de crisis económica, se vuelven al ámbito privado.

La “fuga” de directores, asesores y coordinadores, en verdad, no es nueva y se acentuó con la corrida cambiaria y la crisis que envolvió al Ejecutivo, que a comienzos de 2018, había decidido congelar los salarios de la alta administración pública. De hecho, la suba del 25% decidida a comienzos de año por Mauricio Macri para su gabinete y los funcionarios de más bajo rango tuvo como una de las razonas evitar más salidas hacia el sector privado.

El caso más paradigmático es el del director del Instituto Nacional de la Juventud, “Piter” Robledo que en julio se irá a China a estudiar un posgrado de 2 años en negocios internacionales en la universidad Tsinghua, la misma en la que se graduó el presidente de la república popular Xi Jinping. El funcionario se vio envuelto en algunas polémicas, pero él asegura que viaja porque no podía dejar pasar esta oportunidad única por la que fue seleccionado en tal prestigiosa casa de altos estudios. Es más, aseguran que cuenta con el apoyo de Carolina Stanley y del presidente Macri. Podría ser reemplazado por Adriana Cáceres, una dirigente de la juventud PRO que viene de la línea del vicepresidente de la Legislatura, y hombre de Marcos Peña, Francisco Quintana.

La beca que obtuvo Robledo fue fundada en 2016 por el presidente del fondo Blackstone, Stephen Schwarzman, ex titular del efímero consejo de Política y estrategia creado por Donald Trump. Su objetivo es formar “lideres globales” que puedan entender mejor a la potencia asiática.

La promoción 2020 está compuesta por estudiantes de 38 países y 119 universidades. El 40% es estadounidense, el 20% chinos y el restante 40% proviene del resto del mundo, entre los que se encuentra Piter.

El 10 de diciembre está decidido que dos pesos pesados del Congreso, como Emilio Monzó, presidente de la Cámara de Diputados, y el cordobés Nicolás Massot, discípulo del dirigente de origen peronista, dejen el gobierno. Solo esté último regresaría a la actividad privada, de acuerdo a lo que se pudo averiguar. El destino es incierto para muchos funcionarios del Ejecutivo de origen “monzoista”: si el ex intendente de Carlos Tejedor no vuelve a una de las tantas ramas del peronismo, deberán volver a desempeñarse en el ámbito privado.

A comienzos de marzo y fruto del enfrentamiento con el ministro de Educación, Alejandro Finocciaro, por la candidatura a intendente de La Matanza, abandonó el bloque de Cambiemos en el Concejo Deliberante local, Miguel Saredi, quien en 2015 sentó las bases PRO en el distrito. “Es un espacio que abandona a los dirigentes, falta relato y política. Hay muchos que se van decepcionados y otros siguen resignados”, declaró a #BORDER.

Su mujer Sabrina había sido desplazada del programa “El Estado en tu Barrio”, a comienzos de febrero, según el dirigente a consecuencia del enfrentamiento. Una de las jefas de ese programa orientado por Jefatura de Gabinete, abandonó el gobierno poco después: se trata de María Victoria Bluthgen. Tenía a su cargo la “Unidad Experiencia Ciudadana” que tiene como objetivo principal “coordinar, junto con el Ministerio de Desarrollo Social, el programa ‘El Estado en tu Barrio’”. Ahora es directora de “Loyalty Marketing” en Mercadolibre.

A la empresa de Marcos Galperin, uno de los empresarios favoritos de Macri, también fue a parar Nicolás Meyer. Hasta hace unos meses revistaba como director nacional de fomento y articulación de proyectos integrales del Ministerio de Desarrollo Social de la Nación.

El año pasado también abandonó Desarrollo Social Agustín Dellagiovanna, que se desempeñaba como director nacional de Acreditación de Organizaciones perteneciente a la subsecretaría de Responsabilidad Social. Es directivo de las “Scholas Occurrentes”, una entidad patrocinada por el Papa Francisco para desarrollar “la cultura del encuentro” entre los estudiantes de todo el mundo.

En el histórico edificio de 9 de Julio y Belgrano cuentan que la actual directora de Responsabilidad Social de esa cartera podría seguir los pasos de los dos anteriores ex funcionarios.

Hace un mes hubo una salida en la dirección de Planeamiento y Mantenimiento de Presidencia, que depende de Secretaría General: se fue Marcos Ruggeri, que se desempeñaba como director de mantenimiento aeronáutico, a la empresa de San Fernando MRCB Aeronáutica. En 2017 había abandonado esa dependencia el coordinador de medios aéreos, Omar Buono, rumbo a la entonces incipiente lowcost Flybondi.

En plena crisis pos corrida cambiaria y aduciendo motivos personales, en junio pasado Luciano Cohan renunció a la subsecretaria de Programación Económica del ministerio de Hacienda. Volvió a la consultora Elypsis. Uno de los fundadores de esa firma es el economista Eduardo Levy Yeyati, que se había acercado al gobierno presidiendo, ad honorem, con el ambicioso programa Argentina 2030 de diseño de políticas de mediano y largo plazo.

El Sistema de Medios Públicos sufrió en los últimos meses tres bajas de peso: a fines de diciembre renunció a Radio Nacional su directora Ana Gerschenson; un mes antes, el segundo del secretario Hernán Lombardi, Jorge Sigal y un año antes, Horacio Levin, de la TV Pública. Ninguno fue reemplazado.

También volvió a su antigua profesión, de emprendedor “de alma”, Andy Freire, en 2017 primer candidato a legislador de la Ciudad que duró poco más de seis meses en la Legislatura porteña. Como sea, el listado no se agota en estos y otros casos y con el correr de los meses podría haber más recambios en la alta administración nacional.