En el peor momento económico de su gestión y a poco más de tres meses de las elecciones primarias, Cambiemos enfrenta números negativos en las encuestas. El gobierno sigue firme en la estrategia de fogonear un mano a mano entre Mauricio Macri y Cristina Kirchner -hoy varias encuestas sorprésivamente muestran a la ex mandataria encabezando un escenario de balotage- y tiende a «ningunear» al ex ministro Roberto Lavagna, el nuevo candidato que pretende romper la polarización pero que aún no lograr liderar su propio espacio, el peronismo federal.

El Gran Buenos Aires sigue siendo el principal bastión de Cristina, donde posee mucho peso en la primera y tercera sección electoral. Y es en este conglomerado donde la recesión se siente fuerte: de hecho la semana pasado el Indec informó allí una desocupación del 11,4% cuando la media nacional ascendió al 9,1%.

En este marco, una encuesta de Federico González y Asoc. sobre intención de voto en el Conurbano, registrada durante la primera mitad de marzo, muestra a Cristina liderando con 31,5%, a Macri, con 21,4% y en tercer lugar a Sergio Massa, con un 13,9%. La «nueva estrellita» de la campaña, Lavagna, aparece después con 7,7% de las preferencias.

Al analizar el sondeo por espacio politico, sigue arriba el  kirchnerismo con un 35,2%, incluye a postulantes como Daniel Scioli y Felipe Sola, luego aparece Alternativa Federal con un 27,8%, y Cambiemos está tercero porque solo registra la intención de voto del presidente. Aún en Casa Rosada se resisten a otorgar las PASO a los radicales, una idea que sí comparte el sector más político del gobierno al entender que permitiría evitar la eventual fuga de los desencantados con el macrismo por la crisis económica.

La mayoría de los consultados, un 47,5%, opinó que «la situación económica no mejorará». Sin dudas la pérdida de poder adquisitivo de los trabajadores es el talón de Aquiles del Ejecutivo de cara a la campaña electoral que se viene. De hecho, los opositores seguramente intentarán aprovechar las dos variables por las que Macri pidió ser evaluado a lo largo de su gestión: la lucha contra la pobreza y la inflación. Ambos indicadores vienen demostrando una suba preocupante; el Indec informará este jueves el índice de pobreza e indigencia del segundo semestre de 2018, que expondrá una foto de cuándo golpeó más fuerte la recesión.

Asimismo, la encuesta de González expone que la mayor parte de los consultados cree que pobreza e inflación subirán durante 2019.

En tanto, la consultora Proyección relevó ocho encuestas nacionales tomadas en febrero pasado: González y Asoc., Córdoba y Asoc., Rouvier y Asoc., CEOP, CIGP, Haime, Synopsis y Opina Argentina. Entre las principales conclusiones, se destacan que la gestión del gobierno tiene una imagen negativa del 63,7% y con el 36% y la inflación es la principal preocupación de los encuestados.

«El factor Lavagna», fue medido por sólo 3 consultoras dado que aún no confirmó su postulación y recién en el último mes su nombre comenzó a ser tenido en cuenta como posible rival de fuste de los máximos contendientes. Cristina con 31,4% de las preferencias, Macri con un 27,06%, Lavagna con un 12,4 y Massa con un 10,1%, son los candidatos que encabezan el muestreo. El trabajo de la consultora remarca que la irrupción del ex ministro de economía en el mapa electoral le quitó al jefe de estado un 1,34% de intención de voto.

Proyección expone los resultados del promedio de cuatro sondeos al medir un posible escenario de balotage entre los potenciales ganadores de una primera vuelta, Macri y Cristina, con un 40,1% para el jefe de estado y un 41,6% para la ex mandataria. «Al igual que en las mediciones de noviembre, diciembre y enero, Cristina Fernández de Kirchner se posiciona por encima de Mauricio Macri, en una suerte de empate técnico», concluye.

La gobernadora María Eugenia Vidal sigue siendo la política con mejor imagen. Pero el efecto de la crisis la comienza a afectar: su imagen pública presenta por primera vez un diferencial negativo de 2,9%. Recordemos que los estrategas bonaerenses querían «desdoblar» las elecciones provinciales de las nacionales al asegurar que esa movida permitiría al oficialismo un rápido triunfo de la gobernadora y, al mismo tiempo, pondría en aprietos al peronismo.

En tanto, Lavagna se posiciona con la mejor imagen en este trabajo aunque con nivel un de conocimiento relativamente bajo e indecisos respecto a su figura.

Justamente el ex ministro de Eduardo Duhalde y Néstor Kirchner intenta surfear la polémica dentro del peronismo federal. Es que sigue insistiendo en que no quiere ir a una interna y ser candidato por consenso: tanto Massa como el gobernador salteño Juan Manuel Urtubey, precandidatos en AF, no lo aceptan. «Lavagna es parte del espacio, no lo lidera», dijo un operador massista consultado que sin embargo aceptó que «este es un momento de posicionamientos» hasta que se inscriban las candidaturas el 23 de junio próximo.

El miércoles pasado hubo actividad febril en la sede Matheu del PJ Nacional donde su titular, José Luis Gioja, recibió a los referentes de los partidos que componen Unidad Ciudadana. La alianza el peronismo y el kirchnerismo quedó sellada con la presencia de Diana Conti, Mario Secco y Leopoldo Moreau. Parece que el frente que llevaría a Cristina como candidata, aunque por ahora no se confirme su postulación, se llamarà Frente Patriótico Nacional. «Es la gran electora», acotó Gioja de CFK y le marcó Lavagna que «aquí el dedo no funciona». De todos modos, en las últimas horas el ex embajador ante la Unión Europea dejó en claro que no le interesaría juntarse con la ex presidenta.