Hace unos días se conoció un proyecto del gobierno porteño para vender 12 terrenos de los barrios de Retiro y Liniers para poder afrontar los vencimientos de deuda pública que financian obras y estalló la polémica. Sin embargo, la Nación lleva adelante una política de enajenación de bienes más más ambiciosa: desde que asumió Cambiemos se han subastado decenas de terrenos del estado por màs de 610 millones de dólares y sólo un 30% de ese porcentaje es destinado al Ejecutivo.
El organismo encargado de auditar las propiedades y lotes del estado federal es la Agencia de Administración de Bienes del Estado (Aabe) que asegura haber registrado al comienzo de la gestión 20 mil inmuebles y que luego de una rigurosa auditoría, logró ampliar ese universo a los 70 mil. Desde 2016 se han vendido 128 predios del estado federal con el objetivo de reducir el gasto y generar ingresos. De lo recaudado, un 30% es destinado al Tesoro y un 70% a la dependencia que poseía dicho bien.
Como muchos de los predios eran guarniciones militares, en el oficialimo justifican que con las operaciones se financia a Defensa para la compra de equipamiento militar. Y que también se ponen en valor diferentes predios y se permiten desarrollos urbanos: «en Colegiales donde hoy hay un corralón de materiales habrá un nuevo desarrollo urbanístico que impactará positivamente en la zona. O  en el Playón Ferroviario de Palermo, un lugar que estaba abandonado y generaba inseguridad, habrá una transformación que pronto podrá ser disfrutada por todos los vecinos», argumentan en el Aabe, que depende de Jefatura de Gabinete.
Pero voces críticas han advertido sobre la pérdida de terrenos de las Fuerzas Armadas importantes para la logística y de terrenos ferroviarios que complicarían un ulterior retorno de los ramales hoy paralizados y también un fomento a la especulación inmobiliaria ya que muchos compradores han aprovechado los terrenos para construir torres. Algunas de las ventas se realizaron en sectores codiciados de los barrios de Belgrano o Palermo.
Empero, en el gobierno sostienen que todas las ventas de inmuebles se realizan mediante subastas públicas on line a través de la plataforma COMPR.AR, para «promover la transparencia y la rendición de todas las subastas» que realiza la Nación.
En este marco, un relevamiento oficial, al que accedió este medio, detalla que desde su asunción Cambiemos ha vendido 45 propiedades del estado nacional por un valor de 610.428.934,3 de dólares. La última operación se realizó en abril pasado con la enajenación de un predio de 6.750 metros cuadrados ubicado en la zona de Las Cañitas, que permitió el ingreso a las arcas oficiales de 18 millones de dólares.
De acuerdo al informe, el año 2017 fue el más exitoso en cuanto a la cantidad y calidad de subastas: el estado logrò recaudar casi 447 millones de dólares. La corrida cambiaria iniciada a fines de abril de 2018 también impactó negativamente en esta área: durante el año pasado se recaudó poco menos de 135 millones de dólares por la comercialización de estos bienes.
Actualmente, el organismo tiene a la venta otros 5 predios, ubicados en La Plata y Villa Constitución, San Fernando, Córdoba y Río Gallegos, por el que el estado nacional espera recaudar poco más de 10 millones de dólares. En el caso de los terrenos santafesinos y santacruceños, la Nación pretende venderlos a los Municipios que tienen previsto desarrollar allí proyectos urbanísticos totalizando la construcción de 967 nuevas viviendas sociales. Algunos predios forman parte de estaciones ferroviarias en estado de abandono. Huelga decir que el Ejecutivo ha postergado el regreso de los trenes de pasajeros interurbanos de larga distancia -a contramano del impulso que le ha dado a los ramales de carga-, por lo que hay mucho patrimonio ferroviario en desuso.
Para ello la Aabe publicó una decisión administrativa que le permite vender terrenos nacionales a diferentes municipios del país para que construyan viviendas sociales. Según se fundamentó, las iniciativas apuntan a colaborar con la reducción del déficit habitacional y son esfuerzos conjuntos con los municipios locales.