Alberto Fernández fue entrevistado la semana pasada por el María Julia Oliván y Daniel Seifert en #BORDERPERIODISMO por Radio Nacional y lanzó frases que hoy toman una gran relevancia tras el anuncio de su candidatura presidencial, acompañado por la expresidenta Cristina Kirchner. Durante la conversación Fernández reflexionó sobre distintos puntos: que no haya un «títere» en Casa Rosada, que no ocurra un nuevo «caso Cámpora» y que la propia Cristina debía ser la principal candidata. En tan solo una semana muchas cosas cambiaron… Aquí la imperdible nota.

¿Qué opinaba hace una semana sobre una posible candidatura de Cristina?

Cristina es un divisor de aguas. Macri también.

Objetivamente Cristina es la que está en mejores condiciones de ser candidata, si me preguntas objetivamente creo que debería serlo. Después, hay cosas personales que tienen que ver con sus ganas, su fuerza o su voluntad que me exceden a mí.

Yo quisiera que Cristina sea candidata o que se vaya a su casa, no quisiera que termine ungiendo a alguien, porque no podemos volver a recrear errores del pasado.

No quiero que el poder esté en Uruguay y Juncal (nota: domicilio de CFK) y en la casa de Gobierno haya un títereNo quiero un Cámpora al que Cristina le prestó los votos. Cristina o se hace cargo de lo que viene o libera a todas las fuerzas y deja que cada uno haga lo que quiera.

Cámpora tuvo otras virtudes y por eso rescatan su nombre; en todo caso, fue víctima de ese sistema. Eso como modelo fue malo.

 

¿Qué dijo sobre el presidente Macri?

El de Macri es el peor gobierno que la democracia ha dado, que ha dejado resultados sociales y económicos espantosos.

En ese contexto, hay un proceso de autocrítica que me sale primero preguntar: qué fue lo que hicimos para que Macri esté donde está, siendo presidente.

Tenemos que ser una alternativa nueva, mejores que Macri y mejores de lo que fuimos.

Hay que reconocer que De la Rúa -que fue el segundo peor gobierno- heredó el conflicto de la deuda y, sin embargo, Macri lo creó.

Macri recibió un país que tenía problemas, tres en la economía: inflación, déficit fiscal y el cepo. Resolvió, entre comillas, el cepo, tomando la deuda increíble que tomó; a la inflación la multiplicó por dos. Y el déficit creció, con lo cual el resultado es pasmoso porque, la pobreza aumentó más del 15% y el desempleo lo duplicó.

Yo critiqué los problemas que había en 2015, pero entre el dogmatismo y la ineficiencia, Macri generó esto peor.