En el interior del Gobierno ya se disputa una pelea por las postulaciones al Congreso. Aunque cerca de Marcos Peña buscan «equilibrio» en las nominaciones, sectores celestes advierten que la mayoría de los legisladores que buscarán renovar su banca votaron a favor de la interrupción legal del embarazo. Los verdes contestan que, en caso de primar ese criterio, debería extenderse a todas las jurisdicciones incluso en las que prima el voto autodenominado provida.

La campaña electoral pondrá sobre la superficie la otra grieta que divide a los argentinos: el proyecto para establecer el aborto legal, seguro y gratuito que el año pasado obtuvo media sanción pero cayó en el Senado y el próximo martes nuevamente será presentado en Diputados.

Pero la división entre verdes -el icónico color de quienes promueven la iniciativa- y los celestes está generando ruidos internos en el Gobierno, que quiere evitar los cruces de 2018, debido a la confección de listas de diputados nacionales que se renuevan este año: el 70% de los legisladores que buscarán renovar su banca votaron a favor de legalizar la interrupción del embarazo y ahora el Ejecutivo busca «equilibrar» la orientación sobre este tema en los candidatos que competirán el 27 de octubre.

Es que el 10 de diciembre se renovará la composición del Parlamento. En las elecciones nacionales de octubre, además de presidente y vicepresidente, el país elegirá a 130 diputados y 24 senadores. Es en la Cámara Baja donde mayor incidencia tuvo la batalla entre verdes y celestes el año pasado. Una de las diputadas que culmina su mandato es Silvia Lospennato, secretaria del interbloque oficialista, recordada por un encendido discurso de cierre a favor de este derecho de las mujeres; también intentarán un segundo período Daniel Lipovetzky, también de activa labor a favor de la legalización de esta práctica médica.

Por la Ciudad de Buenos Aires, donde se elegirán 12 diputados, terminan su mandato los macristas Cornelia Schmidt Liermann y Pablo Tonelli, en este caso en contra del proyecto. El ala celeste también estaría también representada por la diputada Carmen Polledo y el secretario de gobierno bonaerense, Joaquín de la Torre, quien suena para postularse en los próximos comicios

Es en este contexto en el que se conoció una dura negociación, bajo la mirada atenta de Marcos Peña, virtual jefe de campaña de Cambiemos, por la definición de las listas de postulantes a renovar las bancas en cuestión. Funcionarios con posturas afines a la Iglesia sostienen que con la épica que el Gobierno intentó mostrar con el debate del aborto legal, ha ocasionado el malestar del electorado celeste que tiene altos porcentajes en el interior y el GBA. Y ponen como ejemplo lo que denominan el «factor (Amalia) Granata»: la panelista con su bandera de defensa de “las dos vidas» logró 146.665 votos en las PASO santafesinas que la dejan bien posicionada para convertirse en diputada provincial.

Funcionarios como el secretario de Culto, Alfredo Abriani y ex integrantes del gabinete, de buena relación con el papa Francisco, como Jorge Triaca, pugnan por acercar posiciones entre los dos sectores que rivalizan. También referente celeste, la vicepresidenta Gabriela Michetti no formaría parte de esta discusión.

De hecho, el último miércoles por la tarde la diputada Polledo visitó Casa Rosada para, en los papeles, entrevistarse con Iván Petrella, director del programa Argentina 2030 y asesor de Jefatura de Gabinete. El funcionario al ser consultado por este medio negó que el motivo de la presencia haya sido este debate, arguyó «cosas prácticas», pero es evidente que la Jefatura de Gabinete intenta bajar un mensaje de equilibrio para evitar un desbande tal como ocurrió en junio pasado.

Con todo, el ala verde no parece resignarse a estas explicaciones. Una espada legislativa de Cambiemos, que ha votado en favor del proyecto de aborto legal, seguro y gratuito, sostuvo que “en principio no debería ser el único criterio de selección sino valorar el rol en la Cámara y en la defensa del Gobierno. Pero en caso que se buscara ese equilibrio, perfecto, pero que lo extiendan a los distritos donde hay más presencia celeste, como en Capital Federal. Si bien ee cierto que en Provincia hubo más diputados que acompañaron el proyecto, en otras jurisdicciones se da al revés. Si sólo se tuviera en cuenta el listado bonaerense, habría un claro desbalance a favor de los celestes”.

Lo cierto es que la fuente consultada reconoció que hay mucha incertidumbre en cuanto al armado de listas, más teniendo en cuenta que este año debutará el cupo femenino, lo que implicará otro filtro.

En medio de estas especulaciones hacia el cierre de listas del 22 de junio, un funcionario consultado dijo que «sería interesante tratar de encontrar un equilibrio (entre verdes y celestes) pero juegan otras variables también». Es que, por caso, en estas elecciones empezará a regir la ley de cupo -por cada varón deberá haber una postulante mujer- más allá de las negociaciones políticas de cada sector.

Para acercar posiciones con la Iglesia, Peña encomendó a varios «facilitadores» encargarse del «segmento» de la campaña que se vincula con esta área y buscar un sendero «de acuerdos comunes» que permitan reencausar la relación con este credo. «Hubo un error de lectura política en dar vía libre para la discusión de este proyecto. No sólo no trajo beneficios (electorales) sino que parte de la Iglesia se sintió agredida, como el padre Pepe (Di Paola, de la villa La Carcóva) que cambió su discurso y desde entonces se mostró mucho más crítico con el gobierno», explicó a #BORDER un histórico dirigente PRO.

Cuando en febrero de 2018, los estrategas de comunicación filtraron la intención del Ejecutivo de «dejar hacer» a los grupos de promueven el aborto legal en Argentina, en Jefatura de Gabinete lo percibían como una forma de retomar la iniciativa y ganar simpatías en sectores progresistas. «Para eso hubiesen puesto en debate la legalización del consumo de marihuana en ámbito privado que, de hecho, está contemplado en el proyecto de reforma del Código Penal. Hubo una lectura muy ‘palermitana’ este tema que para grandes sectores del conurbano y el interior no es imprescindible», disparó el dirigente consultado, de postura celeste clara.

Con todo, el 28 de mayo se presentará una vez más el proyecto de la Campaña Nacional por el derecho al aborto legal, seguro y gratuito y se espera una concentración en la plaza de los dos Congresos. En conferencia de prensa, en el anexo C de Diputados, el acto se llevará a cabo desde las 17 con la presencia de diputados, activistas y diferentes aliadas.

En diálogo con #BORDER en el programa de Radio Nacional, la diputada Lospennato confirmó que pondrá su firma en el proyecto. Y, si bien sostuvo que “el paso que se dio el año pasado fue importantísimo y hay que volver a intentarlo” le bajó el tono a la confrontación: “el tema del aborto no será definitorio al momento de elegir candidatos, sostuvo. Muchos lo dudan, sobre todo ante el voto joven.

El dirigente PRO consultado previamente adjudicó al lobby «de las actrices” (por el Colectivo de actrices argentinas por el aborto legal, seguro y gratuito), a este nuevo intento. Un reduccionismo que expone que las grietas no cerraron del todo.

Aunque se descarta que el tema será parte de la campaña proselitista -el precandidato K Alberto Fernández sorprendió con su postura conservadora sobre que «no hay necesidad de avanzar rápido» con el proyecto-, es muy difícil que pueda ser debatido en el recinto donde el calendario electoral prevé pocas sesiones este año.