El macrismo tiene varias cábalas para la campaña electoral: el cierre porteño en el microestadio de Ferro -que se espera para este martes- y el domingo esperará los resultados de los comicios en Costa Salguero. Pero hay otro predio de la Costanera Norte que con el tiempo también se ha convertido en un ícono del oficialismo, Parque Norte, sede de los congresos del PRO y hace unas semanas del primer encuentro nacional de Juntos por el Cambio que cobijó al nuevo aliado Miguel Pichetto. Fue así que cuando promediaba la gestión de Cambiemos se terminó con un pleito de más de 20 años y se confirmó la propiedad del costoso predio al Sindicato de Empleados de Comercio.

Parque Norte es un predio deportivo y recreativo, ubicado en Cantilo y Guiraldes (frente a Ciudad Universitaria), destinado a los afiliados al gremio: cuentas con un complejo de piletas, canchas de fútbol y tenis. Pero el sector más preciado es el «Goldencenter Eventos», que incluye salones que son alquilados para mitines políticos y también fiestas privadas.

En este contexto, BORDER pudo saber de fuentes oficiales que los apoderados del gremio de Armando Cavalieri firmaron la escritura con el estado nacional para asegurarse la tenencia definitiva del predio en noviembre de 2017, un trámite que no había trascendido y que le permite al gremio evitar eventuales litigios judiciales. Es que la negociación entre el estado y la entidad gremial tuvo un largo derrotero por un reclamo de la Ciudad.

A mitad de los años `90 el Ejecutivo nacional había concesionado el predio al sindicato con mayor cantidad de afiliados a la Argentina. Luego, el ex presidente Carlos Menem firmó el decreto 223/98 por el que el estado nacional vendía este terreno de 34 hectáreas al Sindicato de Empleados de Comercio. De acuerdo a esa normativa, la superficie aproximada era de 340 mil m2 y su venta se tasó en 14.770.000 pesos (dólares, regía la Convertibilidad). Fue una operación muy conveniente para el comprador: sólo estaba obligado a satisfacer el pago del 10% del precio de venta en el acto, como principio de ejecución del contrato, y el saldo restante en 10 cuotas anuales consecutivas, con vencimiento la primera de ellas al año calendario de la suscripción del mismo.

Sin embargo, la operación motivó el reclamo del recientemente autónomo gobierno porteño, que conducía en aquellos años Fernando De la Rúa. Fue así que la Ciudad inició una demanda contencioso administrativa con la finalidad de obtener la nulidad del citado decreto al sostener que el espacio público de Parque Norte pertenecía al ámbito porteño.

Así comenzó una batalla judicial que se prolongó en el tiempo: en junio de 1998, la titular del juzgado federal en lo contencioso administrativo Nº 8, Ana María Do Pico, dictaminó suspender la ejecución del decreto 223/98. La resolución impidió la firma de la escritura a nombre del sindicato y abrió un compás de espera hasta que la Justicia definiera quién era el dueño de las tierras. Según se pudo saber, el 26 de marzo de 2008 la subgerencia Contabilidad y Finanzas del entonces Organismo Nacional de Administración de Bienes (Onabe) informó que fue cancelada la última cuota del precio de venta de la operación referida a la adquisición por parte de dicho Sindicato del complejo denominado “Parque Norte”, por un importe de $ 2.352.650,49.

Tras varios juicios y luego de las disputas judiciales entre Nación, Ciudad y Sindicato de Empleados de Comercio, el 14 de septiembre de 2012 la Sala V de la Cámara Nacional en lo Contencioso Administrativo Federal, declaró que la acción promovida por el gobierno de la Ciudad se encontraba caduca. Ese fallo fue confirmado por la Corte Suprema de Justicia de la Nación en marzo de 2015. Fue así que el buen vínculo entre Cavalieri, englobado en el grupo de “Los Gordos” de la CGT -el más dialoguista con Trabajo-, con el macrismo pareciera haber dado sus frutos. Y en noviembre de 2017 se firmaron todos los papeles, que dieron lugar a más de una celebración del jefe sindical ante sus íntimos.

Fuentes de la central obrera consultadas, en tanto, remarcaron que «los terrenos son de Cavalieri desde hace casi dos años» aunque llamaron la atención sobre el reclamo de “una punta” del predio para el proyecto que impulsa Horacio Rodríguez Larreta, denominado Distrito Joven, en la Costanera Norte.

Es que hace poco más de un año la Legislatura porteña sancionó la creación de un Distrito Joven habilitando así la instalación de locales gastronómicos, bares y boliches bailables con el objetivo de promover más actividad comercial en la zona. La normativa establece un área que comprende la franja costera del Río de la Plata -altura Aeroparque Metropolitano Jorge Newbery- y conforma una unidad de esparcimiento, polo gastronómico y turístico de escala metropolitana, con espacios verdes de uso público, de valor histórico-tradicional y ambiental en la cual también habilita la concesión de estas apetecibles tierras.

“Hubo una picardía cuando el año pasado Ramón Muerza compitió en las elecciones para secretario general con Armando, que decía que lo apoyaba el “Colo” (Diego) Santilli y que en caso de ganar le cedería lo que hoy es `Puerto Pibes” (un centro educativo ubicado dentro del complejo) para el Distrito Joven”, concluyó, a su turno, una fuente de Comercio consultada.