La charla giró en torno a la creación del Ente Metropolitano Regulador del Servicio Eléctrico (EMSE), un organismo que deben integrar la Provincia y la Ciudad para regular el funcionamiento de Edenor y Edesur. Las empresas, que permiten que más 13 millones de personas tengan electricidad en Capital Federal y todo el Conurbano, estaban hasta ahora bajo la órbita del Ente Nacional Regulador de la Electricidad (ENRE), pero por una decisión de Mauricio Macri, pasaron a manos de los distritos.

Aunque los trámites de traspaso llevaron más de un año, el 2 de octubre pasado María Eugenia Vidal oficializó la formación del EMSE. En el decreto 1289, estipuló que lo integrarán tres miembros por la Provincia y tres por la Ciudad, de los cuales cuatro serán vocales, uno ocupará la presidencia y otro, la vicepresidencia. Un detalle: la primera presidencia le corresponderá a Rodríguez Larreta por tres años. Y ese presidente o presidenta tendrá voto doble en casos de empate.

Atento a esa letra chica, el jueves 14 de noviembre Kicillof fue a la reunión con su par porteño (en el Consejo Federal de Inversiones) con un pedido “cordial” pero concreto: “Tenemos que debatir la conformación del EMSE”. Así lo confirmaron a BORDER desde el equipo del gobernador, aunque aseguraron que todavía “no hay nombres propios” para ocupar esos espacios.

Verano y aumentos

La preocupación de Kicillof no es nueva. En su primera reunión de transición con Vidal le pidió que deje sin efecto el aumento de tarifas del 25% que comenzará a regir en la provincia el 1° de enero de 2020, apenas 22 días después de su asunción y en pleno verano, cuando suele haber picos de consumo por las altas temperaturas y también cortes del suministro.

La intención del gobernador del Frente de Todos es cambiar la política energética que llevó adelante el macrismo. Quien salió a hablar en ese sentido fue la presidenta del bloque de Unidad Ciudadana en el Senado provincial: “Los bonaerenses merecen un gobierno que los cuide y que deje de priorizar a los empresarios amigos de Macri. Tenemos que recuperar la producción bonaerense”, lanzó Teresa García, quien será “la voz de Kicillof” en la cámara alta, dominada por Cambiemos.

Para lograr algunos de los cambios que se propone, el economista necesitará de Larreta y su buena predisposición en el EMSE, donde se discutirán los aumentos de tarifas que pidan las empresas, sus inversiones y las tarifas sociales, entre otros temas. En la Ciudad, quien tiene a cargo el estudio de la creación del ente es Pablo Gaytán, ex subsecretario de Servicios Públicos del Ministerio de Infraestructura de Vidal.

Según adelantaron a BORDER desde el entorno del jefe de Gobierno, la idea de Rodríguez Larreta “es consensuar” con Kicillof. “Horacio siempre es bastante receptivo, no suele tener prejuicios y no los tiene con Kicillof”, agrega la misma fuente.  Y asegura que “la relación de los vecinos va a ser un problema menor para el gobernador”.

La conformación del organismo también está en la agenda de las prestadoras, que quieren saber quiénes van a ser sus interlocutores. “El EMSE todavía no está totalmente constituido y nos parece importante que empiece a funcionar para que se concrete definitivamente el traspaso”, dijo a BORDER Alejandra Martínez, vocera de Edesur, que lleva electricidad a doce municipios de la zona sur del Conurbano bonaerense.

Ya hay reclamos

Mientras la Ciudad y la Provincia se ponen de acuerdo, varios intendentes del Conurbano ya comenzaron a quejarse por las sumas que intentan cobrarles las energéticas en sus municipios. En San Martín, por ejemplo, Gabriel Katopodis aseguró que Edenor le reclama el pago de $152 millones por el costo de la electricidad consumida en los asentamientos del distrito, donde no hay medidores.

“Las empresas le cobran a los municipios algún ítem del impuesto municipal y después le dan la plata. Pero como hay mucha gente que está colgada y Edenor no les da un servicio de tarifa social, la empresa hace una cuenta del consumo en el distrito, resta lo que pagan los usuarios registrados y lo que nadie paga se lo cobra al municipio de esa tasa, como una compensación. Es algo absolutamente ilegal”, explica a BORDER el Defensor del Pueblo bonaerense, Guido Lorenzino.

San Martín no es el único afectado. De acuerdo a un informe de la Defensoría, Edenor reclama más de 283 millones de pesos a varios municipios, entre los que están también La Matanza, Hurlingham, Tres de Febrero, José C. Paz, Tigre, Morón y San Isidro, entre otros del norte del Conurbano.

Para Lorenzino se trata de un tema a atender por el próximo organismo, junto al reclamo que viene impulsando la Defensoría para que casi 2 millones de electrointensivos tengan una tarifa diferenciada. Se trata de aquellos usuarios que no tienen acceso al gas y dependen cien por ciento de la electricidad, dice el Defensor y agrega: “Es un nuevo consumidor que nunca se atendió, pero que paga fortunas”.

La agenda común

Otros de los temas que ocuparán la agenda a futuro de Kicillof y Larreta son: la implementación de la historia clínica electrónica y el anillo digital de seguridad, dos cuestiones que también estuvieron presentes en el primer encuentro entre los dirigentes del Frente de Todos y el PRO, y que seguirán conversando por áreas los integrantes de sus equipos.

“Hay otras cuestiones que también tendrán que conversar”, adelantan desde la Ciudad. Y en la lista de pendientes escriben el traspaso del servicio del agua que intentó sin éxito la Nación en 2018, y el transporte, un área que incluye convenios como el del “know how” del SAME en la Provincia, pero que también abarca todo el sistema urbano y metropolitano que usan millones de personas todos los días.