Ya no escuchan más aplausos nocturnos como al comienzo de la cuarentena y aún no cobraron siquiera la primera cuota del bono de $5 mil que Nación les prometió en agradecimiento a sus servicios. Pero los trabajadores de la salud -médicos, bioquímicos o enfermeros-, llevan 1700 contagios y 11 muertos por coronavirus, y hace unos días hicieron sentir su reclamo por los procesos judiciales que gobiernos provinciales iniciaron a varios especialistas por presunta negligencia para favorecer la propagación de la enfermedad.

La protesta más ruidosa se produjo hace poco más de una semana en San Juan a raíz de la imputación de una médica de 42 años, el cuarto de los cinco casos de covid que tiene la provincia, tras haberse contagiado por asistir a su hermano internado por coronavirus, un transportista repatriado desde Buenos Aires en vuelo sanitario. A la postre, fue denunciada por el gobierno sanjuanino por atentar contra la salud pública en causales previstas en los artículos 202 y 205 del Código Penal (sí los mismos del decreto presidencial que impuso el ASPO). El hecho despertó la airada reacción de colegas y vecinos que llegaron incluso a cacerolear al gobernador Sergio Uñac en su propia casa.

A consecuencia de haber tenido un contacto estrecho con la acusada, en las últimas horas se conoció el caso del quinto infectado: un neumonólogo que está internado en grave estado en el hospital Rawson de la capital cuyana. El hombre, de 63 años, tenía una patología de base controlada pero todo se empeoró con el ingreso del virus a su cuerpo. Ahora es sometido a un tratamiento de plasma de convalescientes de covid, que consiste en traspasar los anticuerpos de un paciente recuperado. Hubo también otras protestas de médicos: el 25 de mayo hubo una ruidosa caravana en Córdoba en rechazo a la imputación de dos profesionales acusados por un brote epidémico. Es decir, las primeras quejas eran en reclamo de mejores condiciones de seguridad y ahora protestan por las denuncias judiciales en su contra.

En este contexto, Jorge Yabkowski, titular de Fesprosa (Federación sindical de profesionales de la salud de Argentina), recordó ante la consulta de BORDER que hubo otra acusación contra una médica de Chaco y «un par de imputaciones más» y al ser consultado si temían más denuncias respondió: «no es que uno tenga miedo sino que lo vive como una injusticia porque la responsabilidad política y sanitaria es de las autoridades no de los trabajadores. La salida de judicializar los casos es sacarse la responsabilidad de encima«.  La agrupación sindical acompañó el reclamo médico en San Juan luego que la acusada fuera demorada por la Policía. «Después Uñac les pidió que vuelvan a trabajar aunque sigue un sumario administrativo» en curso, apuntó.

Lo cierto es que los profesionales de la salud que están en la primera línea de defensa contra el avance de la pandemia aún no cobraron el mentado bono de $5 mil, que Nación había anunciado hace casi 2 meses, en consideración a su esfuerzo. Se trata del pago de cinco cuotas destinadas a unos 431 mil trabajadores de todo el país, de los cuales un 60% se desempeña en el sistema público de salud. «Aún no lo cobramos. Al parecer, luego de trámites en Afip y Anses, estaría la primera cuota antes del 10 de junio», indicó Yabkowski.

Empero, Fesprosa ya anunció para el 9 de junio una jornada nacional de lucha por el descontento de los trabajadores ante los ya citados y otros incumplimientos. La protesta constará de asambleas, acciones de visibilización y movilizaciones en todo el país, siempre cumpliendo los protocolos covid. La falta de condiciones de seguridad, con todo, sigue preocupando a los trabajadores de la salud. De acuerdo al último relevamiento gremial, hay 1700 infectados por coronavirus en todo el país entre los que se cuentan médicos, enfermeros, personal de limpieza, bioquímicos, de centros públicos y privados.

Con los cifras actuales, representan al 9,5% de los infectados del total país, una cifra sensiblemente menor que la registrada en Italia en el pico de la pandemia (un 20% del personal sanitario). Pero el jefe sindical consideró que «ahora vemos estos números porque el contagio en nuestro sector crece a menor velocidad que los infectados generales, sobre todo en el AMBA«. Hasta ahora, el personal de la salud sufrió 11 víctimas fatales. Y ahora preocupa el estado del médico sanjuanino.

Tras algunos chispazos, el martes 2 de junio Yabkowski participó de un acto con el ministro de Salud, Ginés González García, en ocasión de un plan de medidas de protección en hospitales. Estas medidas activas, más la aplicación de algunos protocolos, deberían reducir los contagios entre el personal de salud, confían en la federación.

Por último, el también médico traumatólogo se refirió al uso de la terapia de plasma para tratar los casos graves de covid. «Es un paliativo que, de alguna manera, trata de reforzar las defensas del paciente. Este virus te pasa por encima de las defensas y con esto la virosis en pacientes graves, aparentemente, sería más benigna. El coronavirus solo es grave entre un 5 y un 10 por ciento de los pacientes. La mayoría lo elimina con su propia inmunidad. Esto es un arma más para que los casos graves puedan salir del respirador», concluyó.