El presidente Alberto Fernández y los principales referentes de Juntos por el Cambio mantuvieron una reunión virtual, de la que participaron Sergio Massa y Máximo Kirchner por el gobierno, y Cristian Ritondo, Luis Naidenoff y Mario Negri, por la oposición.

Se trata de la tercera convocatoria del primer mandatario argentino para conversar con el interbloque opositor. Por su parte, dirigentes de la Coalición Cívica, también miembros de JxC, desistieron de participar.

De acuerdo con Pablo Ibañez, periodista del diario Clarín, Fernández les dijo a sus interlocutores que tiene «un plan de reactivación para el día después» de la pandemia, que tendrá su reflejo en un proyecto que enviará al Congreso.

Luego, señaló: «No tenemos que maltratarnos, ni difamarnos. Podemos disentir dignamente, a veces confrontando y a veces poniéndonos de acuerdo».

Leer más: Estados Unidos: ¿Recuperación versus otra Gran Depresión?

«Odiadores seriales» y «Crimen institucional»

En semanas de acusaciones cruzadas entre gobierno y oposición, el presidente pidió que «el debate político no los convierta en gente que dice que la libertad está en peligro o que hay abusos del Poder Ejecutivo, porque nada de eso es cierto y todos lo sabemos”.

Además, espetó: «No se puede confiar si alguien muere y se convierte en una víctima de mi vicepresidente. Es difícil construir confianza desde allí, si una mañana me levanto y me atribuyen estas cosas.»

Halcones y palomas

Por su parte, Martín Lousteau, quien también participó de la reunión, se dirigió al jefe de Estado de manera directa: «Le consta que somos muchos los que creemos que el diálogo y la acción colectiva para resolver cuestiones estructurales, y los desafíos nuevos que son y serán muy complejos».

En tanto, el senador formoseño Luis Naidenoff pidió «poner en valor la convocatoria y la oportunidad de mantener una reunión conjunta».

Finalmente, el presidente de la Unión Cívica Radical, exgobernador de Mendoza Alfredo Cornejo, aclaró que a su espacio no le corresponde «cogobernar», aunque se mostró satisfecho por tener una «reunión mano a mano» con el titular del Poder Ejecutivo.