Jorge Ríos, el jubilado de 70 años que mató a un ladrón en Quilmes, habló este martes por la tarde con Radio La Red y América 24.

«Me siento mal, no nací para matar a nadie. Tampoco busqué que me entren tres veces en la noche… con qué intenciones quería venir esta gente, cinco personas», explicó el jubilado.

Luego, agregó: «Yo no soy un delincuente. No quise en ningún momento que esta gente, su familia, perdiera a esta persona. Mis condolencias totales, pero era mi vida».

De acuerdo con su relato, Ríos fue amenazado con un destornillador y estuvo luchando «un rato largo» con Franco Moreyra, el ladrón asesinado, en su casa de Quilmes. «Tengo mi comadre acá al lado, de 80 años, y cuando se fueron pensé que la tomaban de rehén. (…) Por supuesto, que tenía un destornillador que de tanto luchar, pegó en un palo del parral. Fue todo tan fugaz que estoy tratando de ordenarme«.

Leer más: Desde Provincia a Ciudad: problemas y tensiones por el manejo de alimentos sociales

Franco Moreyra, de 26 años, falleció producto de un tiro en el pecho. Moreyra había entrado tres veces a robar en la casa del jubilado. Ríos es acusado de «homicidio agravado», ya que el delincuente estaba a 60 metros de su propiedad, herido y sin posibilidad de escapar. La defensa de este hombre de 70 años argumenta que seguía en peligro porque los cómplices de «Piolo» Moreyra lo seguían amenazando desde un auto.

El fiscal Ariel Rivas imputó a Ríos por legítima defensa privada. Luego, lo cambió a abuso de legítima defensa. Martín Nolfi, el juez de Garantías Número 2, ordenó su arresto domiciliario por problemas de salud.

Leer más: ¿Falta gestión? Las tensiones hacia dentro del gobierno no son sólo ideológicas

El hecho

El asalto ocurrió la madrugada del viernes, en la calle Ayolas al 2700, en la ciudad de Quilmes. Los cinco ladrones entraron tres veces y siempre saltando la medianera: a las 2, tomaron unos cables del garage; a las 3:30, una bicicleta y una cortadora de pasto del lavadero; y a las 5, cuando el jubilado logró interceptarlos.

Ya en el patio, el jubilado mantuvo una riña con los ladrones. Fue golpeado y amenazado, entre otros, por Moreyra. Afuera de la casa, combatieron «mano a mano». En ese momento, Ríos dio el tiro de gracia.

«Piolo», tal el apodo del delincuente, vivía en el barrio La Vera y era integrante de la barra del Quilmes Atlético Club.