Una cancha de fútbol. Cuatro equipos de 10 jugadores cada uno. Más de 25 grados y decenas de personas sin barbijo mirando desde un costado. La imagen perfectamente podría ser de una tarde de primavera. Pero no, es de la tarde de hoy en Parque Centenario, en plena pandemia y con la prohibición de realizar reuniones grupales no importante dónde sea.

En las últimas horas el Parque Centenario, ubicado en el barrio de Almagro, volvió a ser punto de encuentro para realizar torneos de fútbol y otras actividades, como era antes de la pandemia, pero ahora, ilegal. Tal como se ve en las imágenes a las que accedió #BORDER gracias a un colega que transitaba por el lugar, más de 60 personas se juntaron alrededor de la cancha para ver el partido.

Bancos abarrotados de gente y decenas de personas sin barbijo una al lado de la otra para formar un cóctel explosivo y peligroso para la propagación del Covid-19. El parque fue reabierto en los últimos días ya que anteriormente se encontraba completamente cerrado para evitar, justamente, lo que pasó esta tarde de martes.

La Ciudad de Buenos Aires ya había tenido una alerta con la pista de skate: grandes grupos de jóvenes se acercaron para hacerse los distraídos y practicar un rato. Las autoridades pusieron varios controladores para evitar que se utilice la pista. Habrá que ver si toman la misma decisión con la cancha de fútbol. A ellos se le suman todos los que, fuera de horario de salidas para hacer actividad física, deciden recostarse bajo el sol de agosto que parece primaveral en la Ciudad de Buenos Aires.

Hoy el Gobierno nacional y la AFA confirmaron que los clubes de fútbol volverán a entrenar nuevamente, y finalmente, el lunes 10 de agosto. En Parque Centenario la puesta a punto comenzó de forma anticipada. Pero también de forma ilegal.