El presidente Alberto Fernández afirmó hoy que «la pobreza sería peor si el Estado no hubiera auxiliado como lo hizo durante la pandemia» del coronavirus, en el marco una conferencia virtual de la Pastoral Social de la Ciudad de Buenos Aires, cuyo propósito fue lanzar una «convocatoria abierta, múltiple y plural para construir una Nación que sea efectivamente una casa de todos«.

«Hoy supimos en la Argentina cuatro de cada diez personas es pobre. En eso, tiene mucho que ver la pandemia. Los resultados de la pobreza en la Argentina serían infinitamente más negativos si no hubiera estado el Estado auxiliando como estuvo. Nosotros hemos desplegado un montón de instrumentos para llegar a los más vulnerables», consideró el primer mandatario argentino.

Luego, agregó: “Quienes nos sucederán no van a tener que vivir esta experiencia. La pandemia nos somete a desafíos que no esperábamos. Si alguien me preguntaba a mí si cuando pensé en ser presidente escribía los 1.000 problemas que debía enfrentar, estoy seguro de que no escribía la pandemia como un problema. Fue algo inesperado que nos sometió a un nivel de exigencias que nadie, ninguna generación previa a la nuestra, ha tenido que vivir”.

Además: Chubut, otra crisis: hace 2 meses que médicos y docentes no cobran el sueldo

En defensa de su gestión, Fernández indicó que “cuando pusimos el IFE en funcionamiento, lo hicimos pensando que el IFE iba a alcanzar a 600 mil monotributistas y a dos millones que el Estado no tenía registrados. Y el número creció hasta descubrir que nueve millones de argentinos no estaban registrados. De uno de cada cuatro argentinos, el Estado no sabía de su existencia”.

Entre los disertantes, también estuvieron Diego Santilli, vicejefe de Gobierno porteño; Héctor Daer, secretario general de la CGT; Miguel Acevedo, presidente de la Unión Industrial Argentina (UIA); Esteban Castro, secretario general de la Unión de Trabajadores de la Economía Popular; y Carlos Iannizzotto, titular de Coninagro.

En el comunicado que dio contexto al encuentro, la Pastoral Social porteña consideró que “nuestro país viene arrastrando desde hace tiempo una situación dramática desde el punto de vista social y económico. A ello, se suma la indefinición estratégica de un modelo de desarrollo integral sostenido en el tiempo, y acordado socialmente en el marco democrático. Sobre esa situación se desató la pandemia del COVID-19, agudizando muchos de los lastres previos y abriendo una discusión sobre las perspectivas que se proyectan a partir de esta experiencia traumática».

Además: El Gobierno descarta un ingreso universal pero debate mantener un “IFE para pocos”