El impacto de la pandemia, que desencadenó el Aislamiento Social, Preventivo y Obligatorio, trajo como consecuencia el cierre definitivo del 7% de las pizzerías del país, informó la Asociación de Propietarios de Pizzerías y Casas de Empanadas de la República Argentina (APPYCE).

Por su parte, las pizzerías que lograron sobrevivir y reacomodarse a tiempo a la nueva normalidad se vieron reducidas en los primeros meses del ASPO al servicio de delivery, aunque los niveles de facturación lograron alcanzar apenas el 20%, lo cual en ningún caso alcanzó para cubrir sus gastos.

El Gobierno busca más vacunas contra el Covid ante el imparable aumento de casos

Una vez que se habilitó la apertura de las veredas y los salones, los comercios lograron superar el 35% de la facturación.

Según informa APPYCE, el rubro no llega al 50% de la venta normal prepandemia. Esta caída de la actividad cambió el escenario de las pizzerías, más notorio en el microcentro porteño, que son las más golpeadas por la poca actividad de oficinas, teatros, turismo y recreación en la zona.

Lorena Fernández, presidenta de la organización, señaló que “las pizzerías no van a poder sobrevivir» si se les quita el beneficio del ATP (…): «Con ventas que no llegan al 50%, las deudas contenidas y una reducción en el horario de atención van indefectiblemente a provocar el cierre masivo de numerosas pizzerías, con especial riesgo para las tradicionales e icónicas de la Av. Corrientes donde acostumbrábamos a ver sus salones llenos además de largas colas».

Este viernes, el vicejefe de Gobierno porteño, Diego Santilli, comunicó que los comercios de la Ciudad de Buenos Aires cerrarán entre la 1 y las 6 de la mañana.

Con el equipo de La Cornisa llega “Pendientes” a La Nación+

De acuerdo con Fernández, las pizzerías están «trabajando con un aforo del 30% máximo, con delivery y take-away, cumpliendo las restricciones de horario hasta las 2AM». En ese sentido, había señalado que la situación podría ser sorteada si el horario de cierre fuera «entre las 0 y la 1».