El área metropolitana de Buenos Aires (AMBA) y la provincia de Entre Ríos vivieron en los últimos días una fuerte invasión de mosquitos.

Leer más: Tiene autismo, creó un sistema de pedagogía de emergencia y lo multipremiaron

Para combatirla, por supuesto, se cuenta con los clásicos repelentes de insectos, aunque por estas horas, su aplicación no ha resultado tan eficaz como en otras ocasiones.

En una entrevista con la Agencia Télam, Nicolás Schweigmann, profesor de la facultad de Ciencias Exactas y Naturales de la UBA, señaló que se trata de un fenómeno «habitual de esta región vinculado con las condiciones meteorológicas«.

A su vez, Schweigmann indicó que el tipo de mosquito en cuestión es el Aedes Albifasciatus.

Al respecto, el investigador del Conicet agregó que la hembra de esta especie «pone huevos en el barro, en el pasto o en el borde de los charcos, y mientras no llueve sigue poniendo huevos en el mismo lugar», y que «cuando después de una sequía viene una lluvia, todos esos huevos eclosionan juntos y provocan un súbito e importante aumento de la población de mosquitos». 

Leer más: El Padrino III: Porque su tiempo es hoy

Aunque el Aedes «no tiene como proliferar en las zonas urbanas porque el avance del asfalto y el concreto le quitó los charcos y el barro que necesita para depositar los huevos», el profesor señaló que esta vez los mosquitos fueron «arrastrados por el viento desde zonas periurbanas como los humedales de Ezeiza y por eso no tienen futuro en la ciudad», por lo que «de acá a unos días vamos a ver como va a empezar a desaparecer esta población porque no tienen donde dejar sus huevos».

El mismo fenómeno se vivió en Entre Ríos, tras la llegada de lluvias de entre 80 y 150 milímietros, sumado a la humedad y la crecida del río.

En las zonas rurales, donde estos mosquitos tienen la posibilidad de reproducirse, las consecuencias han sido aún más importantes.

Leer más: ¿Cuántas personas se vacunaron en Argentina? Los números provincia por provincia

Producto de este hecho, la Municipalidad de Paraná dispuso operativos de fumigación en las calles Blas Parera, Don Bosco, zona del río y plazas, Parque Gazzano, Costanera y distintos barrios, de acuerdo con la información del medio local Diario Uno.