Una vez conocidos los resultados de las elecciones legislativas, en las que el Gobierno salió derrotado en la mayoría de las provincias, el presidente Alberto Fernández brindó un discurso que se emitió por cadena nacional, donde aseguró que, en la noch de hoy, «comienza la segunda etapa» de su Gobierno.

«Termina una etapa muy dura de nuestro país. Etuvo marcada por dos crisis: una, la económica, heredada, y otra, la crisis sanitaria, provocada por una cruel pandemia que poco a poco vamos superando», dijo el primer mandatario. En ese sentido, narró que, ahora, «comienza la segunda parte de neustro Gobierno».

A su vez, Fernández dijo que, tras hablar y escuchar «a decenas de personas», llegó a la conclusión de que ellas precisan «tener un horizonte». Luego, afirmó que la economía «está creciendo alrededor del 9%», y auguró que a comienzos del año próximo, se habrán «repuesto los daños causados por las crisis de 2018 y 2019». «Tenemos las exportaciones más altas en ocho años, la inversión crecerá alrededor del 30%, y la produccion industrial sigue a la vanguardia de la reupación», añadió.

Por otra parte, tal como había anticipado el diputado Sergio Massa, Ferández llamó a un acuerdo con la oposoción: «Necesitamos que las grandes mayorías generen consensos. Voy a dirigirme a los representantes de la voluntad popular para acordar una agenda tan compartida como sea posible. Una oposición abierta al diálogo es patriótica. Nuestro pueblo precisa de ese patriotismo. Necesitamos que la relación sea fructífera».

Por eso, puso el foco en la deuda «contraída por el anteiror Gobierno», y dijo que aquel, se trata del «escollo más grande que enfrentaremos para continuar en la senda de la recuperación». Para sortearlo, precisó que «en la primera semana de diciembre», su administración enviará «un proyecto de ley que explicite el programa económico plurianual para el desarrollo sustentable», que «contemplará los mejores entendimientos» del gobierno «sin renunciar a los principios de crecimiento económico ni inclusión social». «Es una decisión política que cuenta con el pleno aval del Frente de todos», reforzó.

«Hemos cometido erroes, yo he cometido erroeres, y mi obligacion es aprender de los mismos. Prometo que honraré el compromiso electoral asumido», concluyó