Con el objetivo de obtener respuestas de su situación y de visibilizar el reclamo, los despedidos de forma masiva de Garbarino se encuentran cortando el Puente Pueyrredón desde la mañana del lunes. El dueño de la empresa, Pablo Rosales, dispuso el cesanteo de más de 3.000 empleados de las sucursales de todo el país. Sin embargo, la compañía no se hizo cargo delas indemnizaciones correspondientes, ni tampoco de los salarios de nueve de los meses trabajados por los empleados.

Berni explicó la compra del avión de U$S 7 millones

Esta situación se da en medio de la presentación de quiebra por parte de la empresa en el 2021, que provocó el cierre de las sucursales en todo el país. Según los despedidos, esta fue una estrategia para volcarse de lleno a la venta digital y deshacerse de personal «sobrante». Uno de los manifestantes y exempleado, Luis Rodríguez, dio información detallada a Radio Rivadavia de lo que sucede con la firma: «La idea de la empresa es volcarse a la venta digital, y como para ellos sobraban empleados, nos despidieron con un artículo infundado sin justificación y sin pagarnos nada«. A su vez, aseguró que Garbarino se presentó a convocatoria de acreedores declarando quiebra pero «sin cesar su actividad» realmente.

En tanto,, Rodríguez aseguró que «la situación que declara Garbarino no es real porque la empresa cesó la actividad para justificar quiebra. En marzo, que fue el último mes que se trabajó, fue el mes récord de ventas de la empresa. Después se negaron a vender y eso derivó en más pasivos», agregó Rodríguez.

Exclusivo: las 100 empresas que más ayuda recibieron del Estado en cuarentena

Según el testimonio del damnificado, Garbarino incumplía con más leyes de trabajo. Además, aseguró que los trabajadores atravesaron la pandemia sin contar con una obra social, y que sus compañeros que se enfrentaban a enfermedades oncológicas mientras mantenían una relación de dependencia con la compañía, fallecieron sin poder continuar con el tratamiento.

Garbarino

LA SITUACIÓN DE GARBARINO

En noviembre del 2021, la empresa terminó de cerrar todas las sucursales del país y declaró un pasivo de 15.000 millones de pesos. El derrumbe declarado, que es desmentido por los trabajadores, afectó también a otras firmas del grupo como Compumundo, Garbarino Viajes y la ensambladora de Tierra del Fuego. Al mismo tiempo, se desconoce el paradero del dueño de la empresa.

Mientras tanto, los trabajadores reclaman sus derechos desde hace meses con diferentes medidas de fuerza, y hasta viralizan hashtags como «#GarbarinoNoPaga«. «Ellos se apoyan en el artículo 247 para pagar tan solo la mitad de la indemnización, que además no la pagaron», sentenció Luis Rodríguez para justificar el reclamo en Puente Pueyrredón.

Además:

Sin el apoyo de Estados Unidos, ¿la Argentina está a tiempo de dar un giro cristinista?