Este lunes, la Unión Tranviarios Automotor (UTA) anunció que no convocará al paro de colectivos que se tenía previsto para este martes 10 de mayo. El mismo se iba a extender durante más de 72 horas en el interior del país, pero el sindicato confirmó la extensión de la Conciliación Obligatoria por cinco días más.

A el Papa o a Alberto: a quién le responderán los sindicatos si triunfa el Frente para Todos?

La decisión fue difundida a través de un comunicado del gremio, donde se anunció la prorroga de «paz social» y se siguió insistiendo en un idéntico incremento salarial para los trabajadores de las provincias en comparación al otorgado a los choferes del AMBA.

«Esta paritaria comenzó a discutirse a mediados de enero, hace cien días. Si no se soluciona el conflicto, no se le puede echar la culpa a los trabajadores que han sido pacientes y prudentes«, aseguró Jorge Kiener, secretario del Interior de UTA.

En la misma línea, el Consejo Directivo Nacional del sindicato de tranviarios realizó, nuevamente, un ultimátum al Gobierno Nacional, a las provincias y a los privados para obtener una respuesta sobre el aumento salarial en los próximos días. Tras la amenaza del gremio durante todo este lunes, decidieron acatar la extensión de las negociaciones con el Ministerio de Transporte de la Nación.

Entre 62.963 colectiveros en todo el país solo 454 son mujeres

Según explicaron los dirigentes de UTA, el paro total del servicio iba a comenzar a las 00 del martes y duraría hasta el jueves. A pesar de que el paro de colectivos no se llevará a cabo este martes, el pedido de la UTA sigue en pie, con el objetivo de que el salario básico de los choferes llegue a 150.000 pesos.

Paro de colectivos

«Hemos pedido tanto al Estado nacional, como a las provincias y al sector privado, que se comprometan a buscar la solución del acuerdo salarial pactado con los empresarios, con el fin de no vernos involucrados en disputas políticas ajenas al interés de los trabajadores», aseguró el gremio mediante el comunicado difundido.

A su vez, explicaron que «están dando cabal cumplimiento a la conciliación laboral obligatoria» y expresaron que aún no se “ha dimensionado la magnitud del problema planteado«.  «Con los sueldos no se juega; son el sostén de nuestras familias. Queremos nuestro aumento debidamente ganado», sentenciaron las autoridades de UTA.

En el último documento difundido, el gremio advirtió que, tras concluirse el período de paz social resuelto, retomarán «las medidas de acción sindical, con más fuerza que nunca. El salario no se negocia».

 

Además:

Un comisario estalló contra Berni: corrupción, acoso y «esclavos» en la Bonaerense