Si bien actualmente el mundo está repleto de movimientos y programas de diversidad, equidad e inclusión (DEI), el grupo marginado más grande del mundo que se deja constantemente fuera de esta conversación es la población con discapacidad. Y su representación audiovisual y en medios de comunicación no es la excepción. Aunque desde los ámbitos académicos, empresariales y hasta en las redes sociales, podemos encontrar personas de todas las edades discutiendo cómo ser antirracista o cómo usar correctamente los pronombres de género, estas son conversaciones dejan afuera a las personas con discapacidad: unas 1.000 millones de personas que son la minoría más grande del mundo y representan alrededor del 15% de la población mundial, según un reporte del el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo. Claro que los esfuerzos de DEI son vitales a fin de seguir aprendiendo y creciendo para hacer de nuestras sociedades un lugar más justo, pero nunca tendremos éxito si ignoramos a la comunidad marginada más grande del mundo.

Esteban Bullrich y la emotiva entrevista de Viviana Canosa: «Me queda mucho por hacer»

Incluso, los medios reflejan esta supervisión social: la representación de la discapacidad está muy por detrás de cualquier otro grupo marginado. Actualmente, de acuerdo a un estudio de Nielsen sobre la inclusión de la discapacidad en los medios, en los EE. UU., una de cada cuatro personas (26%) tiene una discapacidad y, sin embargo, solo el 3,1 por ciento de los personajes en pantalla están discapacitados. En la televisión infantil, la representación es aún peor: menos del uno por ciento.

Sin duda, los medios de comunicación tienen un papel importante en la educación de las audiencias sobre las discapacidades, tanto visibles como no visibles. Pero la brecha de representación es evidente. Los resultados de una encuesta reciente de Nielsen revelan que cuando una historia o un personaje muestra discapacidad, las audiencias con discapacidad dicen que la representación es inexacta.

Sobre el tema, RespectAbility, una organización sin fines de lucro líder que lucha contra los estigmas mediante representaciones más diversas, auténticas y precisas de personas con discapacidad, explica que existen algunas barreras recurrentes para contar historias más auténticas en Hollywood. Al respecto, Lauren Appelbaum, vicepresidenta de comunicaciones y entretenimiento y medios de noticias de RespectAbility y autora del kit de herramientas de inclusión de discapacidad de Hollywood, asegura que «aunque la cantidad de personajes con discapacidad en la pantalla continúa aumentando en las últimas temporadas, se estima que el 95 % de los roles disponibles son interpretados por talentos sin discapacidad«. Además, cuando la discapacidad es parte de la historia de un personaje, el contenido suele posicionar a las personas con discapacidad como alguien a quien compadecer o alguien a quien curar.

Más de 60 padres no pueden renovar las terapias de sus hijos con CUD porque Omint cerró sus agencias en casi todo el país

ALGUNOS CONSEJOS

Para revertir esta tendencia de eufemismo y condescendencia en torno a la representación de personas con discapacidad es fundamental incluir talento con discapacidad tanto delante como detrás de la cámara para desarrollar auténticos personajes multidimensionales. De esta manera, incorporar personas con discapacidad a la discusión y aprender a nombrarla sin miedo: Una discapacidad no es una mala palabra, es una realidad que viven alrededor del 15% de la población mundial. Por eso, para visibilizarla, la clave es poder nombrarla por lo que es. Para que efectivamente este tipo de representaciones deficitarias y minimizantes empiecen a desaparecer y logremos naturalizar distintas corporalidades, realidades y formas de hacer.

Más aún, la visibilidad y la representación genuina de las personas con discapacidad  en medios – como personas, ni más ni menos-  facilita una construcción real de la identidad por parte de las quienes puedan sentirse reflejados y promueve, así, una vinculación y contacto genuino con personas con discapacidad en la vida real. Para lograrlo, es imperante involucrar a las personas con discapacidad en todos los ámbitos y escuchar de primera mano sus experiencias. Aún hoy es necesario recordar el sentido del famoso “nada sobre nosotros sin nosotros” que recalca que no hay nadie mejor que las propias personas con discapacidad para ser portadores de sus propias historias, realidades y experiencias. Lamentablemente,  aún hoy, en términos de representación cinematográfica, actores sin discapacidad interpretan estos papeles. Incluso, las tramas de estas narraciones se fundan en  clichés de valentía, piedad, tragedia y, a menudo, la muerte.

Así y todo, hay algunas buenas noticias y pasos incipientes en la dirección correcta. En Juego de Tronos, Peter Dinklage, un auténtico actor con discapacidad (acondroplasia), interpreta a Tyrion Lannister y tiene una vida plena: de sexo, alcohol y arrebatos de violencia. Tambien, series como Sex Education de Netflix o la pelicula CODA, ganadora del Oscar de este año, son ejemplos de producciones que retratan la discapacidad por lo que es, contartando actores con discapacidad, creando personajes completos que no estan exentos de malos sentimientos o mezquindades, personajes que, al compartir su vivencia y traspasar las pantallas, muestran ejemplos de gente real que vive una vida completa, trabajan, tienen amigos, sexo, relaciones de pareja y exitos y fracasos independientes de su situación de discapacidad. Es decir, retratan la naturaleza humana con todas sus aristas, recordando que está bien ser como uno es, lejos de eufemismos y lugares comunes que banalizan la experiencia de la discapacidad sin asidero real, algo así como el camino del héroe crónico y lastimoso.

Discapacidad

Trabajar con propósito: el resultado de ser efectivos en la inclusión laboral en las empresas

En este mismo sentido, Flor Santillán de @malditalisiadaok asegura que ‘los grandes medios de comunicación, en su mayoría, reproducen lógicas capacitistas a la hora de comunicar sobre nosotros. La idea de esa corporalidad superior, sana y “normal” versus la corporalidad que “pudo a pesar de “, la corporalidad de la pena, o de la hazaña. La superación, o el castigo, la desgracia, la tragedia.’ Así, es importante erradicar nociones invalidantes como que alguien “supera su discapacidad” simplemente por vivir con ella y hacer cosas de la vida cotidiana Es urgente, entonces, comunicar con perspectiva de discapacidad. Y a conciencia.

FUENTES SUGERIDAS

  • Activistas con discapacidad en redes: @malditalisiada, @ableismtrash, @disabilityreframed

  • Iniciativas de personas con discapacidad relacionadas a la industria audiovisual: Media Diversity and Social Change Initiative; Ouch!; The Creative Diversity Network, actores con discapacidad

DEFINICIONES

  • CAPACITISMO: discriminar a una persona por su discapacidad, asignándole menor valor y una connotación negativa por su forma distinta de hacer y funcionar, descreyendo de su (nuestra) contribución a la sociedad y su capacidad económica, social, sexual  afectiva, vincular y cuántos etcéteras quieran agregar

  • PORNO INSPIRACIONAL: es un término informal, acuñado por la difunta activista australiana de la discapacidad Stella Young. Es el retrato de personas con discapacidad como inspiradoras, solo o en parte, sobre la base de su discapacidad.

 

Además:

La Corte Suprema llama a licitación por 18 millones de pesos para el mantenimiento de aires acondicionados