En un intento de frenar la demanda social ante las subas indiscriminadas, el Consejo del Salario Mínimo Vital y Móvil (SMVM) acordó subir para la remuneración de referencia de $47.850 a $51.200, menos de la mitad del valor de una canasta básica actual.

De esta forma, a partir del 1º de septiembre el salario mínimo aumentará un 6,5%. En el mes de octubre ascenderá a $54.550 y luego, en el mes de noviembre volverá a aumentar y se ubicará en $57.900.

Leé también: El Gobierno recortó el presupuesto de Educación, Obras públicas, Salud y Transporte

Este lunes se consensuó este incremento en una reunión realizada de manera virtual con base en el Ministerio de Trabajo liderado por Claudio Moroni y representantes de la CGT, la CTA Autónoma y de los trabajadores, la UIA, CAME, ADEBA, CONINAGRO, UTEP, FAUPPA, Bolsa de Comercio y funcionarios del Ministerio de Economía.

Recordemos que el 1º de agosto ya se vio el incrementado el salario mínimo de referencia al total de $47.850, lo que serían unos $2310 más que lo pactado en el mes de junio. Por lo que, mes a mes la incrementación referencial es de un poco más de $2000, lo que equivale a 2 paquetes de yerba o 8 leches de un litro de la primera marca.

En el mes de abril el Consejo del Salario había adelantado estas subas que se vienen dando y se darán en los próximos meses, esto se debe a que, en el mes de marzo hubo fuertes incrementos que lejos de calmarse, empeoran cada vez más, dejando casi sin efecto los incrementos en las referencias salariales.

A esto hay que sumarle el saltó del IPC (6,7%) que se produjo en marzo, es por este motivo que el gobierno se vio obligado a realizar una nueva convocatoria con los sectores gremiales y actualizar los valores.

LEJOS DE LA CANASTA BÁSICA

Según el INDEC, al 19 de agosto el valor de una «canasta básica total tipo 2» es de $111.298. Lo que significa que, una familia tipo necesita más de $111 mil para no caer por debajo del indice de la pobreza. Este monto contempla las necesidades básicas que un hogar debe satisfacer como bienes y servicios no alimentarios (vestimenta, transporte, salud, educación, etc).

CONTRARELOJ CON LA INFLACIÓN

El aumento que se dará a partir del mes que viene será del 6,5%, al borde de la proyección que los economistas diagnostican que dejará este agosto.

En el mes actual, el incremento pactado fue del 5% contra una inflación del 7,4%, de esta forma en este bimestre el SLMVM podría perder casi 3 puntos de poder adquisitivo en caso de que se cumplan las proyecciones estimadas por economistas y privadas.

El próximo aumento está pactado para el mes de noviembre por el monto de $57.900, pero el aumento inflacionario estimado del 2022 será de al menos 100%. En ese contexto, la cláusula de revisión llegará tarde para poder compensar la aceleración de precios pronosticada para el último cuatrimestre del año.

Leé también: Diego Luciani pidió investigar a Máximo Kirchner por los mensajes con José López

Estos números desalentadores alientan a las organizaciones sociales a exigirles al Gobierno la implementación de un salario básico universal. Este proyecto fue ideado y presentado por Natalia Zaracho (diputada nacional del Frente de Todos) y es respaldado por líderes piqueteros como Juan Grabois e importantes diputados como Ofelia Fernández y Federico Fagioli.

Sin embargo, ante la espera que conlleva aprobar una ley y ponerla en funcionamiento, las organizaciones sociales optaron por organizarse para marchar en reclamo de aumentos en diversos beneficios sociales.

 

Además:

La presión de Zaffaroni a Alberto Fernández: “El único recurso que queda es un indulto presidencial”