El Jefe de Estado propuso «regular el uso de las redes sociales» para que «deje de circular el discurso violento y de odio» que alimentan a algunos a cometer ilícitos. Esta iniciativa ya había sido presentada a principios de este año pero no prosperó. Ahora, con mejores fundamentos, Fernández afirmó en una conferencia de prensa en Estados Unidos que, «hay que regular de algún modo del uso de redes sociales para que allí deje de circular el discurso violento y el discurso del odio».

Leé también: La preferida del gobierno: Futurock recibió casi un 200% de aumento en pauta oficial

Días atrás, Alberto había señalado como culpables de distribuir estos mensajes violentos al liberalismo nacional, acusándolos de «convocar permanentemente a la violencia y al odio». Además, los relacionó con el fascismo: estamos en «tiempos donde, la crueldad fascista sobrevuela a la Argentina» y «donde los presuntos discursos libertarios convocan a la violencia y al odio», comentó en medio de una conferencia de prensa que utilizó para hablar del intento de homicidio contra la vicepresidente.

Ahora, Alberto volvió a insistir con aplicar una ley anti-odio como la que rige en Venezuela. Tras el revuelo que generaron sus dichos, y el avance en contra de lo que su propia vocera dijo que no haría, Fernández redobló la apuesta y sostuvo: «Me parece que es un esfuerzo que tenemos que hacer como sociedad porque nadie quiere lo que le pasó a Cristina (Kirchner)», argumentó.

En esa misma linea, Alberto subrayó que hay internautas que «promueven realmente un discurso confrontativo y un discurso de odio que, a veces, penetra en la cabeza de mucha gente y este es un problema que tenemos que afrontar«.

Previo a estas declaraciones, el mandatario recordó cómo transcurrió el período de cuarentena en el país, el malestar social que este generó y como algunos sectores utilizaron este desánimo para promover sus ideas: «Tras la pandemia se ha generado un desánimo social muy grande en todo el mundo, y ese desánimo es aprovechado por los sectores reactivos, a veces son más de izquierda, pero a veces más de derecha, pero parecen estar prevaleciendo los de derecha».

Leé también: Casa de Gobierno gastará más de 500 mil dólares para garantizar la seguridad informática del Presidente

De esta forma, el Presidente retomó el planteo realizado a fines de marzo de este 2022 que, en aquel entonces, el secretario de Asuntos Estratégicos de la Presidencia, Gustavo Béliz, había planteado bajo el argumento de «dejar de intoxicar a la democracia».

Bajo el marco del Consejo Económica y Social, el exfuncionario nacional indicó que el Gobierno buscaba avanzar con una iniciativa para dictar «lineamientos centrales del uso de las redes sociales para el bien común».

Retomando tareas, Béliz adelantó que están trabajando «con un estudio pionero que marca y propone un pacto para el buen uso de las redes sociales para que dejen de intoxicar el espíritu de la nuestra democracia». «No lo estamos haciendo solos sino que, hemos convocado a 40 universidades de toda la Argentina para pensar y proponer estas iniciativas», afirmó.

Si bien el avance de esta medida se vio opacado tras la negativa de la oposición y el repudio de los ciudadanos e internautas, ahora Fernández volvió a reabrir el debate y pretende avanzar con un proyecto de ley anti-odio. Lejos de ser un rumor, el senador José Mayans afirmó a principios de este mes que se reunió con el Presidente para hablar de esta medida y que Fernández le confirmó que, «va a consultar con profesionales del derecho para avanzar».

 

Además:

Condenan a dos funcionarios de AFIP por participar de una campaña contra Carrió