El Gobierno continúa «redistribuyendo los subsidios» y comenzará una nueva ola de quita y «sinceramiento de precios». La Secretaría de Energía, liderada por Flavia Royón, implementará una nueva quita de subsidios en las boletas de servicios públicos en el mes próximo. Lo que se traduce en la remoción del 40% de la subvención que tiene el costo de la tarifa de la luz.

La promesa de Royón fue que esta quita se iba a hacer manera paulatina y únicamente a quienes no se hayan inscripto para continuar percibiéndolos.

Leé también: Polémica por el viaje a Qatar de la familia y personal doméstico de Martín Insaurralde

La remoción de subsidios en la tarifa de electricidad fue planteada en tres tramos: en octubre ya se aplicó un 20%, en diciembre se recortará otro 40% y el último será en el mes de febrero también del 40%. Lo que desde Nación explicaron que se traduce en que casi cinco millones de hogares deberán comenzar a abonar el costo de la tarifa total.

El impacto será grande dado que, tanto en Buenos Aires como en el Conurbano el monto que se paga actualmente en las tarifas de electricidad está fuertemente subsidiado, lo que generará una sorpresiva suba para muchos usuarios que en algunos casos duplicarán o triplicarán el monto final a pagar.

Al total de cinco millones de hogares que estimó el Gobierno que perderán la totalidad del subsidio también se le suman miles de usuarios más que perderán una parte de la ayuda al menos hasta abril del año próximo.

Lejos del 300% solicitado por Edesur y Edenor, el incremento hasta ahora es del 90% para los segmentos denominados N1, que son los que desde el Gobierno calificaron como usuarios de ingresos altos. Se trata de grupos familiares que percibían más de $250.000 por mes a mediados de este año, ahora el piso ascendió a $450.000 debido a la inflación.

La Secretaría de Energía estimó que, con la nueva quita de subsidios de este mes, las boletas se verán incrementadas en un 30%. En paralelo la consultora Economía & Energía realizó un informe que expone que los incrementos acumulados se reflejarán en un aumento del 57% al 89% para los usuarios que pierdan el subsidio.

Leé también: El Gobierno destinará $75.000 millones extras para los piqueteros

En tanto a los hogares que perciben ingresos moderados (de $128.000 a $448.000) experimentarán correcciones del 3% al 52% tras las dos quitas de subsidios que ya deberían haberse aplicado, variando el consumo de cada hogar.

Otras tarifas que se verán incrementadas el mes que viene serán las de gas. El Gobierno programará otra audiencia pública para anunciar los nuevos precios del servicio y qué pagarán los clientes en el año 2023.

La audiencia pública para anunciar los nuevos precios de las boletas de gas se realizará el próximo mes antes de las fiestas y en cuanto a las de luz se hará en el mes de enero.

Por su parte, desde Edesur y Edenor empujan al Gobierno a continuar incrementando a pasos más grandes las tarifas para poder llegar a cubrir lo que la inflación pisó en estos meses y también para ponerse al día con sus futuras obligaciones, según informaron desde la empresa. Pero desde el oficialismo ven imposible aplicar un incremento tan voluminoso, por lo que seguirán por el camino de lo «paulatinamente correcto».

 

 

Además:

La oposición denunciará a Sergio Berni por enriquecimiento ilícito y lavado de fondos